26 may 2020

Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Whatsapp y autoestima: cómo sí combinarlo para estar bien

Las aplicaciones de mensajería móvil pueden tener diferentes consecuencias a nivel emocional

Ángel Rull

Detalle de manos de una joven hablando por Wattsapp.

Detalle de manos de una joven hablando por Wattsapp. / LUAY ALBASHA

El uso de las redes sociales y de las aplicaciones de mensajería móvil cuentan con diferentes detractores asegurando que su uso indebido genera emociones como tristeza o que tienen un impacto negativo sobre la valoración personal. La presión por tener que responder, la comparación con los demás o la obligación de cumplir con una serie de expectativas sociales propician que la autoestima baje y que nos lleguen a generar situaciones con un alto impacto emocional. Pero ¿por qué no todas las personas sufren esto? El que haya un número extendido de personas que agradezcan tener Whatsapp o que noten cómo sus relaciones sociales han mejorado sustancialmente se debe a que no es un arma en sí peligrosa, sino que es su uso el que va a determinar cómo nos sintamos.

La tecnología nos ofrece la oportunidad de conectar más rápido y con personas de cualquier parte del mundo. Nos acerca a los demás, nos ayuda a sentirnos acompañados o el poder tener información constante sobre las personas a las que queremos. Ciertas características de Whatsapp pueden ayudarnos no solo a la hora de sociabilizar, sino también a mejorar nuestro autoconcepto o nuestra valoración personal. Solo tenemos que seguir varias recomendaciones.

Mensajes de valoración

A nivel social y educacional tendemos a categorizar lo que nos rodea en aquellas cosas que son potencialmente beneficiosas o peligrosas para nosotros. En muchos casos, esa categoría está clara y es irrefutable. Sin embargo, otros elementos que ya nos hemos encargado de decir que suponen un peligro para nosotros, acaban teniendo elementos positivos de los que podemos beneficiarnos. Esto se debe no a ese elemento en sí, sino a cómo lo estamos usando. Por tanto, tanto las redes sociales como las aplicaciones de mensajería móvil pueden ayudarnos en nuestra autoestima o a la hora de tener un mayor número de emociones positivas.

Si queremos ver cómo el autoconcepto y la valoración personal aumenta en nosotros, debemos empezar a usar Whatsapp de la forma que así lo logre. Si hasta ahora no hemos visto esos beneficios, tenemos que cambiar la forma de relacionarnos con la aplicación. Las siguientes pautas nos ayudarán a ver cómo nuestra autoestima sube mientras nos relacionamos con los demás:

1. Tiempo diario

Usar la aplicación cada día nos ayuda a reforzar los lazos con las personas de nuestro entorno. Pero no siempre este tiempo lo vemos de forma positiva. Parece restarnos tiempo para otras cosas o sentimos que nos quita la energía. Para eso hay que seguir los siguientes puntos.

2. Tiempo limitado

Define el tiempo que vas a usar la aplicación, los momentos donde te relacionarás con los demás y los momentos destinados a lo largo del día para ello. Puedes desactivar sus notificaciones. Si alguien quiere algo importante, puede aprender a llamarte en esos momentos.

3. Grupos innecesarios

El número de grupos que hay en nuestro Whatsapp no para de crecer. Debemos ser prácticos. Aquellos que sean útiles porque son del trabajo, podemos silenciarlos y abandonar de forma asertiva aquellos que no nos aporten nada. Es necesario poner límites y sentirnos orgullosos por ello.

4. Qué personas te hacen sentir bien

Son estas personas con las que tenemos que buscar el contacto y destinar a ellos nuestro tiempo. Con los demás tenemos que poner un límite y no darles un tiempo que no queramos.

5. Grupos positivos

No todos los grupos tienen que llenarse de banalidades o discusiones políticas. Podemos unirnos a grupos que establezcan lazos constructivos y positivos.

Cualquier aplicación de nuestro teléfono móvil puede tener las consecuencias que nosotros escojamos. El que Whatsapp nos ayude a subir nuestra autoestima depende de su uso y de cómo nos relacionemos con los demás. Siempre podemos obtener algo positivo si sabemos cómo.

Ángel Rull, psicólogo.