Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Seis pasos para ser más disciplinado tras volver de vacaciones

Con la llegada del curso, ser más disciplinado se convierte en un propósito para todos los estudiantes

Ángel Rull

Casi uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja en España.

Casi uno de cada cinco jóvenes ni estudia ni trabaja en España. / FERRAN NADEU

La autodisciplina es una de las habilidades más valoradas en la sociedad actual. Sin embargo, esta característica no es innata. Nuestros genes, nuestra cultura o la educación que nuestros padres nos dan influyen en la forma que tenemos de dominarnos a nosotros mismos y conseguir las metas.

Numerosos estudios han demostrado que esta habilidad es capaz de predecir el éxito futuro de una persona. Por eso conseguir ser más disciplinados garantizará unos mejores resultados educativos y que, además, podrá ayudarnos el resto de nuestra vida.

Sé más disciplinado

Aumentar nuestra disciplina es cuestión de constancia, pero, sobre todo, de la modificación de lo que hasta ahora no nos ha estado funcionando. Para ello, eliminar unos hábitos e introducir otros nuevos nos ayudará a mejorar el rendimiento durante el curso y crear unas rutinas que podrán servirnos en el futuro.

¿Qué pasos debo seguir para mejorar mi rendimiento y tener disciplina este año?

1. Busca pequeños y simbólicos pasos

Intentar pasar de 0 a 100 es uno de los mayores errores que podemos cometer. En la mayoría de los casos no se consigue, genera frustración y su posterior abandono. Por esta razón hay que empezar poco a poco. Elige tres pasos a implementar a diario. Da igual si alguno de ellos no está relacionado con los estudios, lo importante es que te dé una sensación de orden. Por ejemplo, hacer todos los días la cama no aumenta directamente tu rendimiento a la hora de estudiar, pero tal vez sí lo haga el ver que mantienes ese orden en tu rutina.

2. Haz una lista de motivos

En muchos casos, aquello en lo que estamos metidos, como estudiar una carrera, no es la meta en sí misma, sino que se convierte en el camino que hay que recorrer para llegar a donde queremos. Por eso, no siempre hay motivación. Debes en este punto hace una lista de 10 motivos por los que debes estudiar, sin fijarte en la importancia de esas razones. Ten la lista cerca y revísala de vez en cuando. Puedes de hecho ir añadiendo y quitando puntos a medida que pasen los meses.

3. Sin distracciones

Estudiar 8 horas seguidas sin mirar en ningún momento el móvil es totalmente imposible. Pero tampoco es aconsejable hacerlo con él al lado. Por eso, dedica un tiempo limitado a todas las distracciones, como mirar Instagram o Twitter. Ese tiempo no debe superar los 5 minutos por cada hora de estudio. De esta forma te asegurarás al menos 55 minutos de alta productividad sin distracciones.

4. Prémiate

Subdivide cada asignatura en páginas o temas a estudiar. Por cada punto superado, prémiate con algo. De hecho, también puedes extrapolarlo a los trabajos de clase o a los exámenes aprobados. Pero siempre elige el premio con antelación y nunca debes tenerlo si no has conseguido la meta que querías.

5. Paciencia y constancia

Tropezar dos veces con la misma piedra no es sinónimo directo de fracaso. La disciplina es complicada de instaurar y no siempre se obtienen al 100% los resultados que queremos. Por eso, sé indulgente contigo mismo cada vez que cometas un error ya que este no debe significar que vayamos a fallar a la hora de conseguir nuestro objetivo final.

6. Deja atrás las excusas

A la hora de ponernos a realizar las tareas diarias o semanales surgen diferentes excusas que nos ponemos a nosotros mismos para procrastinar. Estas excusas van desde el cansancio, las tareas a realizar en casa o los planes sociales. Normalmente no son motivos reales que nos impidan cumplir con nuestras obligaciones, sino que obedecen a la necesidad de dejar para otro día aquello que debemos hacer. Evalúa cada excusa y busca un motivo para rebatirla.

Ser disciplinado nos hará ganar en satisfacción vital, aumentando la sensación de que somos fieles a nuestros valores y que somos capaces de luchar por aquello que queremos. Estudiar y repasar, realizar los trabajos de clase o conseguir ir a clase con actividades a las que no siempre hacemos frente y acabamos viéndonos afectados por sus consecuencias negativas. Por eso, seguir estos 6 pasos cambiará nuestras rutinas diarias y mejorará nuestra capacidad de generar éxito.

Ángel Rull, psicólogo.