Ir a contenido

GUIONISTA DEL MOMENTO

Jack Thorne: "Hacer justicia a Philip Pullman era todo un desafío"

El guionista de 'La materia oscura', 'The accident' y 'The virtues' hace un hueco en su apretada agenda para repasar su carrera con EL PERIÓDICO

Juan Manuel Freire

Jack Thorne, el guionista del momento.

Jack Thorne, el guionista del momento. / AMY SUSSMAN / GETTY IMAGES AFP

Hay un hombre que lo escribe todo en la tele británica. O casi. Hablamos de Jack Thorne, guionista y dramaturgo cuyos diálogos deben haber escuchado en más de una ocasión. Solo este año se han estrenado tres series escritas por él: la aplaudida 'The virtues' (última de sus muchas colaboraciones con el director Shane Meadows), la ambiciosa adaptación de la saga 'La materia oscura' y la miniserie 'The accident', que esta semana se convertía en el mejor estreno de la historia de Filmin. En el 2020 llegará a Netflix 'The Eddy', el drama musical que ha escrito para Damien Chazelle, autor de 'La La Land'. Thorne no para quieto (también es guionista cinematográfico), pero tuvo la amabilidad de hacer un hueco en su imposible agenda para contestar a nuestras preguntas.

Uno podría ganarse la vida solo reseñando los proyectos de Jack Thorne. ¿Cuándo empezó esta locura?

(Risas). La verdad es que me gusta trabajar, y siento que si me dan la oportunidad de hacerlo, debo aprovecharlo. Siempre he escrito a este ritmo, en realidad. Con veintipocos escribí tres obras de teatro a la vez. La diferencia es que ahora mucho más de lo que escribo llega a hacerse.

Repasar su obra es un poco como planear por la historia de la tele y el cine británicos recientes. Sinceramente, no sé por dónde empezar. Vayamos al principio: ¿cómo se metió en esto?

Mi 'gran salto' fue colar una obra en el Bush Theatre de Londres ['When you cure me', en el 2005]. Jamie Brittain y Bryan Elsley, cocreadores de 'Skins', vinieron a verla y me ficharon más o menos ahí mismo. Fue muy amable por su parte.

'Skins' sacudió el género de las series juveniles a base de honestidad, crudeza y, en fin, fidelidad a la experiencia de ser adolescente. ¿Eran conscientes de estar haciendo algo tan nuevo?

En absoluto. No teníamos ni idea. Tan solo nos preocupaba hacer una serie que nos gustara a nosotros mismos. Después, todo se convirtió en una montaña rusa increíble. Fue divertido estar subido a ella.

¿Qué opina de 'Euphoria', que no existiría de no ser por 'Skins'?

Mi mujer no tiene ganas de verla, y vemos juntos todas las series. Estoy tratando de convencerla.

En el 2014 estrenaba 'Glue', otra visión descarnada de la juventud, esta vez en un contexto de misterio. Debe ser de lo mejor que ha escrito, pero no funcionó.

Yo estaba realmente orgulloso de ella. Sobre por qué no tuvo el éxito esperado, no lo sé. Algunas cosas capturan un espíritu, otras no lo hacen. Quizá tengamos ocasión de volver a hacerla en algún otro momento.

Parece realmente interesado por las historias iniciáticas. También contribuyó a la adaptación al cine de 'Mi vida ahora', el clásico 'young adult' de Meg Rosoff. 

Contribuí, pero solo un poco. Las historias iniciáticas me encantan. He vuelto una y otra vez a esa época formativa; esos años en los que todo cuanto hacemos da forma a los adultos que seremos. 

Esta no es la única adaptación de literatura infantil o juvenil en la que ha participado. Está 'Wonder', por supuesto. Y también 'La materia oscura', aunque Philip Pullman no escribió esa saga de fantasía solo con niños o jóvenes en mente. ¿Cuáles han sido los desafíos principales de convertirla en una serie? 

Esencialmente, hacer justicia a un material de partida tan increíble. Simplemente eso, tratar de estar a la altura de Pullman. Su escritura es tan densa y brillante que encontrar la forma de trasladarla a la pantalla puede ser complicado.

¿Ha introducido en el guion muchos elementos de la nueva trilogía?

¡No, no demasiados! Diría que el principal es el comienzo de la primera temporada.

Desde comienzos de década, no ha dejado de trabajar con el director Shane Meadows, primero en las series spin-off de 'This is England' y hace poco en 'The virtues'. ¿Qué importancia tiene Meadows en su carrera?

Toda la importancia del mundo. Es un hombre de un alma inmensa. Y trabajar con él no se parece a ningún otro encargo… ¡Le quiero tanto!

'The virtues' se ha convertido en clásico de culto en tiempo récord. ¿De qué aspecto de la serie está más orgulloso? 

De Shane. Estoy orgulloso de cómo ha sido capaz de reflexionar sobre lo que le pasó [la serie se basa en un hecho terrible de su infancia]. Encontró la forma de procesar su dolor y convertirlo en material dramático. Algo que no es fácil de hacer.

"Me interesa explorar esa época formativa en la que todo cuanto hacemos da forma a los adultos que seremos"

Esta semana ha llegado a España 'The accident', tercera parte de una trilogía de dramas sobre la sociedad británica y su reflejo en los medios. ¿Siempre pensó en 'National treasure', 'La desaparición de Kiri' y 'The accident' como un todo? 

Desde muy al principio, sí. No desde el principio del todo, pero después de entender de qué trataba 'National treasure', me pregunté qué otras historias podría escribir en esta línea.

¿Cómo surgió la idea de 'The accident'? 

En este caso concreto, quería hacer algo sobre temas de clase, sobre la exclusión del poder. Entonces sucedió la tragedia de la torre Grenfell y todo el mundo empezó a hablar sobre homicidio corporativo. No entendía muy bien aquello y quería entenderlo.