PSICOLOGÍA

Minimalismo emocional: simplifica tu vida

Cambiar nuestros esquemas mentales nos permite alcanzar el bienestar a través del desarrollo pleno

Raquetas viejas exhibidas en una pared del local.

Raquetas viejas exhibidas en una pared del local. / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Ángel Rull

El minimalismo surge en EEUU, ligado a la arquitectura y la decoración, donde el concepto central es el "menos es más". Un estilo en el que se premia la sencillez, los colores claros y la huida de los estilos sobrecargados.

Con el paso del tiempo, este concepto se ha ido ligando también a la psicología. Aunque el modo de vida centrado en el minimalismo emocional no es nuevo, sí lo es el nombre con el que ahora se conoce. Una forma de vida más práctica y simple que puede remontarse milenios atrás y que tiene un efecto directo sobre el estrés y la ansiedad.

Síntomas de estrés

Es estrés es una reacción física y emocional ante determinados eventos. Aparece cuando sentimos una sobrecarga a la que no podemos hacer frente con los recursos con los que habitualmente contamos. Este estrés surge ante hechos cotidianos, pero también ante eventos puntuales pero dramáticos.

El cuerpo humano responde activando el sistema nervioso y poniendo en funcionamiento determinadas hormonas y neurotransmisores para hacer frente a lo que está ocurriendo. Muchas veces, esta activación pasa desapercibida. Pero ¿cuáles son los síntomas que aparecen cuando estamos viviendo una situación que nos sobrepasa?

  • Irritabilidad y explosiones de ira.
  • Sensación de presión con el tiempo.
  • Desórdenes cutáneos.
  • Tristeza.
  • Alteraciones de sueño.
  • Problemas de alimentación.
  • Ataques de pánico.
  • Migrañas.
  • Problemas estomacales.

Minimalismo emocional

La filosofía sobre este estado se centra en la eliminación de todo aquello que mentalmente nos consuma tiempo y energía, con el fin de ser más prácticos, vivir en el momento presente y poder generar un mayor estado de bienestar donde es más fácil que surjan las emociones positivas.

¿Cómo podemos aplicar el minimalismo a nuestra vida emocional?

1. Calma tu mente

El ritmo de la vida diaria nos proporciona un caos mental que genera estrés y ansiedad. Pensamientos acelerados que bloquean los recursos y que consumen nuestra energía. Para combatirlo debemos buscar actividades que frenen el flujo de pensamientos, como los deportes de contacto, una actividad física intensa o la meditación.

2. Sal más

El contacto con la naturaleza nos ayuda a equilibrarnos. Por un lado, es beneficioso físicamente ya que la luz del sol tiene un impacto sobre nuestras hormonas. Y, por otro lado, nos ayuda a desconectar del trabajo o las relaciones laborales, permitiendo oxigenarnos.

3. Olvida la cantidad

El estilo de decoración minimalista busca la sencillez y la calidad frente a la cantidad. Estilos limpios y claros donde aparece la calma instantánea. Esto lo podemos generalizar a nuestro estado emocional, buscando una mejora en la calidad de las relaciones sociales o en las actividades del trabajo frente a la cantidad y la frecuencia.

4. Silencio

Tenemos la necesidad de expresar y verbalizar todo aquello que nos va ocurriendo. Esto genera conversaciones donde realmente no estamos escuchando al otro, sino que estamos esperando a que acabe su turno para intervenir y descargar todo lo que sentimos. Si bien es necesario expresar nuestras emociones, no lo es regodearnos en ellas y olvidar al otro. Por eso, buscar más momentos de silencio donde sea el otro quien hable nos hará ganar en la calidad de la relación, pero también nos sentiremos nosotros mismos mejor.

5. Modo avión

El mundo digital genera inmediatez y un estado de absoluta conexión en todo momento. Aunque tiene multitud de beneficios sobre nuestra vida, si nos mantenemos pegados al teléfono móvil tendremos una mayor sensación de estrés. Para hacerle frente, utiliza más a menudo el modo avión. Te ayudará a desconectar.

Noticias relacionadas

La limpieza mental a través del minimalismo emociona te ayudará a eliminar el bloqueo generado por el estrés y bajar la activación física. Una respiración pausada con un ritmo de pensamientos tranquilo que te ayudará poco a poco a ir generando bienestar psicológico estable y permanente en el tiempo.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas

Psicología