Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Controla la ansiedad y evita los atracones navideños

Los problemas emocionales orientados a la comida se agudizan si existen malas relaciones familiares

Ángel Rull

Una mujer observa unos dulces. 

Una mujer observa unos dulces.  / 123RF

La ansiedad es una activación física y mental que se produce cuando hay circunstancias tanto propias como externas que no estamos controlando. Nos sentimos desbordados y decidimos canalizar la frustración y buscar ese apoyo en elementos como la comida, creando una mala relación con la alimentación que puede perpetuarse, aunque haya momentos donde parezca controlada.

Las fiestas navideñas suponen para muchas personas una fuente de estrés y tensión que hace que pierdan el control y coman en exceso. Pero también estos atracones son debidos a situaciones de ansiedad presentes durante todo el año y que, en estas fechas, al girar todas las celebraciones alrededor de la mesa, se llegan a descontrolar. Conocerlo y poder evitarlo es, entonces, primordial.

Ansiedad y comida

La comida supone uno de los elementos imprescindibles en nuestra vida. Ya no por un factor de supervivencia, sino también cultural. Nuestras celebraciones o cualquier cita y reunión se realizan en mayor o menor medida, en torno a la alimentación. Es aquí donde si ya existen problemas relacionados con la alimentación, la persona siente un alto nivel de malestar y acaba necesitando ayuda.

Los factores que nos llevan a tener una mala relación con la alimentación basada en la ansiedad son los siguientes:

  • Problemas de confianza y autoestima.
  • Niveles elevados de estrés, a nivel profesional y/o familiar.
  • Mala adaptación social o problemas en las relaciones con los demás.
  • Insatisfacción con el trabajo, la pareja o uno mismo.
  • Educación tóxica respecto al cuerpo y la alimentación.

Atracones navideños

Cuando no sabemos gestionar emocionalmente los problemas, nuestro cuerpo busca una forma de descargar la tensión, que acaba produciendo un círculo vicioso. En esta ocasión, esa relación gira sobre la comida y todos los aspectos relacionados con ella. Por eso, las navidades suponen un peligro para aquellos donde hay atracones y hambre emocional. Pero, además, también puede producirse en aquellos que llevan todo el año controlando lo que comen porque se encuentran haciendo una dieta.

Para poder controlar la forma de comer y las cantidades, podemos seguir los siguientes consejos, evitando así los atracones:

1. No te saltes comidas

Creemos que saltarnos comidas a lo largo del día, antes del evento, o incluso después, es la mejor forma de compensar los excesos. Sin embargo, acaba aumentando el hambre y propiciando que el exceso sea mayor y con tendencia a los alimentos menos sanos. Para evitarlo, procura comer a lo largo de todo el día, al menos cuatro veces. Además, si han pasado muchas horas desde la última vez que comiste, intenta tomar un tentempié antes de la cena o la comida navideña.

2. La cantidad es importante

Salvo que estemos llevando una dieta y comamos solo de un determinado tipo de alimentos, debemos procurar comer de todos los alimentos disponibles en pequeñas cantidades. Tenemos una tendencia a quedar muy saciados con los aperitivos y cuando llegan los demás platos, aunque nos encontremos llenos, seguimos comiendo. Para evitar come cantidades reducidas de todo.

3. Hidrátate

Ya no solo porque ayudará a digerir mejor los alimentos, sino que también acabará repercutiendo en la sensación de saciedad y llenado. Es especialmente importante si también hay alcohol.

4. Come despacio

Si comemos a un ritmo elevado, no disfrutaremos los alimentos, no identificaremos bien las señales del cuerpo y acabaremos comiendo en exceso. La clave está en comer despacio. Para ello céntrate en las conversaciones, en hablar y escuchar, e ir soltando con frecuencia los cubiertos.

5. El deporte antes

Cuando hay un exceso, queremos compensando quemando las calorías ya ingeridas. Sin embargo, una mejor idea es practicar el deporte antes de ese exceso. A través de los procesos hormonales de nuestro cuerpo, podremos regular mejor ese estrés y encontrarnos de mejor humor.

Las navidades son una época de celebración y reunión con los amigos y la familia. Sin embargo, se puede volver negativo cuando tenemos una tendencia a los excesos y los atracones. Con los consejos anteriores podremos controlarlo y disfrutar de forma plena.

Ángel Rull, psicólogo.