Ir a contenido

un vecino de Sants-Montjuïc... Toni Casares, director de la sala Beckett

Casares, director de la Beckett: "El tejido vecinal de Sants es muy compacto y activo"

El también fundador del Aula de Teatre de la UAB lleva 10 años viviendo en Hostafrancs

Carme Escales

"Hostafrancs era tierra de nadie, el espacio que quedaba entre la muralla de la ciudad y el pueblo de Sants. Sobre todo había hostales. Y el origen de su nombre está en uno de esos hostales. Quien lo abrió le dio al establecimiento el nombre de su pueblo, en la Segarra: Hostafrancs". Toni Casares (Barcelona, 1965) presenta así el barrio en el que se instaló a vivir con su familia hace diez años. "El lugar nos gustó, sobre todo la calle de Vilardell, detrás del mercado. Nos pareció muy bonita, un lugar popular de verdad, que, de momento, no le ha pasado como a Gràcia o a Poble Sec, donde la especulación, por el efecto turístico, está quitando lo más autóctono", compara quien dirige la sala Beckett, Obrador Internacional de Dramatúrgia. "Aquí todavía encuentras rincones en los que ves a gente de toda la vida", añade.

En esos diez años como vecino, Casares tiene muy presente ya todo lo que concede una personalidad propia a esa, antes, tierra de nadie. "Yo destaco mucho que el tejido vecinal es muy compacto y activo. Aquí hay un gran activismo social y político, y eso se nota. En la calle, en las plazas y comercios, ves a mucha gente consciente de que su participación incide", expresa Toni Casares.

LA SALA FLYHARD

La sala Flyhard (Alpens, 3) y el Zumzeig Cinema (Béjar, 53) son dos ejemplos de espacios culturales de Hostafrancs que hablan también de esa conciencia social. El primero "recuerda un poco el origen de la Sala Beckett, un teatro pequeño centrado en el teatro de autor catalán. Flyhard es muy pequeña, pero siempre se hacen producciones de mucha calidad", explica quien, a veces también ejerce como director teatral. "Y un cine independiente como el Zumzeig es muy interesante y está muy bien tenerlo en Hostafrancs", dice. "Aunque al distrito no le iría mal tener algún teatro más", considera.

Pero en el barrio, hay muchas otras cosas que le hacen sentir a gusto en él a este vecino: "El Mercat d'Hostafrancs, la librería Abacus (Creu Coberta, 93), y la Barra Llibre (Riego, 13); la plaza de Herenni, la antigua plaza del Sol, lugar de encuentro de los gitanos de Hostafrancs, una comunidad muy arraigada al barrio, tal vez la que más; el Casinet d'Hostafrancs; las Cotxeres de Sants; el Festival Barnasants... ¡Este barrio no te lo acabas!".

TEATRO Y VIDA DE BARRIO

Casares va siempre con los ojos bien abiertos. Critica la ausencia de bancos en la estación de Sants y el proyecto comercial de Les Arenes. Con su retina de dramaturgo observa. "A veces, estando en un mítin o reunión de vecinos, he pensado: lástima que no tengan un dramaturgo, porque estoy allí sentado y veo algo que, tal cual, es interesantísimo y, bien explicado, serviría para emocionarnos", declara quien fue uno de los fundadores de L'Aula de Teatre de la UAB.

Al frente de la Beckett, ahora en su nueva sede en Poblenou, Casares se siente muy a gusto repartiendo sus horas entre Sants y el Poblenou. "Yo los considero los dos barrios más interesantes de la ciudad, por su activismo social y político". Casares es un gran defensor de los vasos comunicantes entre problemas sociales y expresión teatral. "Si lo que vemos en la calle, los problemas de la gente, pueden expresarse a través del teatro, eso nos enriquece", afirma. "El teatro le aporta a la sociedad capacidad de empatía -cada personaje tiene sus razones-; sentido crítico -analizas más allá de las palabras-, y emoción. Por eso vale mucho la pena poner la dramaturgia al servicio de la sociedad", concluye.

0 Comentarios
cargando