28 sep 2020

Ir a contenido

TÓMATELO EN SERIE

'El joven Wallander', prehistoria actual de un mito

Netflix estrena una miniserie que presenta al personaje de Henning Mankell en versión rejuvenecida y en la Suecia de ahora mismo

Juan Manuel Freire

Adam Pålsson en ’El joven Wallander’.

Adam Pålsson en ’El joven Wallander’.

'El joven Wallander' no es una precuela al uso: cuenta los inicios de un personaje de ya largo recorrido y enterrado por su creador, Henning Mankell, hace más de una década, pero se desarrolla en la Suecia actual. Es una prehistoria contada en presente. La idea puede sonar a sobreexplotación póstuma, pero cuenta con el beneplácito de los herederos del escritor e incluso del mismo Mankell, según ha explicado la productora Berna Levin.

La miniserie ha sido producida para Netflix (se estrena el jueves, día 3) por Yellow Bird UK, división británica de una compañía cofundada por Mankell en el 2003 para contar historias de Wallander en la pantalla. Desde mediados de los noventa, Rolf Lassgard ya había dado vida al inspector de policía en una serie de telefilmes. El segundo Wallander, algo mayor que el primero, fue Krister Henriksson, en una serie de filmes estrenados en difer. Por último, al menos hasta ahora, estaba el de Kenneth Branagh, en la primera serie del personaje en lengua inglesa.

También 'El joven Wallander' habla en inglés, aunque trabaje en Malmö y le dé vida un actor sueco, Adam Pålsson. Dejando a un lado esta extrañeza, la serie es sugestiva, casi mejor de lo que tiene derecho a ser. Que se desarrolle ahora mismo tiene su lógica: las historias del inspector siempre han reflejado la Suecia de su época. Aquí, el caso investigado, un posible crimen de odio, se produce en un paisaje marcado por las tensiones de la inmigración y el renovado auge de la extrema derecha.

Pequeños detalles que importan

Al principio cuesta reconocer al viejo Wallander en ese poli novato, enérgico e idealista, todavía por hundirse bajo el peso de la oscuridad. Pero, poco a poco, emergen detalles que conectan con el canon de Mankell. Casi muere apuñalado en ese primer caso, pero no por un borracho, sino por un sospechoso encapuchado. Conoce a su futura esposa Mona (Elise Chappell), aquí no peluquera, sino dedicada a la defensa de refugiados y solicitantes de asilo. ¿Y la ópera? Cuando su jefe, Hemberg (Stephen Dillane), le pregunta si le gusta, Wallander contesta: "Estoy abierto a todo".