25 feb 2020

Ir a contenido

TÓMATELO EN SERIE

Tercera temporada de 'Vergüenza': el bochorno nacional

Movistar+ estrena este viernes los nuevos episodios de la vitriólica serie de humor incómodo protagonizada por Javier Gutiérrez y Malena Alterio

Beatriz Martínez

Jesús Gutiérrez, Yannick Ngankam y Malena Alterio, en la tercera temporada de ’Vergüenza’

Jesús Gutiérrez, Yannick Ngankam y Malena Alterio, en la tercera temporada de ’Vergüenza’

La serie ‘Vergüenza’ llega este viernes a su tercera temporada en Movistar+ con el mismo vitriolo con el que comenzó, con ese espíritu transgresor que intenta poner al espectador contra las cuerdas y enfrentarlo a las miserias cotidianas cuando se cae la máscara de las apariencias.

A lo largo de este tiempo hemos seguido las vicisitudes de la pareja formada por Nuria (Malena Alterio) y Jesús (Javier Gutiérrez). Nos hemos tapado la cara abochornados por sus actitudes mientras los creadores, Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero aprovechaban para realizar una incisiva mirada a la hipocresía de nuestro tiempo hablando de forma soterrada de muchas de las rémoras que arrastramos como sociedad, desde el machismo a la intolerancia pasando por la sensación de asfixia de un día a día cargado de hostilidad.

“Cuando empezamos a escribir queríamos hacer nuestro particular ‘The office’ o algo al estilo Larry David. Pero eso fue hace diez años. Nos sentíamos cercanos al humor provocador, conflictivo, que no fuera gracioso, eso que después se llamó el post-humor”, cuenta Juan Cavestany a EL PERIÓDICO. “No es que fuera nada novedoso, pero sí lo fue que una plataforma como Movistar+ apostara por algo así y tuviera la oportunidad de llegar a un público más general”.

Después de haber plantado las semillas sobre las que ha ido creciendo la serie a lo largo de las dos temporadas anteriores, querían ir un poco más allá. Hasta el momento se habían circunscrito al ámbito de lo privado y doméstico, así como al choque con el entorno más directo de los personajes. Ahora era el momento de que la ‘vergüenza’ se convirtiera en pública y llegara a generar una polémica viral, con todas las implicaciones que ello conlleva a través de la doble moral que generan las redes sociales.

“El germen de esta tercera temporada lo tuvimos claro desde el principio: que Jesús quedara en evidencia delante de toda España. Que fuera patético a nivel nacional”, continúa Cavestany. “Si ahora me preguntaran qué es lo que me provoca más sofoco sería, por ejemplo, hacer el ridículo en Twitter. Por ejemplo, el vídeo de Albert Rivera con el perro”.

En ese sentido, esta nueva temporada se podría considerar la más ambiciosa ya que, al abrir el campo de acción, se tocan temas que nos afectan a todos, como la manera en la que juzgamos a la gente de manera indiscriminada o nos dejamos llevar por el tirón de cualquier polémica. También la agresividad soterrada que existe. “Queríamos darle una dimensión de gran drama, de gran teatro, pero no quedarnos ahí, sorprender al espectador y darle una vuelta de tuerca convirtiendo todo eso en un 'thriller'”. Y es que,en efecto, ¡oh, sorpresa!, poco a poco, a medida que avanza la temporada, se va convirtiendo en una especie de Cluedo con un misterio por resolver.

“Después de dos temporadas había que darle un nuevo sentido a todoy lo que menos te esperas es que la comedia se convierta en suspense. En un suspense con un poso delirante, claro”, cuenta Javier Gutiérrez.

Los límites del humor

De nuevo vuelven a aparecer cuestiones que son puro material sensible. Aunque ya parece haberse aplacado la fiebre en torno al debate sobre los límites del humor, el tándem de directores no tiene miedo a seguir saltándose algunas líneas rojas. “Nunca nos hemos censurado”, dice Álvaro Fernández Armero. “Al contrario, a veces nos da la sensación de que nos hemos quedado cortos, que teníamos que haber metido más caña a alguna situación, si no, no se explica que no hayamos tenido ninguna polémica”, bromean.

Como dicen los responsables, ‘Vergüenza 3’ tiene un cariz muy sociológico. Habla de la manera en la que nos relacionamos con las redes sociales y los medios de comunicación en los que todo va demasiado deprisa. “La masa tiene ansia de protesta y de queja, pero a veces las cosas se sobredimensionan de una manera en la que se pierde toda perspectiva”, reflexiona Malena Alterio. “Es una serie que nos quita la careta. Vivimos constantemente de cara a la galería, construimos mentiras y proyectamos una imagen que no es la nuestra. Aquí lo llevamos todo al límite, y puede parecer muy heavy y muy macarra, pero en el fondo, nos vemos reflejadosen todo lo que pasa”, añade Gutiérrez.

‘Vergüenza’ fue la primera adquisición de la plataforma Movistar+ cuando se puso en funcionamiento la creación propia de ficción televisiva. En los últimos tiempos han apostado por series con un marcado sello de autor, no solo en el ámbito del drama, sino también de la comedia. “Resulta fundamental este apoyo a proyectos que escapan de los moldes habituales. Hace falta que se reivindique el humor menos autocomplaciente y que nos saque de nuestra zona de confort”, termina Cavestany.