Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Cinco señales que indican que debes terminar una amistad

Las relaciones tóxicas reducen significativa el nivel de autoestima de una persona

Ángel Rull

Un grupo de niños uniendo sus manos.

Un grupo de niños uniendo sus manos. / RICARD CUGAT

La amistad es una de las fuentes imprescindibles de bienestar de una persona. Suman momentos de felicidad en condiciones óptimas, propician la felicidad y son un apoyo importante cuando estamos atravesando malos momentos. Sin embargo, las personas que nos rodean no siempre nos aportan sentimientos positivos. Aunque una amistad pase por diversas fases, especialmente cuando el otro se encuentra en un momento delicado, hay que saber distinguir cuando alguien se ha convertido en foco de toxicidad para nosotros. Es en esos momentos donde debemos valorar qué hacer con la amistad.

En ocasiones, hablar con el otro y saber ponerle límites hará que la situación cambie de rumbo y podamos tener una amistad sana. Pero, otras veces, hay señales inequívocas de que nuestro amigo no nos conviene y debemos poner punto y final.

Amigos tóxicos

Las personas tóxicas no son aconsejables psicológica y emocionalmente para nadie. Restan energía, desgatan nuestras fuerzas y van minando la autoestima. Esa parte común nos afecta directamente, independientemente de la intencionalidad del otro. Pero no todos se comportan de la misma forma y podemos distinguir diferentes rasgos en función del tipo de persona.

¿Qué amigos tóxicos podemos encontrarnos en nuestra vida?

  • ­La queja continua: es una persona que, pase lo que pase, nunca va a estar conforme con nada, desde el trabajo que tenga hasta la comida que le sirvan en el restaurante. Además, también va a sacar la parte negativa a todo lo que a ti te pase y siempre se va a quejar de tu comportamiento.
  • El negativismo: todo está mal siempre y nada podrá funcionar. Anticipa siempre el futuro de la peor forma posible.
  • Crítica constante: critica toda tu vida; lo que te pones, cómo eres o la pareja que tienes. Tu vida es peor que la suya.
  • Utilitarismo: te usa de todas las formas inimaginables, desde ir de compras o para descargar cuando ha tenido un mal día. Y te hace pagar muy duro cuando no estás disponible.

Señales del fin

Cuando sientes que no hay conexión o la otra persona te aporta más situaciones negativas que positivas, tal vez debamos replantearnos si ha llegado el momento de poner fin a una amistad. Esta situación que, a priori, puede parecernos egoísta es realmente un acto necesario que acabará beneficiando a ambas partes. Debemos tener claras qué señales nos indican que ha llegado el momento de dejar de luchar por algo que nos está perjudicando a nivel emocional.

¿Qué señales nos indican que debemos terminan una amistad?

1. Relación unidireccional

En la relación, hay una persona que suele aportar en mayor medida que el otro, de forma totalmente descompensada. No se trata de un acto de pasividad, sino de egoísmo. Esto significa que el tiempo, la atención o lo material van únicamente en un sentido.

2. Control y manipulación

Todo tiene que hacerse de la forma que el otro quiere. Escoge las películas en el cine, los destinos para los viajes o el tipo de personas con las que os relacionáis. Si no se hace de esa forma, te manipulará y generará culpabilidad. Necesita sentir que tiene poder y control.

3. Envidia

No suele encontrase cómodo cuando estáis con terceras personas, especialmente si son partes significativas de tu vida. Buscará aspectos negativos y dejará claro que te están haciendo daño. Puede enmascararse alegando que mereces algo mejor, pero realmente quiere decirte que te centres en él mismo. Crea un círculo tóxico de exclusividad.

4. Falta de confianza

Aparecen mentiras y situaciones donde se muestra claramente que no hay transparencia. Se debe muchas veces a sus intentos de llamar la atención y de manipularte. Sabes que algo raro ocurre y no siempre te encajan las historias que cuenta.

5. Calidad del tiempo

El tiempo a su lado no suele ser de calidad. Hay tensión, no sabes qué cosas contarle por miedo a que las critique y empiezas a mentir y a inventar excusas para no estar con esa persona. Te sientes agotado y tienes sensación de pérdida de tiempo, pero también aparece la culpa si no quedáis.

Los amigos deben sacar la mejor versión de nosotros mismos, nos deben apoyar y reconfortar y compartir intereses con nosotros. Aunque no todas las relaciones deben ser igual de profundas ni basarse en los mismos aspectos positivos, sí debemos tener en cuenta todo lo negativo que pueda estar haciendo que nos sintamos infelices. La culpa o la baja autoestima son consecuencias directas de relaciones tóxicas que debemos eliminar.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología