23 sep 2020

Ir a contenido

SELECCIÓN PARA VACACIONES

10 series buenas y cortas para ver este invierno

Recordamos una decena de grandes títulos del 2019 que se pueden acabar sin problemas en estos días

Juan Manuel Freire

Una imagen promocional de ’Fosse/Verdon’

Una imagen promocional de ’Fosse/Verdon’

Aunque ya ninguna época del año equivale a sequía de estrenos, estos días fríos parecen idóneos para recuperar joyas que se hayan podido escapar durante el año. Para hacer un poco cómputo antes de la avalancha del nuevo año y la nueva década. En la lista de abajo recuperamos, además, series de solo una temporada (por ahora) o miniseries; es decir, misiones fáciles de cumplir a poco que las obligaciones familiares nos den un respiro.

1. 'Así nos ven' (Netflix, cuatro episodios) 

En esta efectiva y, todo hay que decirlo, algo efectista miniserie, la directora Ava DuVernay ('Selma') reconstruye el caso de 1989 de los 'cinco de Central Park', un grupo de jóvenes injustamente acusados y llevados a prisión por la brutal violación de una mujer en dicho parque. En el 2002, el verdadero culpable contó lo que pasó y ellos fueron exonerados. La sombra del gran Sidney Lumet aletea sobre un drama urgente, enfadado y sobre todo pertinente: el presente sigue marcado por el supremacismo blanco.


2. 'Buscando a Alaska' (HBO, ocho episodios)

Josh Schwartz ('O.C.') ha logrado por fin, década y media después de intentarlo por primera vez, entonces en formato película, llevar a la pantalla el famoso best-seller de John Green. Acompañado por su ya fiel colega Stephanie Savage, ha urdido un drama juvenil inusitadamente perceptivo y melancólico, en el que se nos recuerda que los jóvenes pueden hablar de otras cosas que no sean sexo, alcohol o drogas. La historia del cerebrito Miles y su torcido romance con Alaska cala hondo, sobre todo si fuiste joven en los dosmiles: la banda sonora se basa en el indie rock de la época.


3. 'Creedme' (Netflix, ocho episodios)

No es la serie más festiva del mundo, pero a su modo es, también, finalmente reconfortante. Especie de reverso femenino y humanista de 'Mindhunter', se basa en la persecución real de un meticuloso violador en serie que operó en diversas jurisdicciones de Washington y Colorado. Por una vez, un procedimental presta especial atención a las víctimas: la historia parte de la terrible experiencia de una de ellas, y la serie se preocupa por recordar todo lo terrible (el maltrato de policía o sociedad) que puede venir después de una agresión sexual.


4. 'Dickinson' (Apple TV+, diez episodios) 

Por algún motivo (quizá la antipatía hacia las grandes corporaciones tecnológicas y su intento de dominar todas las facetas de nuestra vida), las series de Apple TV+ no son las más queridas ni comentadas. ¿Se juzga a la marca o a la serie? Al fin y al cabo, la productora al cargo de 'Dickinson' impulsó también 'Mr. Robot' o 'True detective'. Si se hubiera estrenado en HBO, muchos más estarían celebrando este acercamiento irreverente a la figura de la famosa poetisa, en la que reflexiones serias sobre feminismo y creación se mezclan con travesuras anacrónicas.


5. 'Euphoria' (HBO, nueve episodios)

El primer episodio de este drama juvenil invitaba a cierto escepticismo: más ingenioso que genial, hacía un retrato obviamente provocador de la juventud estadounidense actual. Sin embargo, capítulo a capítulo, la propuesta de Sam Levinson fue sonando más honesta y sus personajes (en particular la pareja formada por Rue y Jules) empezaron a tocar la fibra. A la profundidad emocional se unía la creatividad formal: préstese mucha atención, sobre todo, a un cuarto capítulo con montaje torrencial al estilo 'Magnolia'.  


6. 'Fosse/Verdon' (HBO, ocho episodios)

'Fosse/Verdon', que no 'Fosse', aunque se base en un libro de Sam Wasson con ese nombre. La miniserie de FX pudo haber sido otra oda a un hombre difícil pero genial: el actor, bailarín, coreógrafo y director de cine Bob Fosse. Pero es una crónica de su relación personal y creativa con la bailarina Gwen Verdon, mucho más que una musa: una colaboradora importante sin la que muchos de sus proyectos nunca habrían llegado a tan buen puerto. Sam Rockwell y Michelle Williams deslumbran en los roles principales, bien acompañados por Margaret Qualley, Aya Cash o un gran Nate Corddry como Neil Simon.  


7. 'I think you should leave' (Netflix, seis episodios)

La serie de sketches de Tim Robinson es lo mejor que le ha pasado al humor en el 2019. Imposible quedarse con solo uno de sus hitos, aunque, si realmente debiera elegirse, quizá ganaría el intento de ese hombre vestido de perrito caliente por desligarse de los estropicios de un Wienermobile. Hay más, sea como sea, todos tan ingeniosos como imprevisibles: cuando crees que has captado y disfrutado la broma, llega algún giro desconcertante para llevarlo todo al siguiente nivel.


8. 'Lorena' (Prime Video, cuatro episodios)

La miniserie documental sobre Lorena Bobbitt, aquella mujer que cortó el pene a su marido tras años de abusos, se estrenó hace ya once meses, que son como siglos en estos tiempos veloces. Merece ser recordada y recomendada: la producción de Jordan Peele (director de 'Nosotros') no es un ejercicio de amarillismo, sino una investigación seria sobre un tiempo en que la violencia doméstica no se identificaba realmente como un tema de importancia para la salud pública. Ha pasado un cuarto de siglo y tampoco estamos mucho mejor.


9. 'La señora Fletcher' (HBO, siete episodios)

En su trabajo en television, el escritor Tom Perrotta está descubriendo potenciales desconocidos de sus propias novelas. En 'The Leftovers', los personajes y tramas de 'Ascensión' acabaron en terrenos cósmicos y distópicos. Este año, 'La señora Fletcher' ha ofrecido una visión ligeramente menos satírica de la reeducación sexual tardía de la heroína titular (excelente Kathryn Hahn). Dirigido solo por mujeres, entre ellas la gran Nicole Holofcener, este retrato de mujer con hijo descarriado al fondo es un alarde de empatía.


10. 'Servant' (Apple TV+, seis episodios hasta la fecha) 

Sencillamente, la mejor serie que casi nadie está viendo. La unión del guionista británico Tony Basgallop ('Inside men') con M. Night Shyamalan, quien produce y marca las pautas visuales, ha dado de sí una experiencia única. Imposible despegar la vista durante un segundo de cada episodio de este 'huis clos' enfermizo, historia de un matrimonio algo enigmático y la todavía más inquietante niñera que fichan para encargarse de su recién nacido. Cuando alguien, en pleno 2019, se atreva a decir que no hay cine ni arte en las series, enchúfenle un minuto cualquiera de esta.

Sigue a El Periódico en Facebook