Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Evita el 'burnout' si eres emprendedor

El síndrome conlleva consecuencias físicas y emocionales que perduran en el tiempo

Ángel Rull

Un hombre teclea en un ordenador portátil. 

Un hombre teclea en un ordenador portátil. 

Ser emprendedor implica recurrir a habilidades de optimismo y motivación constante. Se cree en la idea que se está trabajando y en la propia marca personal. Conlleva al éxito, aunque suponga un trabajo duro, especialmente en el inicio. Sin embargo, este mismo trabajo duro es el que hace que los niveles de energía oscilen, pudiendo llegar a entrar en el fenómeno 'burnout', estar quemado, algo muy común en el mundo de la empresa. Esto repercute no solo en la persona, sino que llega a sentir emociones negativas por su propio trabajo. Acaban pensando que no pueden continuar con el negocio.

El 'síndrome de burnout' va apareciendo con el paso del tiempo al realizar tareas durante un tiempo muy elevado acompañadas de baja estimulación. En un primer momento parece que solo necesitamos vacaciones, pero lo que sentimos no cesa tras los periodos de vacaciones. Identificar los síntomas y saber cómo pararlo nos puede ayudar a continuar como emprendedores al frente de nuestro propio negocio.

Síntomas

El 'síndrome de burnout' es uno de los grandes peligros de los trabajadores, lo cual empeora si quien lo sufre es emprendedor y está al frente de la empresa. Afecta en diferentes áreas y causa desmotivación, falta de reconocimiento personal y una bajada drástica de la productividad.

Si encontramos las señales del agotamiento, sabremos cómo empezar a combatirlo:

  • Agotamiento a nivel físico y mental.
  • Irritabilidad y malhumor, asociado al puesto y a los compañeros o empleados.
  • Falta de motivación.
  • Desilusión por el negocio.
  • Sensación de desconexión.
  • Baja autoestima.
  • Alteraciones en el sueño y la alimentación.
  • Estado de nerviosismo.

Evita el 'burnout'

Si eres emprendedor, el 'síndrome de burnout' también puede afectarte con los mismos síntomas que en cualquier trabajador. Sin embargo, la forma de evitarlo tendrá que ajustarse a tus necesidades y responsabilidades.

A través de los siguientes trucos podrás empezar a manejarlo sin que haya consecuencias para ti o para tu empresa:

1. Aislamiento

En los malos momentos, tendemos al aislamiento. Sin embargo, lo que puede parecer una necesidad de estar solos se acaba convirtiendo en una sensación de incomprensión y de vacío. Es conveniente contar con el apoyo de nuestro círculo íntimo, donde podamos expresar lo que nos pasa en un entorno de seguridad.

2. Relajación

Las técnicas de relajación son indispensables para poder calmar el cuerpo y la mente. El yoga o la meditación pueden ayudarnos practicándolo de forma regular. Pero en momentos puntuales podemos recurrir también a la respiración diafragmática.

3. Sé realista

Ser emprendedor conlleva no tener siempre el mismo entusiasmo en el negocio. Por ello, debemos ajustar nuestras expectativas, luchar por aquellas cosas que podemos cambiar y aceptar lo inevitable. Si luchamos cuando no hay una salida real o algo que de verdad merezca la pena, estaremos gastando la energía.

4. Metas

Es indispensable que el negocio tenga marcadas una serie de metas, las cuales deberán ser evaluadas de forma periódicas, ver si se han cumplido y trazar nuevos planes de acción. Esta forma nos ayuda a evaluar el rendimiento pero también eleva la motivación.

5. Delegar

Siempre que sea posible, intenta delegar. El exceso de tareas y responsabilidades predispone de forma rápida al 'burnout'. Es conveniente tener trabajadores en los que poder confiar. Y eso también implica perder la necesidad de control.

6. Marca límites

Debemos saber dónde están nuestros límites, lo cual no es un acto egoísta sino necesario. Debemos saber hasta qué horas debemos trabajar, qué días o qué partes de nuestra vida personal no podemos desatender.

La mayoría de los emprendedores sufren en algún momento el 'burnout' debido a una mala gestión del tiempo y un exceso de responsabilidades. Esto no implica que el emprendimiento sea un mal camino sino que debemos conocer los síntomas que pueden llegar a aparecer para que podamos cambiar de perspectiva y nuestra forma de trabajar.

Ángel Rull, psicólogo.