Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Diario emocional: la mejor técnica para conocer y entender tus emociones

La sociedad actual se apoya más en la razón que en las emociones, creando un desajuste en las relaciones

Ángel Rull

Diario emocional: la mejor técnica para conocer y entender tus emociones

HELENA ENCINAS

Conocer y gestionar nuestras emociones es una de las formas de ganar en bienestar y conseguir llevar unas relaciones más plenas. Nos permite estar bien con nosotros mismos, ganar en autoconocimiento y asentar las bases para una autoestima fuerte. Esto repercute positivamente en la forma que tenemos de relacionarnos con los compañeros de trabajo, la pareja o la familia.

Los psicólogos observan una tendencia a la desconexión emocional. Una interacción basada en la razón y con poco espacio para expresar lo que sentimos. Se debe, principalmente, a que la sociedad tacha algunas conductas emocionales como débiles. Para poder revertirlo, una de las técnicas más usadas es el diario emocional.

Diario emocional

El diario emocional nos permite registrar todas aquellas situaciones que nos hayan provocado un cambio en nuestro estado emocional, independientemente del tamaño de ese cambio y de si ha sido positivo o negativo. Una herramienta usada desde el modelo de Inteligencia Emocional y que nos ayuda a obtener conocimiento sobre nosotros mismos, nuestras emociones y de cómo podríamos gestionarlas mejor.

Además, tiene un efecto sobre el diálogo interno, todo aquello que nos decimos a lo largo del día. Una forma de hablarnos a nosotros mismos que no suele ser beneficiosa pero que a través del diario podemos observar y, por tanto, cambiar.

El diario emocional es usado en terapia psicológica por el poder que tiene para hacernos conscientes todas las emociones que cada día sentimos pero que no siempre nos paramos a observar y comprender.

¿Qué ventajas nos aporta?

  • Mejora en la resolución de problemas.
  • Conocimiento de las emociones.
  • Mejora en la gestión de las emociones.
  • Aumento de la seguridad y la confianza.
  • Mejora de la autoestima.
  • Reducción del estrés, la ansiedad y el miedo.
  • Creación de un espacio seguro para expresar lo que sentimos.

Escribe un diario emocional

A través de un cuaderno o un registro en el móvil podremos ir avanzando en las etapas de nuestro conocimiento emocional. Nos permitirá entendernos y encontrar qué elementos de nuestra vida nos hacen sentir determinadas cosas. Una técnica que tiene efectos inmediatos y que nos vuelve a conectar con nosotros mismos.

¿Cómo puedo escribir un diario emocional?

1. Encuentra un cuaderno o una app en el móvil con la que te sientas cómodo. Tiene que ser de un tamaño que te permita llevarla de viaje y con la que puedas registrar todo aquello que necesitas.

2. Cada noche, no necesariamente antes de dormir, debes hacer un balance de cómo ha ido el día, haciendo hincapié en buscar aquello que ha generado una alteración en tus emociones positivas y negativas. Para ello, debes seguir un orden cronológico.

3. Registra las emociones a través de una cuadrícula con columnas y filas. En la primera columna pondrás la situación que ha desencadenado todo, en la segunda la emoción, en la tercera tu respuesta, y en la cuarta las consecuencias directas.

4. Por último, una vez que hayas hecho el registro completo del día, debes repasar una a una si las consecuencias de tu respuesta fueron positivas o si podría haberse mejorado. De ser así, debes generar una quinta columna con la respuesta alternativa que podrías haber dado.

Sentir las emociones es la parte inamovible. Surgen por una asociación y tienen una función: nos avisan de nuestras necesidades. Pero la respuesta que a veces damos a esa emoción es la que suele ser desadaptativa. Por eso, en el diario emocional, registramos y observamos la emoción, pero solo modificamos la respuesta.

El diario emocional es una expresión de aquello que sentimos a lo largo del día, y también una forma de formular mejores respuestas a las que estamos acostumbrados y que nos hacen tener malos resultados, especialmente en la interacción con otras personas.

Ángel Rull, psicólogo.