De los creadores de 'Black mirror'

'A la mierda el 2020': el especial de Netflix que bromea sobre un año de pesadilla

Charlie Brooker y Annabel Jones recuerdan los últimos 12 meses con la complicidad de unos hilarantes Hugh Grant y Samuel L. Jackson, entre otros

Hugh Grant como (falso) historiador en ’A la mierda el 2020’.

Hugh Grant como (falso) historiador en ’A la mierda el 2020’. / Netflix

Se lee en minutos

Desde hace una década, Charlie Brooker es conocido, sobre todo, como creador de 'Black mirror', la serie de historias distópicas que nos enseñó a observar nuestros teléfonos móviles y cualquier avance tecnológico con todo el recelo del mundo. Pero antes de aquello, Brooker ya se había hecho un nombre en Inglaterra con su dominio de la sátira, que ejercitó en columnas de prensa, alguna sangrante 'newsletter' y numerosos programas televisivos, entre ellos 'Newswipe', un repaso a la actualidad internacional que dio pie a grandes especiales de fin de año entre 2010 y 2016.

Debido a sus crecientes compromisos con 'Black mirror', Brooker dejó bastante de lado esa parte de su carrera más orientada a la realidad, pero en el año de las restricciones del covid se ha visto obligada a recuperarla, primero con un programa sobre el virus estrenado en mayo en BBC Two y ahora con el especial de Netflix 'A la mierda el 2020', sobre un año que no, ni siquiera los creadores de 'Black mirror' se podrían haber inventado.

Expertos de mentira

Recién estrenado en Netflix, 'A la mierda el 2020' es el regalo de Navidad de Brooker y su socia creativa Annabel Jones: un anuario sarcástico, pero misántropo solo hasta cierto punto, en el que se combinan los testimonios de falsas personalidades con material de archivo comentado con ironía por un narrador hiriente pero menos. Este último no es el propio Brooker, como podría esperarse: esta vez se ha restado protagonismo (solo se oye, a veces, su voz como falso entrevistador) y cedido los focos a un puñado de personajes bastante impagables.

Samuel L. Jackson está brillante como un reportero del 'New Yorkerly news'. Hugh Grant abruma como un historiador que puede confundir el pasado con sus recuerdos de 'Juego de tronos' y 'El retorno del Jedi'. Lisa Kudrow es una deliciosamente enervante portavoz de Trump y la posverdad. Kumail Nanjiani, un 'powerbroker' (o persona poderosa e influyente) que nos habla desde su sofisticado búnker de supervivencia. Tracey Ullman, una Isabel II con afición a Instagram y canal propio en YouTube. Joe Keery, el Steve de 'Stranger things', saca buenas sonrisas como milenial pluriempleado que pretende resolver el racismo poniendo un recuadro negro en su Insta. Pero quien brilla con más histeria es Cristin Milioti, la chica del paraguas amarillo de 'Cómo conocí a vuestra madre', como madre conservadora que no sabe reconocer su insensato racismo y absorbe todas las teorías conspiranoicas del mundo diariamente a través de Facebook.

Pelota de baloncesto alienígena

Te puede interesar

El especial repasa de forma cronológica las historias globales más importantes de los últimos doce meses, con especial énfasis en el impacto del coronavirus, el seísmo Black Lives Matter o las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos. Lo que parecía un año tan delirante como cualquier otro resultó ser una tragedia particular, todo por culpa de ese virus con aspecto de "pelota de baloncesto alienígena sacada de una PlayStation 2", en palabras del falso científico Pyrex Flask (Samson Kayo). La pelota cayó en la pista global en un momento, sobre todo en Estados Unidos, de extrema polarización de la sociedad, lo que iba a hacer difícil (está haciendo difícil) salir del oscuro túnel, incluso después de un hito científico como la rápida obtención de las vacunas.

Puede que al guion le hubieran venido bien un par de revisiones: algunas bromas nunca habrían sido dadas por buenas en un especial de Brooker de hace unos años y ciertas caricaturas resultan demasiado obvias. Pero a nadie le debería amargar este ácido dulce. Es un recordatorio iluminador de las muchas desgracias que, a pesar de todo, hemos conseguido superar, como también de las muchas luchas sociales y políticas que nos quedan por librar.