Ir a contenido

FICCIÓN EUROPEA

Más allá del 'nordic noir'

Juan Manuel Freire

Ane Dahl Torp, protagonsita de la serie ’Heinebane’.

Ane Dahl Torp, protagonsita de la serie ’Heinebane’.

'Gösta' nos recuerda que en los países nórdicos no solo producen intrigas sobre crímenes brutales en paisajes fríos, con personajes que apenas sonríen y tramas conspiratorias que se enroscan en los más altos estamentos de la sociedad. O 'nordic noir', por resumir.

En la entrevista que nos concedió, Moodysson citaba como inspiración 'Skam'serie adolescente noruega sobre amistades perdidas, abusos e identidad sexual. Era estupenda, pero Movistar+ prefirió hacer un remake a promoverla con ímpetu. Y eso que podría haber sido un éxito. "Series juveniles escandinavas como 'Skam' y sus hijas 'Lovleg', 'Blank', '17' o 'Doggystyle' podrían traspasar fronteras sin ningún problema", opina Lorenzo Mejino, conocido estudioso de la ficción televisiva internacional.

De la producción reciente, Mejino destaca también las noruegas 'Home ground' (sobre la entrenadora de fútbol masculino Helena Mikkelsen) y 'State of happiness' (sobre el inicio del boom del petróleo en Noruega), "dos auténticas obras maestras que explican historias costumbristas, pero de gran importancia social". Las dos se estrenarán en Filmin (la primera ya tiene fecha: 13 de agosto), como la chileno-finlandesa 'Invisible heroes', sobre el diplomático finlandés que salvó la vida de miles de disidentes chilenos durante y después del golpe de estado de 1973.

"El nordic noir", concluye Mejino, "es una etiqueta bastante reduccionista para definir la producción escandinava". Pero por ahora las series que se ajustan a ese modelo parecen las más fáciles de exportar. Mucha gente sabe pronunciar 'Forbrydelsen' y no tanta 'Arvingerne'.