Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Cómo destacar en mi trabajo: 7 formas de lograrlo

La competitividad laboral conduce a la necesidad de destacar mediante nuestras habilidades y fortalezas

Ángel Rull

Candidatos en una entrevista de trabajo.

Candidatos en una entrevista de trabajo. / 123RF

Después de un tiempo trabajando en la misma empresa, sentimos la necesidad de crecer y avanzar dentro de la compañía. Queremos impulsar nuestra carrera profesional, llamar la atención de nuestros superiores y que apuesten por nosotros. Sabemos que contamos con unas cualidades que nos hacen destacar, pero no siempre sabemos cómo sacarnos partido.

Poner el foco en uno mismo y aumentar el rendimiento, son dos requisitos imprescindibles para despuntar. Destacar es cuestión de alinear lo que ya tenemos con nuevas herramientas que nos permitan llegar al puesto que queremos. Aumentaremos nuestra ambición y crearemos un plan de acción para lograr los objetivos.

Crece en la empresa

Cada empresa tiene su propia estructura y su forma de trabajar. Unas relaciones con los compañeros o con los jefes determinadas, unas motivaciones y unos valores peculiares. No obstante, basándonos en 7 pasos, podremos destacar en cualquier trabajo y lograr desarrollarnos profesionalmente.

¿Qué puedo hacer para sobresalir por encima de mis compañeros? ¿Cómo potencio mis fortalezas para que se fijen en mí?

1. No compitas

El foco excesivo en los compañeros es muy peligroso. Caemos en la trampa de la imitación. Tratamos de hacer algo similar a lo que hace el resto y nos queda como una copia mal ejecutada. Debemos dejar de mirar al resto. No importa lo que ellos hagan o dejen de hacer. Pon el foco siempre en ti mismo.

2. Puntualidad

La puntualidad es una de las señales principales de que estamos mostrando interés en lo que hacemos, independientemente de si se trata de llegar al trabajo por la mañana o a la reunión con los amigos el sábado. La impuntualidad no nos dejará en buen lugar. Sé disciplinado en este aspecto. Y esta puntualidad también implica no mirar el reloj constantemente cuando sea la hora de salir.

3. Pon límites

Sé claro, conciso y sincero. Los jefes ya están acostumbrados a que todos mientas y cumplan aquello que quieren. Al final hace que te sientas poco válido y despersonalizado. Procura establecer de forma clara tus límites. Di no cuando haya que hacerlo, aunque seas tú la voz discordante.

4. Escucha las críticas

El jefe no siempre nos va a criticar para desahogarse. Las críticas pueden ser muy constructivas y nos pueden ayudar a crecer notablemente. Escúchalas de forma abierta y escoge los detalles útiles que te sirvan para avanzar.

5. No te calles en las reuniones

Las reuniones son encuentros útiles donde se puede sacar mucho partido al trabajo que estamos haciendo. Van a valorar siempre tu opinión y tu punto de vista. Es útil, incluso cuando es una idea demasiado novedosa. Esta forma diferente de pensar, desde la sinceridad, es una de las cosas que más va a hacerte destacar.

6. Sigue siendo tu jefe

En muchas ocasiones, las decisiones que toman nuestros superiores no son las correctas. Hay que saber diferenciar cuando debemos convencerles de que se equivocan y cuando debemos callarnos y hacer lo que nos han pedido. No luches contra ello. Acéptalo y ponte manos a la obra.

7. Preocúpate por la empresa

Cuando evaluamos qué cosas podrían mejorar en la empresa y hacemos que el rendimiento o los beneficios aumenten, nuestros jefes ven el interés que tenemos en el negocio. Esto no implica que haya un beneficio directo para nosotros, pero sí para ellos, que son los que van a tomar la decisión de mantenerte en tu puesto o ascenderte.

Nuestras ganas de crecer y nuestras altas expectativas deben ir alineadas con la motivación que tenemos para el cambio y las habilidades que demostramos. Gana en seguridad, cambia pequeñas rutinas laborales y decídete a destacar por encima de los demás. Eso que haces es lo que tus jefes necesitan.

Ángel Rull, psicólogo.