TÓMATELO EN SERIE

'Adult material', una serie explosiva y emotiva sobre el porno

Filmin estrena el martes esta aclamada miniserie de Channel 4 sobre una actriz de cine para adultos en busca de justicia

Hayley Squires en una imagen promocional de ’Adult material’.

Hayley Squires en una imagen promocional de ’Adult material’.

Se lee en minutos

Channel 4 hizo honor a su legado provocador con el estreno, el pasado octubre, de 'Adult material', complejo e intenso drama (con toques de humor ácido) sobre la industria del porno y sus dinámicas de poder. ¿Dónde acaba el empoderamiento de la mujer y empieza su explotación? ¿Cómo contribuye el quizá mal llamado cine para adultos a naturalizar comportamientos o actitudes de abuso y de control? ¿El de actor porno es un trabajo como otro cualquiera?

La dramaturga y guionista Lucy Kirkwood, curtida en televisión con 'Skins', uno de esos clásicos atrevidos de Channel 4, no tiene respuestas fáciles para ninguna de estas preguntas, pero se presta a presentar los más diversos puntos de vista. Deja que los espectadores de la serie (y aquí podremos serlo desde el martes, gracias a Filmin) decidan cómo sentirse respecto a lo que ven.

No se lo pone demasiado fácil. Esta serie no es un visionado confortable: pone en marcha cada clavija del cerebro. De entrada, la heroína de todo esto es una mujer complicada, capaz del cariño infinito y la crueldad intolerable, tan generosa como irresponsable. Se llama Hayley (como la actriz que la encarna, Hayley Squires, revelación de la excelente miniserie 'Southcliffe’), pero es más conocida como Jolene Dollar, leyenda del cine porno. Leyenda o, según los cánones del ‘hardcore’, casi reliquia: empezó en esto en el 2001, cuando "las tramas todavía estaban de moda y todo eran sábanas de satén y velas", según le recuerda Dave, el director porno encarnado por Phil Daniels, mítico protagonista de 'Quadrophenia'.

Fantasmas del pasado

A la vez que 'pornostar' icónica, Jo es madre (de dos hijas y un hijo) y compañera de vida de un buen tipo, Rich (Joe Dempsie), que le ayuda un poco con las redes sociales y los papeleos; lo más parecido que tiene a un mánager. Nuestra heroína parece tenerlo todo, tener todo bajo control. Sin embargo, todo se tambalea para ella con la aparición de una joven aspirante a actriz porno, Amy (Siena Kelly), a la que no consigue disuadir de tomar una mala decisión en su primer día de rodaje, y que acaba tomándose la justicia por su mano en una situación idéntica a la sufrida por Jo años atrás, cuando también era todavía solo una novata.

El enemigo es el mismo en ambas situaciones: Tom Pain (resbaladizo Julian Ovenden), actor/productor porno estadounidense de reputación más que dudosa. "¿Sabes que vomita en la boca de las chicas?", le recuerda Jo a Dave. "Las viste como niñas y les pone ortodoncias". Tomás Dolor está en la 'lista de NOes' de nuestra heroína.

Sin entrar en demasiados detalles, diremos que Jo se convierte en protectora de Amy, y que por defenderla se atreve a ir en contra de un poderoso productor y viejo amigo, Carroll Quinn (un magnífico Rupert Everett), quien según la protagonista falló a la hora de proteger a sus intérpretes y no tuvo en cuenta su consentimiento. Jo acaba, así, enfrentándose judicialmente a la tercera compañía más grande de internet. En la batalla tendrá de su parte a Stella Maitland (Kerry Godliman), exparlamentaria destituida por bajar porno en el ordenador del trabajo. En el universo de 'Adult material', nadie es perfecto, no, ni está libre de pecado.

Cuestiones de consentimiento

La historia acaba girando en torno a Jo, pero Kirkwood explora los temas de consentimiento y dinámicas de poder también a través de Amy o de la hija mayor de Jo, Phoebe (Alex Jarrett), cuyo camino de descubrimiento sexual se ve estropeado por un abuso solo pretendidamente casual. La trama de Phoebe podría formar parte de 'Podría destruirte', la obra maestra de Michaela Coel, serie con la que 'Adult material' conecta por tratar temas delicados con tanta profundidad como sabia ligereza; ganas de sorprender, entretener, incluso divertir. En la serie de Kirkwood, la diversión aparece sobre todo en la primera mitad: un poco como en 'Boogie nights', otra gran saga con paisaje porno, el descaro da paso a una cierta depresión conforme avanza la acción. Aunque en cualquier momento llega alguna réplica de Stella a Jo (o viceversa) para aligerar la congoja.  

También como 'Podría destruirte', este acierto de Channel 4 es una serie visualmente atractiva: tampoco se puede esperar menos de la directora de vídeos como 'Can't get you out of my head' (Kylie Minogue), 'Ooh la la' (Goldfrapp) u 'Old skool' (Metronomy), Dawn Shadforth, que se confirma aquí como gran directora narrativa tras sus pinitos en las series 'Trust' y 'La materia oscura'. Quien busque excitación sexual en 'Adult material' quizá se lleve una buena decepción, porque a Shadforth le interesa menos revelar los cuerpos que la psicología de los actos sexuales. La escena de sexo más importante, la última, excita sobre todo el lacrimal.

En qué otras series salían…

Hayley Squires (Jolene/Hayley)

Antes de llamar la atención en 'Yo, Daniel Blake', de Ken Loach, esta gran actriz londinense ya había brillado en las series '¡Llama a la comadrona!' y, sobre todo, 'Southcliffe', en la que tenía uno de los papeles más sobrecogedores. 

Te puede interesar

Siena Kelly (Amy)

Kelly debutó en televisión como la Rhoda Swartz de 'Vanity fair', y un año después, en el 2019, tuvo un papel aún más importante en 'Temple': era Michelle Wilson, la novia del ladrón de bancos Jamie. Estará en la serie de Netflix 'Hit and run'.

Kerry Godliman (Stella)

La cómica y actriz ha aparecido en múltiples proyectos de Ricky Gervais, como 'Extras', 'Life's too short', 'Derek' o la reciente 'After life'. Además, es Carol en 'Treadstone', la serie conectada con el universo Bourne.