Ir a contenido

Series británicas imprescindibles

'Line of Duty': la policía antirratas

Los polis persiguen a los cacos, pero ¿quién los vigila a ellos? 'Line of Duty', el procedimental británico con mayor audiencia de la historia, estrena cuarta temporada en Movistar+ y ya ha sido renovada por una quinta.

Carlos P. Rovira

Line of Duty, cuarta temporada.

Line of Duty, cuarta temporada. / Steffan Hill

Las intrigas de la unidad de asuntos internos de la Policía Nacional española darían para cinco temporadas. El problema es que ningún guionista podría consultar los informes, ni hablar con ningún miembro de dicha unidad, dado que el actual gobierno acordó clasificar al más alto nivel su organización y técnicas. Por fortuna, podemos conocer el funcionamiento de un departamento de anticorrupción siguiendo ‘Line of Duty’. La serie que rebentó los audímetros en Reino Unido, estrena cuarta temporada en Movistar+. 

La serie se centra en la unidad AC-12, que sigue la pista de posibles agentes corruptos de la policía de Birmingham. En esta comisaría, como en cualquier otra, a menudo se saltan los códigos deontológicos y la misma ley para resolver un caso especialmente complejo o para solventar trapos sucios personales. La unidad AC-12, la policía antirratas, investiga estos abusos. Ya en la primera temporada de la serie pudimos disfrutar del enorme potencial de este doble juego -"el enemigo juega en casa"- con una espiral de dilemas morales e intereses cruzados que atrapa hasta el final.

Primera división inglesa

Las temporadas dos y tres de 'Line of Duty' registraron los mejores índices de audiencia de la historia de los procedimentales de la BBC Two y eso le valió el salto a la BBC One, el buque insignia de la ficción británica. Gracias a su original premisa y a un desarrollo impecable, tanto de las tramas como en la construcción de personajes, la serie puso de acuerdo pronto a crítica y público. La cadena ya la ha renovado por una quinta temporada y todo hace pensar que habrá más.

A esta cuarta temporada se incorpora la actriz Thandie Newton, que ya vimos sublevarse contra el poder en ‘Westworld’. Newton encarna a Roz Huntley, la nueva detective jefe de investigación que tendrá que enfrentarse al caso más decisivo de su carrera. Pero su praxis llama en seguida la atención del equipo de anticorrupcción. "Es la entrega más intensa y con la antagonista más retorcida y compleja de todas", en palabras de su creador, Jed Mercurio.

Policías contra policías

Jed Mercurio tiene nombre de villano de Cartoon Network pero es en realidad uno de los showrunners más influyentes de la televisión. Estudió medicina y se alistó en la armada británica durante unos años. Tras trabajar de asesor en la serie 'Cardiac Arrest', probó suerte como novelista ('Bodies') y luego en la televisión. Con 'Line of Duty', su primera incursión en el medio, ha sabido encontrar la armonía perfecta entre ficción y realidad. Como él mismo comenta en numerosas entrevistas, varios “asesores de inteligencia” acompañan al equipo de guión de la serie para asegurar que “refleja debidamente los procesos policiales de la unidad”. Y, lo que es más importante todavía, ha encontrado una nueva manera de exprimir el inagotable género policial, enfrentar a policías contra policías. 

‘Line of Duty’ es una de las responsables de que la ficción británica esté experimentando su mejor etapa creativa desde los gloriosos setenta. Exportando, además de series, una manera de hacer televisión y una tremenda sensibilidad para adelantarse a los nuevos formatos y abordar los temas universales que están germinando. Lo raro es que ninguna productora norteamericana haya echado mano aún de los derechos de la serie para hacer un remake. Rumores no han faltado, aunque siempre que ha tenido ocasión Mercurio ha negado manterner conversaciones con cadenas al otro lado del Atlántico.

Aviso importante: ‘Line of Duty’ es una serie altamente adictiva. Sus cuatro temporadas de seis capítulos, todas disponibles en Movistar+, hacen de tu salón el mejor chiringuito del verano.