la gestión de la convivencia

Unos 500 vecinos de la Zona Franca de BCN protestan por otro centro de 'menas'

La asociación de comerciantes pide "información" para evitar que cale el odio

"Los barrios de la Marina no son el culo del mundo para que nos traigan lo que no quieren", denuncia

Zona en la que confluyen las calles de la Energia y de la Mecànica, donde se produjo la agresión a unos ’menas’ hace unos meses.

Zona en la que confluyen las calles de la Energia y de la Mecànica, donde se produjo la agresión a unos ’menas’ hace unos meses. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Elisenda Colell

La Coordinadora de Vecinos y Comerciantes de los barrios de la Marina de Port y el Prat Vermell de Barcelona han convocado este lunes una concentración de protesta después de "enterarse por la prensa" de la instalación de un centro para estos menores recién llegados. "Los barrios de la Marina no son el culo del mundo de Barcelona para que nos traigan lo que no quieren en el resto de la ciudad", critican los vecinos en un comunicado en el que anunciaban la protesta, a la que finalmente han acudido unas 500 personas según cifras de la propia entidad. 

"Solo pedimos información", ha explicado el presidente de la Coordinadora de Vecinos y ComericiantesAbdo Florencio, a EL PERIÓDICO. Los vecinos están en contra del "modo" por el que se han enterado de la instalación de este centro. "Están empezando a calar ciertos rumores sobre estos chicos en el barrio", ha asegurado Florencio. Y es que en esta zona ya existe un centro de menores migrantes, algunos de los cuales fueron apaleados por unos vecinos hace unos meses.

En concreto, el centro que se prevé ubicar en la zona se dedicaría a la primera acogida de los menores migrantes que lleguen a Barcelona y tendrá una capacidad de 40 plazas, cumpliendo con las reivindicaciones que las entidades sociales llevan haciendo desde hace ya dos años. La idea es que sean identificados allí por dos policías y atendidos por cuatro educadores y así evitar que tengan que pernoctar en comisaría o en la Ciutat de la Justícia por falta de plazas. "Nos parece que son muy pocas personas para poder atenderlos y controlarlos", asegura el comerciante.

Reunión "después de las elecciones"

Tras conocer la noticia, los vecinos se pusieron en contacto con la concejala de distrito Marta Alonso (ERC). Según ha relatado Florencio, la edila les manifestó que el centro se ubicará en un solar de propiedad municipal en la calle E del polígono de la Zona Franca, justo al lado del CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). "El primer sitio donde van a llegar si se escapan es nuestro barrio", ha alertado el representante de los vecinos.

El 9 de mayo la cordinadora solicitó una reunión urgente con la secretaria de infancia del 'Govern', Georgina Oliva, y el 'conseller' de Afers Socials Chakir el Homrani. "Queremos saber quién se alojará allí, cómo lo harán, en qué condiciones", dice el vecino. Pero asegura que los republicanos, en un correo electrónico, les manifestaron que no se reunirán con ellos hasta "pasadas las elecciones". "Nosotros necesitamos una respuesta urgente ahora para intentar frenar los problemas que puedan haber", lamenta. Y por esto, dicen, han convocado la protesta.

La plataforma Sants, Hostafrancs i La Bordeta Acullen han hecho un comunicado donde animan a los vecinos a no ir a la concentración. "No podemos asistir a manifestaciones que criminalicen estos menores que deben ser acogidos por ley", aseguran en la nota. Sin embargo, coinciden con los comerciantes a pedir "una reunión informativa urgente" con la DGAIA para informar a los vecinos.

Protesas y prisa en Rubí

Te puede interesar

Estos hechos se producen una semana después de una manifestación vecinal en Rubí. En este caso los vecinos protestaban contra la instalación de un centro de 80 plazas para menores migrantes solos provenientes del África Subsahariana. "No les queremos aquí", gritaron. La directora general de atención a la infancia fue abucheada, y la alcaldesa criticó "la política de hechos consumados" con las que trabaja el 'Govern' y se comprometió a mantener las obras paralizadas

Mientras varias ONG tacharon los incidentes de "racistas" y lamentaron el "uso electoralista" de la inmigración en campaña electoral, el 'Govern' siempre ha defendido que el problema ha sido de falta de información. "Los vecinos no se han enterado de la forma más correcta y solo quieren saber cómo van a ir las cosas", señaló a este diario la directora general, Ester Cabanes. 

Temas

Menas