30 oct 2020

Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Cuatro formas de impulsar el desarrollo en la pareja

No es necesario seguir la misma carrera para sentirnos respaldados en nuestras relaciones

Ángel Rull

Una pareja realiza un diseño y escoge los colores.

Una pareja realiza un diseño y escoge los colores. / 123RF

Muchos de los mitos sobre los que se sustentan nuestras creencias sobre el amor incluyen el sacrificio o la resignación, el dar todo al otro para que nos devuelva amor. Tenemos que acercarnos a lo que espera nuestra pareja de nosotros y no contar necesariamente con su apoyo. Vemos que la relación es un freno en lo que estamos haciendo, en nuestras metas y nuestros objetivos profesionales. Sin embargo, esta concepción de la pareja como sacrificio es errónea y nos alejará a los dos miembros del verdadero bienestar. De hecho, si en los círculos de pertenencia la primera premisa es la seguridad, los límites mutuos y el respeto, la segunda premisa sería la del desarrollo. Sin este punto, la relación no avanza y el amor no es ni sano ni sincero.

Dentro del desarrollo en la pareja, encontramos todas esas acciones que nos aportan algo, que nos suman en nuestro aprendizaje, nos dan aliento y nos impulsan. No es ni el freno ni los muros, sino la libertad de escoger nuestra carrera contando con el apoyo de la persona a la que queremos. Un requisito imprescindible que debemos construir de forma activa para poder profundizar en la relación.

Entender y respetar

Cuando termina una relación, hacemos balance de todo lo aprendido y de todo lo perdido, de aquellos aprendizajes que hemos obtenido. Vemos cómo la pareja nos ha hecho sacar partes fuertes que no conocíamos y de cómo hemos también podido sufrir pérdidas. Aunque saberlo ver en ese instante es importante, también debemos hacerlo durante la relación, potenciar dichos aprendizajes y dejar de tener pérdidas de desarrollo. No es necesario que algo acabe para valorarlo o para ver qué podíamos haber hecho mejor. Podemos y debemos hacerlo estando con nuestra pareja.

Los siguientes puntos tienen como fin ver el desarrollo en la pareja, evaluarlo y poder potenciarlo:

1. Trabaja la sinceridad

La comunicación, la sinceridad y lo que expresamos va desde la necesidad de desarrollo. Si no trabajamos el ser auténtico, si no expresamos lo que sentimos o necesitamos, nos faltará una parte muy importante que nos impedirá estar bien en la relación. Este aspecto debe ser mutuo, ir profundizando en la sinceridad para que el conocimiento sea profundo.

2. Tiempo

La gestión del tiempo en pareja y de forma individual se relaciona también con nuestro desarrollo. Si perdemos mucho tiempo sin hacer nada juntos o si no respetamos el tiempo del otro, boicoteamos el desarrollo. Potenciarlo viene desde pedir ayuda cuando sentimos que no tenemos tiempo, respetar los espacios o disfrutar plenamente el tiempo que se está juntos, que es mejor que sea de calidad a que aumente la cantidad.

3. Buena comunicación

Debemos tener la facilidad de expresarnos y de ser escuchados, de que el otro comunique mientras practicamos la escucha activa. Este punto no aparece desde el principio, pero si se deja de lado, la relación no podrá crecer y ser auténtica. Encontraríamos muchas trabas en la felicidad compartida.

4. Caminos diferentes

No es necesario que las dos personas tengas una misma meta o carreras profesionales idénticas. Desde el camino de cada uno, desde entender y respetar las pasiones individuales, tenemos que apoyarnos e impulsarnos.

Una relación siempre tiene que ofrecer puntos de apoyo, espacios seguros o un lenguaje común con el que comunicarse. Sin hay carencias en diferentes aspectos, por mucho amor que se diga sentir, no habrá una relación plena y satisfactoria para ninguna de las dos personas. Sin el desarrollo no hay pareja sana.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas Psicología