Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Desarrolla y potencia tu creatividad con estas 4 técnicas

La creatividad es una de las habilidades más demandadas en el entorno educativo y laboral

Ángel Rull

Megan Fontanella, comisaria de la exposición, ante el cuadro de Picasso La mujer del pelo amarillo, en el Guggenheim de Bilbao

Megan Fontanella, comisaria de la exposición, ante el cuadro de Picasso La mujer del pelo amarillo, en el Guggenheim de Bilbao / EFE / LUIS TEJIDO

La creatividad es una de las mayores características del ser humano. Influye en el arte, en la arquitectura, la tecnología, las redes sociales y cualquier cosa que nos haya hecho avanzar como especie. Por eso, en las empresas y en el entorno educacional está cada vez más demandada en los trabajadores. Una habilidad innata pero que no siempre está potenciada, especialmente en la edad adulta.

Existen muchos factores que nos van bloqueando y apagando la creatividad, algo muy desarrollado cuando somos niños. Por eso, contar con estrategias que nos permitan volver a hacerla presente nos permitirá aumentar también en bienestar y contar con un recurso más necesario de lo que creemos.

Bloqueos creativos

En la infancia, la creatividad se encuentra en su punto más álgido. Baja censura y tiempo para jugar nos permiten tener una habilidad que con el paso de los años se va apagando. Son varias las causas, no siempre a nivel cognitivo, sino que factores educacionales y culturales tienen mucho que ver.

¿Qué factores causan que la creatividad esté bloqueada?

  • Falta de tiempo.
  • Estrés.
  • Exceso de trabajo, especialmente si son tareas muy automáticas.
  • Baja motivación.
  • Miedo a la crítica.
  • Frustración.
  • Falta de seguridad y confianza.
  • Necesidad de comparación con el trabajo de los demás.

Crece en creatividad

Nuestra sociedad va moldeando un cerebro más racional y menos emocional. Una censura que coarta la libertad de expresión y que tiene repercusiones directas sobre nuestra creatividad. Vamos desarrollando esquemas cerrados sin lugar para el pensamiento lateral. Sin embargo, esta habilidad que se bloquea es la que después se requiere en muchos puestos y en diferentes áreas de nuestra vida, encontrándonos sin la forma de potenciarla.

A través de las siguientes cuatro técnicas podrás volver a desarrollar tu creatividad:

1. Cambia el orden

Estamos acostumbrados a seguir patrones fijos, un mismo orden para hacer determinadas tareas cotidianas. Con el tiempo se convierte en manía y no deja espacio a la improvisación. Para combatirlo, la mejor forma es alterar el orden de todas aquellas rutinas diarias, desde el aseo hasta la forma de ir al trabajo.

Cambia los pasos, rompe con el orden de hacer las actividades laborales y crea alternativas más efectivas. De esta forma estimularás diferentes ideas que te harán cambiar la perspectiva tradicional que tenías ya asociada.

2. Altera tu pensamiento

El objetivo es dedicar cada día algo de tiempo a modificar la forma de proceder con determinadas tareas, no en el orden sino en los recursos que empleamos para ello. Para llevarlo a cabo, basta con utilizar diferentes utensilios a los cotidiano. Escribir en papel, cocinar con otros ingredientes o usar una presentación alternativa para la reunión de trabajo.

3. Siempre desde lejos

Tomar distancia, en el espacio y en el tiempo, nos permite aumentar el foco creativo respecto a una determinada situación. Este proceso se utiliza no solo con esta habilidad sino también para rebajar tensión emocional.

La forma de usar esta estrategia es imaginar que aquello que debes resolver no te está ocurriendo a ti, sino a un amigo, y que se debe resolver dentro de un año, no en este mismo instante. Al desvincularte así emocionalmente, te sentirás más libre para que surjan alternativas, en mayor cantidad y calidad.

4. Fluye

Cuando nos encontramos haciendo tareas que no nos gustan, nuestro cerebro se encuentra bloqueado y se activa más la parte racional. Para poder acercarnos también a lo creativo debemos encontrar otras actividades que nos hagan fluir. Deben ser actividades en las que estemos concentrados y pasen las horas sin que nos enteremos. Mientras que para algunos es escribir, para otros es cocinar o bailar. Por eso, busca aquello que más te llene y dedica dos horas a la semana para hacerlo.

La creatividad es una parte innata, bloqueada a medida que nos hacemos adultos, pero, paradójicamente, muy demandada por jefes y profesores. Por eso, encontrar estrategias que nos ayuden a desarrollarla no solo tendrá implicaciones positivas a nivel laboral, sino también en un plano social y personal.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología Arte