Colectivos vulnerables

Más del 20% de los vecinos del barrio de Can Mariner de Santa Coloma sufre pobreza energética

  • Un 19% de las viviendas entrevistadas no pudieron pagar a tiempo una o más facturas el año pasado

  • Casi un 60% de las familias están pagando un sobrecoste en sus facturas de suministros

A la luz de una bombilla.

A la luz de una bombilla.

Se lee en minutos

El Periódico

Después de una intervención intermitente a causa de la pandemia del covid-19, el proyecto de acompañamiento vecinal A-porta de Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) ha publicado los datos de la actuación desplegada en el barrio de Can Mariner, desde febrero del 2020, para “reducir la vulnerabilidad energética”. Se trata de una una iniciativa de la Confederació d’Associacions Veïnals de Catalunya (CONFAVC), llevada a cabo con la colaboración del Ayuntamiento colomense.

Así, de los 118 hogares entrevistados, entre el 20 y el 25% sufren vulnerabilidad energética, según los indicadores utilizados por el EUROSTAT (la Oficina de Estadística de la Comisión Europea). Es decir, uno de cada cuatro o cinco hogares del barrio podría encontrarse en situación de pobreza energética.

Respecto a los indicadores empleados, un 19% de las viviendas entrevistadas no pudieron pagar a tiempo una o más facturas el año pasado y un 24% de los hogares lo acusaron problemas estructurales en sus viviendas: en Can Mariner, un 26% no están adecuadas al frío y un 22% no lo están al calor.

Sobrecostes en la factura

Otras conclusiones destacadas son las principales incidencias detectadas relacionadas con los consumos energéticos. En el barrio, casi un 60% de las familias entrevistadas están pagando un sobrecoste en sus facturas de suministros, “un índice muy alto”, comentan desde el Ayuntamiento.

Las causas más destacadas son: la contratación de tarifas con un coste muy excesivo de la energía; las familias que no tenían aplicado el bono social teniendo derecho; el desconocimiento de servicios extra contratados y, por lo tanto, que no se usaban; y tener contratada una potencia más alta de la necesaria.

El proyecto A-porta

El proyecto A-porta se ha desplegado en barrios de diferentes ciudades, y "sus objetivos son crear vínculos, ayudar a fortalecer la red vecinal y contribuir a generar más confianza y empoderamiento en los vecinos y vecinas", señalan desde el consistorio. Se realiza a través de misiones, con temáticas sociales diferentes (en este caso la vulnerabilidad energética), yendo casa por casa ofreciendo información útil sobre los consumos de las energías y ayudando a entender las facturas, con la particularidad de que sus equipos están formados por gente del mismo barrio.

Durante la intervención, realizan entrevistas en profundidad con el objetivo de compartir informaciones útiles y "empoderar a los vecinos y vecinas".

Problemas con la luz

Santa Coloma fue también una de las múltiples ciudades catalanas que este invierno, con la llegada del frío, sufrió grandes apagones por la sobrecarga del sistema eléctrico.

Te puede interesar

A principios de enero, una avería en un cable subterráneo dejó sin luz durante más de una hora a 2.417 hogares de la ciudad, en una noche donde la temperatura mínima en el municipio llegó a los 2 grados.

Más noticias de Santa Coloma en la edición local de EL PERIÓDICO