28 nov 2020

Ir a contenido

ESTRENO EN TNT

Diego San José: "'Vamos Juan' es como un viaje por la parte más oscura de la democracia"

El guionista de 'Ocho apellidos vascos' estrena este domingo en TNT 'Vamos Juan', continuación de la serie de humor político 'Vota Juan', con Javier Cámara

Beatriz Martínez

Javier Cámara, en una imagen promocional de ’Vamos Juan’ (TNT).

Javier Cámara, en una imagen promocional de ’Vamos Juan’ (TNT).

Más que una secuela, podríamos considerarlo un ‘comeback’. Diego San José (afamado guionista de éxitos como ‘Ocho apellidos vascos’ y creador de la serie), no quería hacer una continuación convencional de ‘Vota Juan’, por eso enfocó ‘Vamos Juan’ (estreno en TNT España este domingo 29) como si fuera una temporada independiente para que pudiera disfrutarse sin necesidad de haber visto la anterior. Lo que sí se mantiene es su visión oscura de la trastienda política a golpe de comedia vitriólica entre el patetismo y el costumbrismo y la figura de ese enorme personaje que es Juan Carrasco (Javier Cámara) que, tras ser desterrado por el Gobierno a Logroño, intentará vengarse de aquellos que hundieron su carrera fundando su propio partido.

¿En qué se diferencia ‘Vamos Juan’ de ‘Vota Juan’?
Cuando nos propusieron hacer una segunda temporada intentamos reflexionar sobre qué habíamos hecho bien y qué mal. Nos dimos cuenta de que lo que más nos gustaba era todo aquello que no buscaba la risa de manera directa, que no apelaba a la carcajada e incluso puntualmente se permitía el dolor y la melancolía. Así que esos destellos los convertimos en el tono general de la temporada, que en realidad es una tragedia una cómica a su pesar.

En esa versatilidad de tonos debe también influir la capacidad interpretativa de Javier Cámara.
Yo creo que es uno de los diez mejores actores de habla española, pero tiene algo que le diferencia del resto, y es que le gusta la verdad la comedia. Rodó ‘Vamos Juan’ después de participar con Paolo Sorrentino en ‘The New Pope’, no tenía ninguna necesidad de hacer una telecomedia como la nuestra, pero es profundamente generoso con el género, lo disfruta y le importa más eso que ganar premios.

Los capítulos están firmados por Borja Cobeaga, por Víctor García León… y por Javier Cámara.
Es su debut detrás de la cámara, y ha sido una sorpresa. En contra de lo que pudiera parecer, nosotros se lo propusimos, y se mostró muy prudente, ya que tenía que dirigir y salir en todas las escenas. Pero realmente hemos flipado con el trabajo que ha hecho.

El guionista Diego San José / EFE / QUIQUE GARCÍA

¿Cómo definiría usted a Juan Carrasco?
Al escribirlo aborrecía muchas cosas a nivel moral que hacía, pero había una parte de mí que le tenía cariño, y he entendido más tarde por qué. Yo creo que hay dos maneras de hacer el mal. Están los que hacen las cosas por egoísmo y las que lo hacen por supervivencia. Y yo creo que Juan Carrasco es así, porque al fin y al cabo es un perdedor, y por eso no se le puede odiar.

En la serie no hay referencias directas, pero todo lo que pasa resulta extrañamente reconocible. ¿La realidad política de nuestro país supera a la ficción?
No queríamos que el eco se transformara en el foco de sonido. Muchas veces el humor político que se hace en España está teledirigido para reírse de la izquierda o de la derecha, haciendo chistes para el espectador de cada bando. Y yo creo que el humor tiene que dar un sopapo al espectador, porque si no, lo que es comedia, termina convirtiéndose en propaganda. Por otro lado, los políticos en nuestro país han pasado de ser figuras respetadas a mostrarse como seres imperfectos y en muchas ocasiones mediocres, con las mismas inseguridades y pánicos que cualquier ciudadano, y eso da mucho juego.

¿Qué lado oscuro de la trastienda política quería mostrar?
En la primera temporada nos habíamos centrado en lo que ocurre en los pasillos de un ministerio, en las ruedas de prensa o en los mítines. Y en esta ocasión, hemos querido optar por un lado más turbio, la parte chunga que no nos cuentan, por ejemplo, cómo se financia un partido o las renuncias morales que tiene que hacer un político para caerle bien a los poderes fácticos. Para mí, ‘Vamos Juan’ es como una 'road movie' sobre la parte más oscura de la democracia, con paradas en cada capítulo en esas pequeñas cloacas.

¿Por qué cree que en nuestro país se aprovecha tan poco la política en la ficción?
‘Vota Juan’ se intentó levantar en 'prime time' convencional y nunca se hizo hasta que no se interesó una cadena de pago. En España no hay tradición como en Inglaterra, quizás porque nuestra democracia es muy joven. Yo creo que poco a poco iremos cogiendo horas de vuelo para poder ir más a saco contra el sistema.

La serie, además de hablar de política, también se acerca a lo que supone el éxito y el fracaso en nuestra sociedad.
Sobre todo, hasta qué punto eres capaz de hipotecar tu vida para ir en busca de lo que tú crees que es el éxito. Para mí el motor de esta temporada es el rencor. El rencor es muy desagradable, pero es uno de los combustibles más potentes que mueven al ser humano. Te hace ir más rápido y más fuerte hacia tus objetivos que el romanticismo o los sueños. Es como una especie de queroseno.