TÓMATELO EN SERIE

'Sombra y hueso', una fantasía 'young adult' con potencial de fenómeno

Netflix estrena el viernes la adaptación del popular Grishaverso a cargo de Eric Heisserer, guionista de 'La llegada'

Ben Barnes y Jessie Mei Li en una imagen de ’Sombra y hueso’.

Ben Barnes y Jessie Mei Li en una imagen de ’Sombra y hueso’. / Netflix

Se lee en minutos

En la búsqueda de un posible relevo para 'Juego de tronos', Netflix se fue asegurando los derechos de varias propiedades intelectuales con potencial como fenómeno audiovisual: la saga de 'The witcher', 'Maldita' o los libros del Grishaverso de Leigh Bardugo, cuyo primer volumen estuvo a punto de ser adaptado al cine por David Heyman, productor de la saga 'Harry Potter'.

Los (muchos) libros del Grishaverso, llamado así por los Grisha, soldados con poderes sobrenaturales en el centro de la historia, llevan casi una década estimulando la imaginación de jóvenes y no tan jóvenes con su mezcla de prodigios mágicos, geopolítica imaginaria y el gran triángulo amoroso de rigor en toda fantasía 'young adult'.

'Sombra y hueso', la serie que Netflix estrena el viernes, día 23, y que seguramente robará horas de lectura de libros por estrenar, se inspira en el volumen de igual nombre que lo empezó todo, pero, como explicaremos más adelante, incorpora también a personajes de una bilogía posterior, 'Seis de cuervos', con aires de dickensiana aventura de robos. No les vamos a engañar: esta vez ayuda mucho conocer un poco la obra literaria antes de ver la serie. De lo contrario, la densa alineación de personajes, lugares, conceptos e invenciones desconocidos puede hacerse cuesta arriba.

Breve introducción a este universo

Tratemos de allanar el terreno sin hacer grandes 'spoilers'. Estamos en el reino de Ravka, especie de versión imaginaria de la Rusia zarista. Una tierra sacudida por la guerra (aunque la serie no explique bien desde el principio de quién contra quién) y, peor aún, biseccionada por la Sombra, una gran porción de tierra sumida en la más profunda oscuridad y habitada por terribles monstruos. Contra estos luchan los Grisha, soldados mágicos divididos en varias órdenes según sus facultades. Los Etherealki, o la Orden de los Invocadores, son aquellos capaces de manipular los elementos naturales: los Infernis se encargan del fuego; los Vendavales, del aire, y los Agitamares del agua.

En el crudo mundo de Ravka, los niños son examinados en su más tierna infancia para saber si son Grisha. De serlo, pasan al llamado Segundo Ejército. De lo contrario, se dedican a hacer trabajos normales en el primero. Alina Starkov (Jessie Mei Li) y Malyen 'Mal' Oretsev (Archie Renaux) se saltaron la prueba de pequeños, cuando eran inseparables huérfanos, y ejercen de jóvenes como ayudante de cartografía y rastreador, respectivamente. Los dos sienten cosas el uno por el otro, pero no son capaces de decirlas en voz alta, o no habría drama en la serie.

Cuando les conocemos, Alina y Mal están a punto de embarcarse, como parte de un regimiento, en una peligrosa misión de abastecimiento que les obliga a cruzar la temida Sombra y enfrentarse a esas terribles bestias aladas llamadas volcra. Cuando su amor platónico resulta herido, Alina desata por primera vez el poder de invocar la luz, que podría servir para destruir la Sombra desde dentro y, así, unificar el reino de Ravka. Para intentarlo se entrena bajo la supervisión del General Kirigan (Ben Barnes), el afamado Invocador de la Sombra, más conocido en los libros como el Oscuro.

Dos series diferentes en una

A los mandos de la serie encontramos a Eric Heisserer, guionista de, entre mil cosas, las adaptaciones de 'La llegada' (por la que estuvo nominado al Oscar) y 'A ciegas'. Con el beneplácito de Bardugo, Heisserer se ha permitido diversas libertades. La historia ya no se observa solo desde la perspectiva de Alina, como en el libro; el personaje de Mal gana espacio y matices y, por el camino, pierde bastante de la toxicidad que le definía.

Por otro lado, como decíamos al principio, Heisserer alterna entre la historia de 'Sombra y hueso' y las peripecias, creadas para la ocasión, de algunos personajes de 'Seis de cuervos': el prodigio criminal Kaz Brekker (Freddy Carter), el diestro pistolero Jesper Fahey (Kit Young) y la espía Inej Ghafa (Amita Suman), unidos en una misión imposible en la Ravka Oriental por un millón de kruge. Sin revelar el objetivo, digamos que este añadido permitirá al algoritmo recomendar 'Sombra y hueso' a quienes hayan acabado de ver 'Peaky blinders'.  

Noticias relacionadas

El precio de ampliar el 'target' es cierto fárrago narrativo: nunca se pierde la sensación de estar alternando entre escenas de dos series muy diferentes. Ninguno de los pérfidos criminales puede competir, además, con el carisma y la capacidad para crear empatía de la joven actriz protagonista Jessie Mei Li, arma secreta (no por mucho tiempo) de este posible nuevo fenómeno. Colaboradora de Edgar Wright (estará en la esperada 'Last night in Soho'), Mei Li convierte a su Alina en la outsider más creíble y querible, una heroína por la que resulta fácil preocuparse. Es una estrella.  

Temas

Series