Ir a contenido

GENTE DE SARRIÀ-SANT GERVASI

Jaime Marsal: "Tendremos que buscar el trabajo fuera"

ÓSCAR HERNÁNDEZ
BARCELONA

Jaime Marsal Coll (Barcelona, 1943) ha vivido casi toda si vida en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Economista y licenciado en Derecho ha sido directivo de varias empresas hasta que llegó el momento de jubilarse. Lejos de parar, decidió fundar junto a otras personas la oenegé Voluntaris en Assesoria Empresarial (VAE), una entidad cuyo medio centenar de miembros ayudan a personas sin recursos suficientes a montar una empresa, con todo lo que eso conlleva (planes de negocio, de viabilidad, permisos, ayudas...). Marsal, que preside VAE, defiende que su oenegé ayuda tanto al directivo jubilado que ofrece asesoramiento como al aspirante a empresario que pide ayuda. Su propuesta cobra especial relevancia en tiempos de crisis.

—¿Quiénes son los miembros de Voluntaris en Assesoria Empresarial?

—Mayoritariamente somos empresarios y directivos retirados, pero también viene a ayudarnos gente en activo y algún joven en paro. El requisito es poder transmitir experiencias y tener conocimientos de gestión empresarial.

—¿Y qué hacen?

—Ofrecemos nuestra experiencia como directivos a nuevos empresarios, pymes y negocios que necesitan consolidarse. También asesoramos a entidades sin ánimo de lucro. Pero siempre es desinteresado y dirigido a aquellas personas que no pueden pagarse un asesor profesional o un gestor. Y colaboramos con programas de la Generalitat, como Reinicia, y del ayuntamiento, como Barcelona Activa.

—¿Y qué ventajas obtienen asesorando gratuitamente a los demás?

—Muchos socios somos jubilados y prejubilados con una buena trayectoria laboral. Seguimos estando vivos profesionalmente y tenemos ansias por hacer cosas. Es un sano egoísmo porque nos va bien y nuestra dedicación tiene utilidad social. Con esta actividad los voluntarios (los hay hasta de 80 años) no se aíslan y además mantienen la amistad y las relaciones que cualquiera tiene en su trabajo. Tenemos la sensación de mantener una vida profesional en la etapa no remunerada. Aunque todos nos comprometemos a dedicar de 10 a 20 horas a la semana.

—En la memoria de VAE explican el caso de una maestra que quería vender piruletas de chocolate.

—A veces la gente llega con una idea, que luego evoluciona. La emprendedora, de una familia de pasteleros, quería vender piruletas de chocolate con la imagen impresa de gegants y capgrossos de Mataró. Le preguntamos cuánto esperaba vender. De ahí surgió la idea de grabar cualquier cosa en el chocolate y trabajar para empresas, fiestas familiares, congresos y hasta la final de la Champions.

—Otra idea.

—Un directivo perdió su trabajo como responsable de logística de una empresa metalúrgica. Y ha montado la suya propia dedicada a la limpieza del interior de los autocares. Ahora no solo gana un sueldo, si no que además tiene la satisfacción de haber llevado adelante su proyecto.

—¿Los jóvenes podrían montar sus empresas y evitar el paro?

—El paro juvenil es un tema clave, pero ellos no pueden montar empresas porque no tienen experiencia. Pero ya hay cosas en marcha. Nosotros nos hemos ofrecido para darles formación y estamos trabajando en esta idea con la Administración. Es algo que nos hace mucha ilusión.

—Tienen planes para Sarrià.

—Hemos detectado una necesidad en los comercios de barrio. Muchos cierran porque no hay sucesión. Para salvarlos, necesitamos voluntarios con experiencia en tiendas, que asesoren a los dueños del pequeño comercio, muy típico en Sarrià. Y es que nuestra prioridad en VAE es ahora consolidar. Se trata de salvar lo que hay antes que promover nuevas empresas.

—¿Cómo ve la salida de la crisis? ¿Funcionará la reforma laboral?

— Aquí tengo que darle mi opinion personal, no la institucional como VAE. Será largo y difícil. ¿Tres años quizás? Hay que salvar todo lo que se pueda del estado del bienestar, pero no se deben ejercer más derechos que los que se pueden pagar. Somos más pobres. Hay que revisar nuestro nivel de vida y repartir sacrificios para evitar el drama social. ¿Cómo saldremos de ésta? Con formación, formación y formación, y luchando. Y, si es necesario, tendremos que buscar fuera el trabajo que no tenemos aquí.

0 Comentarios
cargando