Ir a contenido

PSICOLOGÍA

5 formas de ser más feliz y prevenir la depresión

Prevenir la depresión y aumentar nuestra felicidad reduce sustancialmente un futuro trastorno

Ángel Rull

Marisa Tomei y Hugh Grant, en una escena de la película ’¿Cómo se escribe amor?’.

Marisa Tomei y Hugh Grant, en una escena de la película ’¿Cómo se escribe amor?’.

La depresión es una de las enfermedades mentales más extendidas en nuestra sociedad. Provoca tristeza, malestar y una ruptura con toda nuestra vida. Por eso, cada vez son más las personas que reciben ayuda psicológica por ello.

Actualmente, varios enfoques, se centran en el estudio del bienestar y la prevención de la depresión. La Psicología Positiva es una de ellas. A través de diversas técnicas genera un espacio de felicidad capaz de evitar una futura depresión, o al menos, paliar sus efectos y producir una rápida recuperación.

Psicología Positiva

Esta ciencia del bienestar se centra en mejorar la calidad de vida, un enfoque puesto en las emociones positivas, la resiliencia o las fortalezas personales. Rompe con el modelo clásico psicológico centrado en la enfermedad y se dedica a aspectos relacionados con la felicidad y la prevención de enfermedades.

¿En qué puede ayudarte la Psicología Positiva?

  • Mejora en la resolución de problemas y la creatividad.
  • Aumento significativo del bienestar psicológico.
  • Conocimiento y manejo de las emociones.
  • Descubrimiento y uso de las fortalezas personales.
  • Prevención de problemas psicológicos.

Sé más feliz

A través de pequeñas rutinas se puede generar una mayor sensación subjetiva de felicidad. Esto nos ayudará en nuestro trabajo o nuestras relaciones sociales, pero también a nivel personal, ya que mejora la autoestima y el autoconocimiento.

A través de estos ejercicios podrás prevenir la depresión y ser más feliz:

1. Céntrate en el presente

Tenemos una tendencia a vivir en dos estados: o con nuestros ojos puestos en el futuro o pensando en el pasado. Mientras que el primero genera ansiedad, el segundo nos empuja a la depresión.

La forma óptima de vivir es a través del presente. Esto reducirá la activación y eliminará las emociones negativas. Técnicas como la meditación o el mindfulness tienen ejercicios científicamente demostrados que tienen un impacto directo sobre nosotros al ayudarnos a anclarnos al momento actual.

2. Acepta tus emociones

Cuando las cosas no salen como uno querría, experimentamos emociones negativas. Al hacerlo, luchamos contra ellas, con la idea de que no tienen una utilidad y que nos impiden volver a la normalidad.

Las emociones cuentan con una función biológica y social: nos ayudan a expresarnos y buscar nuestras necesidades. Antes este hecho, la mejor opción es escucharlas, entenderlas y dar el espacio necesario para su expresión.

3. Marca metas

Encontrar un propósito, estructurar una meta y ejecutar un plan es una forma de no solo saber hacia dónde vamos, sino de tener un rumbo y alcanzar un mayor bienestar. La pasividad genera una sensación de no control y acaba produciendo emociones de tristeza y enfado.

Somos capaces de buscar aquello que queremos y trazar el camino para alcanzarlo, aunque siempre desde una perspectiva realista y buscando las herramientas necesarias que nos ayuden a conseguirlo.

4. Escúchate

La rutina diaria de trabajo o el ritmo familiar nos hace desvincularnos de todas aquellas cosas que nos hacen felices, los pequeños detalles que hemos olvidado. Tener un espacio para escucharnos y buscar cada día realizar alguna de estas cosas, nos dará opción a un mejor desarrollo de emociones positivas que nos generen bienestar de forma directa.

5. Agradece

La gratitud es una de las 24 fortalezas que estudia y potencia la Psicología Positiva. Numerosos estudios han comprobado cómo no solo ayuda en el tratamiento de la depresión sino también en su prevención. Para ello crear un foco donde podamos ver todo aquello bueno que nos rodea y por lo que estamos agradecidos día a día generará mayor sensación de felicidad.

Nunca es tarde para poder cambiar nuestra actitud frente a la vida y las cosas que nos rodean. Con pequeños hábitos tendremos las claves necesarias para ser más felices en nuestro día a día. Además, seremos capaces de eliminar la a tendencia a la tristeza y prevenir un trastorno depresivo.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología