08 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Esmé Creed-Miles: "Es básico que 'Hanna' esté dirigida por mujeres"

La protagonista de 'Hanna' quiere empezar a hacer comedias y casi prefiere estar detrás de la cámara a delante de ella

Juan Manuel Freire

Esmé Creed-Miles.

Esmé Creed-Miles.

El arte dramático corre por las venas de Esmé Creed-Miles: es hija del actor Charlie Creed-Miles y de la gran Samantha Morton. Por otro lado, Ian Holm era su abuelo político. Pero la heroína de la serie 'Hanna', cuya segunda temporada acaba de llegar a Prime Video, escurre un poco el bulto cuando le pregunto por su familia, como podrán leer en esta entrevista. Es como si quisiera recordarnos que está brillando en la industria por sus propios méritos, algo que nadie que la haya visto en acción pondría en duda. Esmé Creed-Miles será grande. Bueno, en realidad ya lo es. 

¿Qué le atrajo en particular de los guiones de 'Hanna'?

No llegué a leer ningún guion cuando hacía pruebas para el papel. En realidad, si estoy en la serie, es porque Amazon me aceptó, no porque yo los aceptara a ellos. Me dieron una gran oportunidad. Para una actriz joven, sin mucha experiencia, es todo un regalo poder demostrar habilidades tanto narrativas como físicas en un solo proyecto.  

¿Era admiradora de la película de Joe Wright del 2011 cuando fue a hacer esas pruebas?

Sí, claro, la había visto. Es fantástica. Sobre todo, me gustan la banda sonora, la fotografía… y, claro, Saoirse Ronan es brillante. Me apetecía meterme en el proyecto porque era una extensión de esa gran película.

Imagino que debió entrenar mucho para la primera temporada. ¿Aprendió cosas nuevas para la segunda?

No, no tuve que aprender nada nuevo para la segunda. Tuve suerte de haber trabajado mucho en la primera y tener una buena base a la hora de volver a rodar. Fue fantástico volver a trabajar con grandes coordinadores de escenas de riesgo y coreógrafos.

Pero, ¿hace sus propias escenas de riesgo?

En la primera temporada hice la mayoría de coreografías de lucha. Pero no me vi con el ánimo para hacer tanto en la segunda. Es muy agotador. Tendría que haber seguido entrenando entre el final del rodaje de la primera y el inicio del rodaje de la segunda. Esta vez preferí usar mi tiempo de forma más eficiente; concentrarme en las partes emocionales.

La segunda temporada está dirigida íntegramente por dos mujeres, Eva Husson y Ugla Hauksdóttir. ¿Cree que eso beneficia a la credibilidad emocional de la historia?

Los hombres nunca llegarán a entender lo que significa ser mujer, ni por la parte intelectual ni por la emocional. Es básico que 'Hanna' esté dirigida por mujeres. La historia ya está escrita por un hombre y hace falta gente que equilibre la balanza, que haga la serie más verdadera. Para mí la combinación de [el creador] David Farr y las directoras mujeres es ideal. Pero hay que recordar también que no están ahí por ser mujeres, sino por la calidad de su trabajo. Para mí Husson, en particular, es brillante, visionaria”.

Es usted una cineasta en ciernes. ¿Le gustaría llegar a dirigir algún episodio de la serie?

Nunca me dejarían hacer eso [ríe ruidosamente]. Me encantaría, claro que me encantaría. Es lo que me gustaría hacer en el futuro. Llevo un tiempo desarrollando pequeños proyectos y hace poco estrené mi primer corto, 'Jamie'. Pero creo que sería difícil ser Hanna y, a la vez, dirigirme.

¿Qué clase de proyectos se ve haciendo en el futuro, como actriz y como directora?

Nunca he hecho comedia, y siempre me ha encantado. Sobre todo la más satírica. Soy muy fan de Monty Python y Terry Gilliam. Tener la oportunidad de hacer algo así sería increíble. Pero tampoco sé si soy ahora mismo la primera opción para ningún director de comedia, dado que, sobre todo, he hecho trabajos muy oscuros y emocionales.

Hizo su primera película cuando era una niña de 7 años, pero no era una película para niños, sino la oscura 'Mister Lonely', de Harmony Korine. En ella hacía de Shirley Temple. ¿Qué recuerda de esa experiencia?

Fue como estar en el País de las Maravillas. La película es oscura y triste, pero también dulce e imaginativa. Leí el guion un montón de veces. Lo tengo en libro y es uno de los mejores guiones que he leído. Recuerdo mucho pasar el tiempo con Denis Lavant y Anita Pallenberg, dos personas apasionantes.

¿Fue gracias a Korine que decidió ser actriz?

No, no me lo planteé. Ni siquiera más adelante. Lo que quería era trabajar detrás de la cámara. Pero hace unos años empezaron a salirme cosas como actriz, y pensé que podría ser una buena forma de aprender de cine y hacer contactos.

¿Suele pedirle consejo a su madre sobre su carrera?

No, no.

¿Y su abuelo político, Ian Holm, fue una influencia para usted?

Era muy talentoso, claro. Fue una gran fuente de inspiración para mí.

Acabo de recomendar 'Hanna' a mi sobrina de 12 años. ¿Le parece bien? ¿Diría que el personaje es un buen modelo de conducta?

Hanna sigue sus instintos, lucha por aquello en lo que cree y no se limita a hacer lo que le dicen, así que… ¡Sí! Hanna tiene cosas buenas. Está bien que las chicas vean la serie.