Ir a contenido

CRÍTICA DE SERIE

Paranoia sobrenatural

'The Rook', última apuesta de Starzplay, es un estilizado thriller de espías con componentes de drama superheroico

Juan Manuel Freire

La protagonista de ’The Rook’ en un momento de la serie.

La protagonista de ’The Rook’ en un momento de la serie.

Al comienzo de 'The Rook' (Starzplay, dos episodios de ocho hasta la fecha), una joven (Emma Greenwell) despierta bajo la lluvia en el Millennium Bridge de Londres, sin recordar su identidad y rodeada por un puñado de cadáveres. Durante su desorientada huida encuentra una nota que, al parecer, se escribió a sí misma para salir de un atolladero que sabía que llegaría. "Ahora debes hallar un lugar seguro. Sola. Un lugar donde nadie te haga preguntas. Evita las cámaras. Pueden verte en todas partes".

Es solo el primero de otros mensajes escritos o grabados en vídeo. También se dejó un par de llaves, una que le conduciría a una nueva vida y otra para recuperar la peligrosa conocida. Pero a nuestra heroína, que al parecer se llama Myfanwy ("rima con Tiffany"), solo le da tiempo a probar con el retorno al pasado.

En principio, su trabajo es organizacional y burocrático, pero nada es demasiado gris cuando trabajas para una agencia secreta a las órdenes del Checquy, una agencia secreta del gobierno que recluta a gente con habilidades especiales y lucha contra las fuerzas sobrenaturales que amenazan a la nación. Myfanwy, más conocida en el trabajo como 'The Rook', o La Torre (todos tienen nombres en clave de fichas de ajedrez), tiene esas habilidades.

No confíes en nadie

En el principio, esta adaptación de la novela 'La torre', de Daniel O'Malley (aquí editada por Nocturna), iba a tener como productora a Stephenie 'Crepúsculo' Meyer. Tras su marcha por "diferencias creativas" mientras se rodaban los dos primeros capítulos, el británico Stephen Garrett cedió el puesto de 'showrunner' a dos veteranas de la ficción de 'network' como Karyn Usher ('Prison break') y Lisa Zwerling ('Urgencias').

La presencia de estas últimas puede explicar la economía narrativa y la falta de digresiones; o ese claro afán por empaquetar el mayor número de revelaciones posibles en cada episodio. La serie a la que más recuerda en su arranque 'The Rook' no es de cable premium ni básico, sino de la generalista ABC. Hablamos de 'Alias', cuya heroína Sydney A. Bristow también despertaba amnésica (aunque no por completo) en la tercera temporada, y que tampoco podía confiar en nadie en su labor en el SD-6, supuesta agencia secreta de la CIA.

'The Rook', más severa en su tono y fría en su estética, también algo menos brillante, suma el componente del superpoder, algo que podría añadir seguidores a la causa en días de obsesión por el universo cinematográfico de Marvel. La referencia más directa, eso sí, parece 'X-Men', todavía por sumarse al UCM: los dueños de Capacidades Variantes Extremas son personajes torturados, perseguidos, traficados, más víctimas que héroes.

La ubicua directora Kari Skogland ('El cuento de la criada', 'NOSA42') puso alto el listón para los directores que tomaron el relevo tras los dos primeros episodios. Ella siempre encuentra la forma de hacer las cosas interesantes visualmente; de dar intensidad a la imagen y concentrar la atención; de hacer, a veces, que una serie parezca mejor de lo que es.