Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Diario de gratitud: cómo reducir la tristeza y ganar felicidad

Problemas como la depresión o la baja autoestima pueden solucionarse basándonos en la gratitud

Ángel Rull

Viajes & ocio.

Viajes & ocio.

Llevar un diario emocional es una de las mejores formas de estabilizar nuestros estados mentales y emocionales. Nos lleva a la serenidad y la claridad. Estos diarios son usados desde los procesos de psicoterapia para ayudar a la persona a ganar habilidades que le hagan adaptarse mejor y poder alcanzar el bienestar. Su uso se amplía no solo a problemas de gestión emocional, sino que han visto su eficacia en depresión, ansiedad o baja autoestima.

La gratitud, unas de las fortalezas personales que señala la Psicología Positiva, tiene un efecto directo sobre nuestro estado de ánimo y la visión que tenemos sobre el futuro, sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Si se analiza y potencia pueden no solo aliviarse diversos síntomas de enfermedad mental, sino que se mejora sustancialmente la felicidad percibida.

Gratitud

La gratitud es la habilidad que tiene el ser humano de centrarse en lo que ya tienen y no en lo que les falta. Esto genera que quiten el foco de la carencia y lo redirijan hacia aquello que está presente en su vida, lo cual es fruto de su bienestar real y actual.

La acción de agradecer, más allá del mero acto verbal, es una conducta prosocial que favorece las emociones positivas, nos ayuda a resolver mejor los conflictos y nos hace ser más asertivos. Su ausencia genera apatía y depresión. Empuja a la visión catastrófica de nosotros y todo lo que nos rodea. Partiría del me falta y por tanto no soy feliz.

La gratitud, el esto tengo y esto me genera felicidad, hace que nuestro cerebro focalice en lo positivo, ayudándonos en la autoestima, la tristeza y los síntomas de estrés y ansiedad. Es una actitud de vida que nos predispone a ver con optimismo.

Diario de gratitud

El diario de gratitud es una herramienta que nos ayuda a ser consciente de todas aquellas cosas buenas que tenemos y que solemos dar por sentadas. Nos lleva al aspecto positivo y a dejar de focalizar en fallos u obstáculos. De esta forma, seremos capaces de alejarnos del victimismo y tomar responsabilidad sobre nosotros mismos.

Cultivar la gratitud nos lleva a fortalecer la autoestima, estimular la resiliencia o ganar en felicidad mientras dejamos atrás tristeza, apatía o fatiga. Para ello, es tan fácil como ir anotando diariamente partes de nuestra vida que nos conforman y por las que nos podemos sentir agradecido. Pero ¿qué es lo que debemos escribir exactamente?

  • Habilidades o cualidades personales que te ayuden en tu día a día, tanto en el trabajo, como con la familia o con las relaciones.
  • Personas significativas de tu vida, tanto los que están presentes como los que se han ido. También puedes agradecer las enseñanzas de aquellos que creas que son negativos.
  • Experiencias vividas, como viajes, que te han hecho feliz.
  • Aspectos materiales, como la casa o el coche, pero también algo más pequeño, como el reloj que llevas.

Para llevar a cabo el diario de gratitud, cada mañana al levantarte, escribe 10 cosas por las que te sientas agradecido. Para ello, usa siempre la misma estructura en la que menciones lo que agradeces y el motivo. Hacerlo durante un mes hará cambiar la percepción que tienes  sobre tu vida y sobre todo aquello que tienes.

La gratitud es la llave que nos dará el optimismo y el bienestar, haciendo que seamos capaces de dejar atrás emociones negativas como la culpa, la tristeza o el resentimiento. Nos devuelve a nosotros mismos y a todas aquellas cosas de nuestra vida que son capaces de sumarnos felicidad, independientemente de nuestras posesiones o nuestro estado actual.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología