Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Trastorno Obsesivo Compulsivo: estas son algunas de sus curiosidades

El Trastorno Obsesivo Compulsivo alcanza todas las áreas de la vida de una persona y se ve afectado por episodios de estrés

Ángel Rull

Persona con Trastorno Obsesivo-Compulsivo colocando lápices y chinchetas.

Persona con Trastorno Obsesivo-Compulsivo colocando lápices y chinchetas. / 123RF

El Trastorno Obsesivo Compulsivo se caracteriza por la presencia de compulsiones y obsesiones que llegan a producir un elevado malestar, incapacitando la vida cotidiana y el desarrollo de cualquier actividad normal.

Aunque es complicado estimar qué porcentaje real de la población lo sufre, ya que solo en su variante más grave buscan ayuda, se estima que un 2% lo padecen, tanto en hombres como en mujeres.

Este tipo de trastorno es conocido gracias a películas o series de televisión, o incluso famosos que lo viven, pero enmascara una realidad con ciertas peculiaridades desconocidas.

Características

Lo que caracteriza principalmente a este trastorno y lo que le da nombre son las obsesiones y compulsiones que alteran notablemente la vida de quien lo padece. Interfiere en el día a día y acarrea graves consecuencias sobre las relaciones.

Las dos características que definirían esta enfermedad serían:

1. Presencia de pensamientos obsesivos

Son pensamientos intrusivos que se repiten de forma constante y persistente, sin que la persona pueda ejercer ningún control sobre ellos. Para evitarlo se realizan ciertos rituales, con la creencia de que así desaparecerán. Aparece la limpieza, la acumulación de objetos o la obsesión con algún aspecto físico.

2. Compulsiones

Desencadenado por el pensamiento obsesivo, la persona siente la necesidad de realizar algún acto, tanto a nivel mental como físico, para rebajar esa idea.

Famosos con TOC

Pensamientos recurrentes y constantes desórdenes con ansiedad hacen de este trastorno algo con lo que convivir pero que dificulta las relaciones o el desarrollo del trabajo.

Son muchos los famosos que han contado que lo padecen, entre los que podemos encontrar:

  • David Beckham.
  • Leonardo DiCaprio.
  • Roberto Carlos.
  • Ludwig Van Beethoven.
  • Charles Dickens.
  • Cameron Díaz.
  • Donald Trump.
  • Jennifer Aniston.
  • Justin Timberlake.
  • Charlize Teron.
  • Megan Fox.
  • Jennifer Love Hewitt.

Curiosidades

Las obsesiones y repeticiones que definen el trastorno son solo uno de los pocos rasgos definitorios. Aparecen una serie de características poco conocidas que lo definen y que también limitan la vida de la persona.

Podemos encontrar varios datos desconocidos sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo:

1. Es un trastorno de ansiedad

La creencia normal es considerar esta enfermedad como independiente. Pero realmente se encuentra dentro de los trastornos de ansiedad. Por eso, suele empeorar cuando la persona pasa por épocas de mucho estrés y parece disminuir cuando se encuentran estables.

2. No tiene causa

No existe un consenso sobre qué es lo que determina padecer o no la enfermedad. Aunque se puede observar a menudo entre familiares, no parece claro que sea debido a un aprendizaje o la imitación. La teoría más plausible es que es una alteración de una parte del cerebro.

3. Existen varios tipos

No todas las personas que lo sufren repiten los mismos pensamientos o compulsiones. Por eso muchas veces es complicado que quien lo vive acuda a terapia, ya que sus rasgos no parecen coincidir con la concepción habitual. Se pueden encontrar fijaciones con el perfeccionismo, la limpieza, la violencia o lo sexual.

4. No siempre hay rituales

A veces, el trastorno aparece únicamente ligado al ámbito mental: pensamientos obsesivos y otro tipo de pensamientos destinados a reducir la ansiedad. Pero se queda en el ámbito cognitivo. Aunque pueda parecer menos visible, la persona lo sufre enormemente.

5. Acompañado de enfermedades

No siempre aparece aislado, sino que ciertas enfermedades parecen también detonarlo, como la depresión o trastornos de la alimentación.

Quien sufre Trastorno Obsesivo Compulsivo suele sentir culpa y vergüenza, pero se ve incapaz de buscar ayuda, especialmente por el estigma relacionado con la salud mental. Ciertas series o películas han contribuido a su normalización, pero siempre desde el humor, creando cierto desconocimiento con unos rasgos que la enfermedad también conlleva. Una enfermedad que afecta a famosos y no famosos, pero que interfiere con el bienestar y la vida cotidiana.

Ángel Rull, psicólogo.