Ir a contenido

Laura Conde: «El Poble Sec te cae bien por ser un barrio de gente normal»

CARME ESCALES / BARCELONA

Ensalada de pasta, originales bocadillos, croquetas y nuguets, elaboraciones culinarias hechas todas en casa, son parte del menú habitual de los picnics que Laura Conde (Barcelona, 1976) disfruta junto  a su familia y amigos en la montaña de Monjuïc. En uno de los miradores del gran pulmón verde de su distrito, la periodista especializada en gastronomía, autora del libro Fet a casa (Ara Llibres) prepara la mesa. "Aquí me encontrarás a menudo, vengo mogollón", precisa Conde.

"Mi hijo, de 7 años, viene a la escuela aquí al lado (Bosc de Montjuïc) y al salir, él y otros compañeros de clase y sus padres solemos venir a merendar", explica la vecina del Poble Sec. Subir al monte tan a menudo, a llevar a su hijo al colegio, a respirar calma en el mirador, o al gimnasio, donde realiza actividades dirigidas en las instalaciones deportivas junto a las piscinas Picornell es lo que la hizo destacar en los tramos en ascensión del Camino de Santiago, cuando se apuntó a hacerlo hace un par de años. "En las subidas tiraba como nadie y me dije: Esto es por las caminatas que me hago cuesta arriba en el Poble Sec"explica  Conde. "Subir está en mi día a día en el barrio", añade la periodista y colaboradora del programa Àrtic de Barcelona Televisió, presentado por Flora Saura. En él, Conde comparte sección gastronómica con los también periodistas especializados en gastronomía Josep Sucarrats (director de la revista Cuina) y  Carme Gasull (de lunes a jueves, de 20 a 21 horas).

Movimiento y buen rollo

Conde nació en el barrio del Bon Pastor, en el distrito de Sant Andreu, pero desde hace una década tiene en el Poble Sec su lugar de residencia y su barrio preferido. "Cuando vine a ver el piso en el que estamos, no lo dudé. Pensé que en este barrio estaría bien", recuerda Conde. "Y así ha sido. No creo que me mueva de él. Como mucho me movería hasta el barrio de Sant Antoni, pero aquí en Poble Sec estoy muy contenta. Es un barrio con mucho movimiento y muy buen rollo, siempre se están organizando cosas", argumenta la vecina.

"Aunque el Poble Sec se está poniendo de moda, como en su día le pasó a Gràcia, este todavía mantiene su esencia de barrio popular, y eso mantiene su carisma", considera la autora del libro La felicitat en una croqueta.

La recuperación de espacios antiguos, locales a pie de calle, para adecuarlos como lugares de coworking (espacio de trabajo compartido) o nuevos comercios es algo que esta vecina del barrió que eligió para vivir valora mucho. "La panadería de Santa Madrona es un buen ejemplo. En un local con más de un siglo de historia, una austríaca y un catalán han abierto un comercio más contemporáneo. Elaboran panes con harinas alternativas y fermentaciones largas. Con casos como este, en el barrio del Poble Sec nos estamos modernizando", declara Conde.

"Ya sé que es muy tópico decirlo, pero el Poble Sec todavía es muy pueblo. Somos una comunidad que queda un tanto encerrada por la montaña de Montjuïc", describe la joven. "Eso sí, es muy céntrico. Para mí está muy bien ubicado. Vivir en el barrio del Poble Sec me hace la vida cómoda", afirma. "Y, como dijo una vez un amigo, es un barrio que cae simpático. Y es cierto. El barrio te cae bien porque es un barrio de gente muy normal", expresa.

De mesa en mesa

Conde estudió periodismo y dirigió la revista Guía del Ocio. Fue en ese momento cuando empezó a tocar la temática gastronómica y la restauración. Y esa es la especialidad periodística en la que se ha perfeccionado los últimos años. Hasta el punto en que muchos sibaritas querrían su trabajo diario. De restaurante en restaurante y con crónicas de sobremesa para el futuro comensal.

"Por eso, al final, de lo que tienes ganas es de llegar a casa y prepararte algo sencillo", resume la redactora y cofundadora de www.gastronomistas.com, una web sobre gastronomía hecha por periodistas. Además, Conde coordina el portal de Antena 3, www.cocinatis.com, junto con Javier Sánchez, y redacta temas culinarios también en revistas como Time Out Barcelona.

Desde el Poble Sec, día sí y día también, desciende las calles que desembocan en el Paral·lel para acercarse a la ciudad con destino a un restaurante diferente cada vez. Tiene bien clichados los de su barrio. "Gastronómicamente, Poble Sec también se está poniendo al día.  Ya se está posicionando más allá del pincho", declara la autora. En un periquete enumera unas cuantas referencias: "Malament; Xemei; La Caja Social (dentro del hotel Brummell); Mano Rota... Ahora hay una oferta de restauración flipante en el barrio".