30 oct 2020

Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Los cinco problemas de pareja más comunes

Cada relación repite ciertos patrones sociales y culturales

Ángel Rull

Una pareja sin hablar tras una discusión.

Una pareja sin hablar tras una discusión. / 123RF

Las relaciones de pareja han ido evolucionando siempre a lo largo de la historia. La forma en que tenemos de comunicarnos con el otro o el establecimiento de límites cada vez se hace desde una forma más profunda y equilibrada. Sin embargo, siempre nos fijamos en los modelos anteriores, en aquello que hemos visto en nuestros padres o en nuestros abuelos para poder tener un ejemplo de actuación. Esto genera una discrepancia entre las necesidades reales y lo que nosotros realizamos. Da pie a una serie de problemas que tienden a repetirse. Son modelos educacionales que ya no nos encajan a nivel social pero que seguimos usando.

Cada pareja tiene sus peculiaridades y sus problemas especiales. No obstante, otra serie de dificultades, al vivir en sociedad y copiar modelos, acaban siendo muy parecidas. Esto hace que podamos observar en qué fallan los otros y cómo verlo también en nuestras relaciones, de cara a no perpetuar el error y crecer como personas. Ver los problemas más comunes nos ayudará a tener relaciones más sanas.

No lo repitas

Como en muchas áreas de nuestra vida, nos movemos por repeticiones y por inercia. Esto hace que, solo cuando nos salimos del camino, seamos conscientes de todo lo acumulado. En las relaciones de pareja vemos los errores cuando ya es demasiado tarde. Muchos de los fallos, como todas las parejas los tienen, los mantenemos y normalizamos. Esto crea resignación y un malestar que vive latente en nosotros. Las discusiones acaban siendo más grandes, la comunicación no es empática y nos quedamos anclados en traspiés que ocurrieron hace meses.

Si nos queremos esperar a que sea demasiado tarde y no sabemos muy bien cómo empezar a analizar los pequeños fallos que puedan estar existiendo en nuestra relación de pareja, podemos empezar por ver si caemos en aquellos más comunes. Ver dónde se equivocan los otros, puede darnos mucha luz en temas que podemos estar normalizando y pasando por alto. Estos son los problemas de pareja más comunes:

1. Mala convivencia

Este punto no solo hace referencia a las veces donde hay una convivencia permanente, sino también a aquellos momentos donde pasamos uno o varios días compartiendo espacio con el otro. Intentamos monopolizar las normas y las reglas, tenemos en la cabeza que hay un modo correcto de hacer las cosas y es el otro el que debe adaptarse. Pero también existe al revés, dejo que mi pareja me invada porque me da miedo poner límites. Siempre debe hallarse un equilibrio donde ambos pongan de su parte.

2. Puntos únicos de vista

Cada persona cuenta con una serie de opiniones y valores morales que debe hacer que se respeten. En pareja, no siempre se coincide y hay que partir de que cada uno tiene un punto de vista y que este no tiene que ser único. El respeto y la tolerancia deben estar vigentes en todo momento.

3. El pasado

Está bien repetirse de vez en cuando que los problemas que tuvimos, que las cosas que otras personas nos han hecho, ya no nos pasa. El pasado debe dejarse atrás y saber que nuestra pareja es diferente, pero siempre estableciendo límites sanos para que no seamos nosotros los que caigamos en los errores. Lo contrario hace que nuestra relación actual pague lo que hicieron los que vinieron antes.

4. Seguridad y equilibrio

En toda relación debe haber unos límites claros del tiempo y el espacio que cada persona necesita. Estar juntos no implica dejar que nos invadan o que no haya un equilibrio. Las relaciones de pareja no se basan en la dependencia, las exigencias o el desequilibrio. Analizar todas las amenazas y saber colocar los límites es fundamental.

5. Soledad

Los primeros momentos de una relación nos llaman a estar siempre con el otro, pasar tiempo juntos y escribirnos constantemente. Esto tendrá una duración determinada, después de la cual vuelve a ser necesario disfrutar de la soledad individual y del tiempo fuera de la pareja.

Independientemente del punto en el que se encuentre cada pareja, puede estar repitiendo patrones sociales y culturales que hagan que no se esté bien. Aunque son normales y ocurren en todas las personas, no debemos dejar que nos invada la resignación. No debemos estar bien con lo que no queremos y con lo que no nos gusta, ya que puede acabar en una ruptura. Hay que construir relaciones sanas que satisfagan a los dos.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas Psicología