Coronavirus

Las intervenciones quirúrgicas cayeron un 20% en el Hospital Esperit Sant con la llegada del covid

  • Así se extrae de la Memoria-Balance Social de la FHES y que refleja algunas de las, hasta ahora, consecuencias invisibles del covid-19 en el centro

  • Las consultas externas también cayeron casi un 19% respecto al 2019, mientras que las urgencias lo hicieron hasta un 27,1%

Fachada del Hospital Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet.

Fachada del Hospital Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet. / FHES

4
Se lee en minutos
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

Las intervenciones quirúrgicas cayeron un 20,1% en el Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) en 2020 respecto al año anterior. Es una de las cifras más reseñables que se extrae de la Memoria –Balance Social de la Fundació Hospital Esperit Sant (FHES) y que refleja algunas de las, hasta ahora, consecuencias invisibles del covid-19, más allá de la cifra de ingresado o fallecidos.

La publicación incluye un resumen de la actividad asistencial y no asistencial de la Fundació y, además, hace una recopilación de las principales acciones que se han llevado a cabo durante este año, sin duda marcado por el impacto de la pandemia. Tras la detección del primer positivo de coronavirus en el centro hospitalario, el 10 de marzo de 2020, el Esperit Sant, como los demás hospitales, tuvo que transformarse por completo para poder dar respuesta a la pandemia, cuyas cifras se disparaban día a día.

El 15 de marzo de marzo de 2020, coincidiendo con el inicio del estado de alarma, ya se anuló toda la actividad quirúrgica, a excepción de las intervenciones urgentes y oncológicas. Por otra parte, también quedó anulada la actividad ambulatoria y se reprogramó la que no se podía hacer de manera telefónica o virtual.

Así, desde el Esperit Sant explican que, durante las semanas más álgidas, la FHES reorganizó su actividad asistencial a fin de “poder garantizar la atención sanitaria a la población que más la necesitaba en el contexto de pandemia”. De este modo, se desprogramó: la actividad de Consultas Externas (incluido Servicio de Maxilofacial), el Hospital de Día, los Gabinetes, el Diagnóstico por Imagen, el Laboratorio y el Centro Dental, siempre que no estuviera vinculada a tratamientos y diagnósticos oncológicos o de urgencia clínica. También se paralizó la actividad de Fisioterapia ambulatoria (incluida la Unidad de Accidentes)

“Aún es pronto para valorar las consecuencias de la pandemia, pero es un hecho que durante el 2020 ha habido un descenso tanto en el número de nuevos diagnósticos como en el inicio de nuevos tratamientos”, explica el Director Gerente de la FHES, Vicenç Perelló. “Esto se atribuye tanto a la suspensión de la actividad asistencial durante los meses de confinamiento como al miedo de los pacientes a acudir a los hospitales y los CAP por miedo a contagiarse de coronavirus”, sigue Perelló.

Reducción de la actividad

Las intervenciones quirúrgicas no fueron las únicas que disminuyeron con la llegada del covid-19. Por ejemplo, las consultas externas también cayeron casi un 19% respecto al 2019, mientras que las urgencias lo hicieron hasta un 27,1%.

Por su parte, los partos se redujeron a casi la mitad, pasando de 678 en 2019 a solo 372 en 2020. Esto se debe a que, para aumentar la seguridad de las embarazadas y liberar espacios en los hospitales durante la pandemia, los planes de contingencia se desarrollaron con perspectiva territorial y, en este marco, una de las decisiones que se tomó es la concentración de puntos para atender la actividad de los partos que, en un primer momento, se concentraron en el Hospital Sant Joan de Déu Esplugues y, posteriormente, se pasaron atender en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Can Ruti).

“Si bien es verdad que es posible que hayan dejado de venir pacientes por miedo a los contagios, también se han potencial nuevas fórmulas de atención no presencial que han venido para quedarse”, asevera el Director Gerente de la FHES. Desde el centro hospitalario afirman que las videoconsultas o la atención telefónica no se plantean como sustitutivo del acto médico presencial, pero que estas “pueden tener un gran potencial para mejorar la gestión clínica mejorando la calidad y la eficiencia de la prestación de servicios de atención a la salud”.

Por ejemplo, a lo largo del 2020, los profesionales del Esperit Sant de Santa Coloma realizaron un total de 476 videollamadas entre familiares y pacientes aislados en el hospital con covid-19.

El coronavirus en el Esperit Sant

 El día 7 de abril de 2020 se alcanzó el pico máximo de pacientes de covid-19 ingresados en el Hospital: 234. Sin embargo, a lo largo del año, fueron 1.026 personas enfermas de coronavirus las que requirieron ingresar en el centro colomense. Así, en total se atendió a 1.675 personas con covid-19.

Además, alrededor de 200 profesionales, de los más de 800 que trabajan en el hospital, también terminaron contagiándose con la enfermedad.

Noticias relacionadas

Por su parte, La Fundació Hospital de l’Esperit Sant también ha editado un vídeo que recoge el testimonio de diferentes profesionales del centro hospitalario que explican cómo han vivido este primer año de convivencia con la pandemia del covid-19. Según explican desde el hospital, se trata de una memoria audiovisual que se ha podido hacer gracias a la colaboración de 17 profesionales de diferentes ámbitos de la organización.

Más noticias de Santa Coloma en la edición local de EL PERIÓDICO