Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Así puedes aumentar la empatía en la pareja

Ponerse en lugar del otro genera un clima necesario y positivo en toda relación

Ángel Rull

Una chica consuela a su pareja.

Una chica consuela a su pareja. / 123RF

Con el paso de las décadas y la evolución de la sociedad también va modificándose nuestra forma de relacionarnos con los demás, incluido dentro de la pareja. Tendemos a un mayor equilibrio, donde estamos en proceso de romper las dependencias emocionales y ganar en individualismo, sin caer en el egoísmo. En todo este proceso de cambio, no sabemos manejar bien todas las emociones y podemos caer en extremos, reclamando un espacio demasiado elevado, no teniendo en cuenta lo que el otro necesita o siente y rechazando todo margen de mejora, excusándonos en el "yo soy así".

La empatía es una habilidad que va más allá del simplemente ponerse en el lugar del otro. Implica entender sus emociones, sus pensamientos, sin tener que adivinarlos, ver qué necesita cada uno o si está cómodo en una situación concreta. Esto es importante en cualquier tipo de relación personal, familiar o social que establezcamos, pero se agudiza con aquellas personas con las que hay una mayor unión, como con una pareja. Cuando este rasgo está ausente, la relación es desequilibrada, pero siempre puede entrenarse, sabiendo que es algo reversible en todos los casos.

Acercarnos más

En las relaciones, incluso en el comienzo, es necesario que haya una base de empatía por ambas partes, un rasgo que la persona ya tendría en su repertorio emocional. Esto permite una mayor convivencia, emociones positivas, una mayor base de compasión positiva y una relación basada en el respeto. Se crea desde esta habilidad la seguridad, el desarrollo, la admiración, el equilibrio, el amor y la alegría, seis elementos imprescindibles para que la pareja viva la plenitud, incluso en los altibajos habituales del día a día.

La empatía es algo que se adquiere y fortalece con el paso de los años. La experiencia, la educación y nuestras relaciones nos ayudan a generarla y trabajar. Pero, cuando no está presente y la relación ya está empezado, aún podemos implementarla y construir desde ahí. Con los siguientes pasos podremos aumentar la empatía en la pareja:

1. Dar el primer paso

Ya desde el principio, al conocer a alguien, buscamos marcar el territorio y ver que el otro tiene interés en base a no ser los primeros en dar el paso. Esto hace que pueda haber momentos donde perdamos grandes beneficios por caer en esta forma de egoísmo. Dar el primer paso cuando nos apetezca e invitar al otro al que haga lo mismo generará de forma colateral empatía.

2. Puntos de desacuerdo

Nuestra pareja no siempre tiene que estar de acuerdo con todo lo que nosotros decimos y pensamos. Aunque los valores puedan ser similares, siempre existirán diferencias. Esto no es un problema. El problema es ver el desacuerdo como algo insalvable, cuando no es el fin del mundo.

3. Esquivar emociones

La empatía también se basa en una mala etiquetación e identificación de las emociones, de la misma forma que también aparece una negación hacia ciertas emociones. Aceptar que todas forman parte de nosotros mismos, independientemente de si son positivas o negativas, también nos hará conectar con las emociones del otro. Esto se basa en hablar, etiquetar lo que sentimos y no caer en responsabilizar al otro de nuestros sentimientos.

4. Ayuda sin dependencia

Nos manejamos mal en el equilibrio y es muy fácil que caigamos en los extremos. O caemos en la dependencia y es el otro el que tiene que resolvernos todo o nos negamos a pedir ayuda. Tanto un polo como el otro, nos separará de nuestra pareja. El primer polo porque genera rechazo, y el segundo porque crea un muro que separa a las dos personas.

La empatía pertenece a nuestra inteligencia emocional y puede trabajarse desde diferentes puntos, según la situación. Dentro de la pareja es especialmente importante hacerlo desde las emociones, el apoyo o la resolución de conflictos. Esto hará que podamos profundizar en lo que sentimos a nivel individual y de forma conjunta, acercándonos y creciendo.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología