Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Meditación: el crecimiento que surge desde la calma

La meditación se va integrando en la práctica psicológica como tratamiento del estrés

Ángel Rull

 Mujer haciendo yoga en la naturaleza.

 Mujer haciendo yoga en la naturaleza. / RAFA ALCAIDE/EFE

La sociedad vive una de las mayores epidemias de estrés de la historia. Datos actuales reflejan que casi el 18% de la población española sufre algún tipo de trastorno de ansiedad. Es una de las causas más frecuentes a la hora de buscar ayuda médica o psicológica y quien la sufre tiene dificultades para desprenderse de ella. De hecho, como se puede ver en terapia, existe una reactividad al estrés que se puede alargar toda la vida, aunque no exista malestar clínicamente significativo.

Independientemente de la terapia farmacológica que existe hoy en día contra la ansiedad, hay numerosas técnicas que ayudan a rebajar los niveles medios de estrés y a hacer que lo que se considera un problema grave de ansiedad pase a ser simplemente un rasgo que permite a la persona hacer una vida normal. En este contexto aparece la meditación, una técnica milenaria que se va integrando poco a poco en occidente, con grandes resultados y diferentes formas de realización, adaptado a cada persona y a sus necesidades. Lejos del conocido silencio y el pensamiento vacío, hay diversas formas de meditar que nos ayudan a alcanzar un mayor bienestar.

Beneficios de meditar

La meditación es una práctica extensa, con una relativa sencillez, que puede practicarse sin ningún tipo de instrumental y casi en cualquier sitio. Nos ayuda a calmar la mente e inducir sensaciones estables de bienestar, más allá del momento exacto en el que lo estamos practicando.

El número de estudios científicos que giran en torno a la meditación ha aumentado en los últimos años, con el fin de demostrar las virtudes de las que siempre se ha hablado pero que no tenían una investigación empírica detrás. A través de estos estudios hemos podido ver numerosos beneficios:

1. Incremento de la felicidad media percibida. Casi la totalidad de los participantes de un estudio, después de su práctica, puntuaron en alta felicidad.

2. Reduce la ansiedad. Es lo que más se busca en los estudios. De hecho, como se ha podido comprobar, logra reducirla y se mantiene baja con el tiempo.

3. También se ha observado que combate el estrés, con numerosas investigaciones que así lo demuestran.

4. Aumento de la creatividad. Generamos un mejor y mayor número de ideas, según un estudio realizado hace unos años.

Meditar y actuar

Una de las preguntas más típicas cuando nos decidimos a probar la meditación es por dónde empezar. Buscamos vídeos o manuales que nos enseñan técnicas básicas, sin un valor añadido, por lo que podemos llegar a desistir en el camino. En este sentido, lo ideal es encontrar referencias que nos expliquen su importancia y sus beneficios y cómo llegar a integrarlo de forma sencilla en nuestra vida, para interiorizarlo y que podamos usarlo a lo largo de los años. Por ejemplo, Youki Vattier ha creado "Meditar y actuar" (Errata Naturae, 2018), un libro de descubrimiento propio y externo en el que podemos volver a nuestra esencia y descubrir en qué se basa el crecimiento desde la meditación.

La filosofía de la meditación se basa en retornar a nosotros mismos, a través de la respiración y el silencio, de una forma consciente, con la atención plena. Esto que nos encontramos, el estar aquí y ahora, es uno de los mayores antídotos contra la depresión y la ansiedad, ya que nos centramos únicamente en el presente. Mientras que la visión anclada del pasado nos generaría tristeza, la anticipación del futuro nos provocaría estrés. Sin embargo, la calma radica en quedarnos en el punto exacto en el que estamos viviendo.

Como la esencia es sencilla, debemos buscar una forma fácil de poder ir a ella, como con la meditación. Un grupo de técnicas sin grandes florituras que nos ayudan a calmar la mente y vernos "reconectados con nosotros mismos, sintiendo poco a poco la presencia luminosa de nuestro camino", tal y como dice Vattier en su libro.

Ángel Rull, psicólogo.