BALANCE DE UNA MEDIDA NOVEDOSA

Los serenos mejoran la percepción de seguridad en Santa Coloma tras un año de servicio

La ciudadanía valora positivamente el trabajo del servicio de agentes cívicos nocturnos, puesto en marcha en marzo del 2019

La experiencia ha llevado al consistorio a renovarlo hasta el 2021 con un nuevo equipo de 18 profesionales

Los serenos de Santa Coloma, durante su primera ronda nocturna.

Los serenos de Santa Coloma, durante su primera ronda nocturna. / LAURA GUERRERO

Se lee en minutos
Àlex Rebollo

Rafael Núñez (53 años) ha sido el responsable del equipo de serenos de Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) durante el 2019, una figura que el Ayuntamiento decidió recuperar para revertir la “sensación de inseguridad” que había hace un año en el municipio. ¿Cuál es el balance del novedoso servicio tras un año de experiencia? “Mi experiencia ha sido muy satisfactoria; trabajamos para nuestra ciudad y colaboramos en que esta siga funcionando, porque por las noches las calles no se quitan, aunque haya gente que piense que sí”, bromea Núñez.

El programa de serenos nació también con el objetivo de dar salida a vecinos de Santa Coloma sin trabajo. El propio Núñez, tras haber trabajado 25 años en la misma empresa, llevaba cuatro en el paro hasta que empezó a trabajar como sereno. En circunstancias similares se encontraba María Ángeles Pelay (47 años), quien llevaba un año en el paro tras estar en el servicio de limpieza en la Línea 9 del metro hasta convertirse en serena. Pelay describe este último año como “maravilloso”. “Es un proyecto que no debería cesar porque trabajamos para el bienestar de la gente”, añade.

Por su parte, la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlón, hace balance del servicio mostrándose “orgullosa” del trabajo de la primera promoción de serenos. “La figura de los serenos y serenas ha contribuido a la tranquilidad y a la buena vecindad”, explica a este diario. Desde el consistorio indican que han decidido mantener el programa de serenos y que ya hay un nuevo equipo de 18 personas en marcha, de momento, hasta el 2021.

Según indican desde el Ayuntamiento, el número de servicios se incrementó mes a mes, igual que el número de llamadas de personas que pedían su acompañamiento. Desde el consistorio informan de más de 18.000 partes de trabajo realizados por los serenos durante este primer año.

La percepción de inseguridad

La percepción de inseguridad no es un fenómeno que tenga que ir vinculado a los delitos cometidos. El balance de infracciones penales que ofrece el Ministerio de Interior muestra que estos han aumentado un 6,7% en 2019 respecto al año anterior pero, a su vez, algunos tipos penales han caído en picado. Por ejemplo, las agresiones sexuales con penetración han disminuido un 43% y los delitos de tráfico de drogas casi un 67%.

Josep Ramon Fuentes i Gasó, profesor titular de Derecho Administrativo especializado en Seguridad, remarca la importancia de hablar de "percepción": “Podemos tener problemas concretos de inseguridad, pero no hay un problema general”, comenta Fuentes.

Para Carlos Rodríguez, jefe de redes sociales y web del Ayuntamiento de Santa Coloma, la percepción de inseguridad forma parte del “entorno simbólico” de las personas. “Hay datos públicos sobre comisión de delitos, pero basta un hurto u otro acto publicado en redes para que esta percepción cambie”, señala Rodríguez, quien también destaca que tras las municipales del 2019 “ha bajado la tensión”.

Los vecinos dan el aprobado

“Me gusta más agente cívico nocturno”, señala Núñez, a quien no termina de convencerle el concepto de "sereno". Rafael Martínez, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Barcelona y especialista en políticas de Seguridad, coincide con esta visión: “Lo que está mal elegido es el nombre, el sereno era un tipo que tenía la llave de todos los edificios y tú no podías entrar en tu casa si no te abría la puerta. Era un mecanismo de control de la población y orden público”.

Las entidades vecinales de Santa Coloma valoran positivamente este primer año de servicio de los serenos o agentes cívicos nocturnos. Un trabajo que, según describe el portavoz de la Federación de Asociaciones Vecinales de Santa Coloma (FAVGRAM)Tomás Fernández, se aleja de esta antigua de figura de control y que está para “facilitar la vida a las personas que tienen que hacer algún servicio por la noche”.

Rafael Núñez recuerda una noche en la que se encontraron con un anciano que andaba solo por la calle. Se había desorientado y había salido a comprar comida para su gato a la 1:00 h. Además, el hombre se cayó, así que terminaron llamando a la ambulancia y, una vez atendido, lo acompañaron a casa.

Como señala el presidente de la Asociación de Vecinos el RavalSalva Jaraba, el barrio del Raval de Santa Coloma no tiene un gran tejido de tiendas o bares que abran hasta tarde. “No es que sea inseguro, pero si vas acompañado no es lo mismo que si vas solo. Los serenos son un servicio que crea mucha seguridad; aunque no se les vea, están”, comenta. Jaraba explica que "muchos vecinos del barrio" llegan tarde de trabajar y que solicitan el acompañamiento de los serenos en el tramo hasta la puerta de casa.

“Han hecho un trabajo excelente de acompañamiento a personas mayores que han solicitado su ayuda en horario nocturno o a personas que las han requerido para acompañarlas”, afirma la alcaldesa. Entre estas dos modalidades de servicio, el Ayuntamiento registró un total de 1800 actuaciones en los nueve meses de trabajo de los serenos.

Noticias relacionadas

Un año sin invasión de competencias policiales

Cuando en enero de 2019 el Ayuntamiento presentó su propuesta de recuperar la figura del sereno, no tardaron en aparecer voces críticas de organizaciones sindicalescomo CCOO y UGT, que alertaban sobre un posible intrusismo laboral hacia los cuerpos policiales.

Más noticias de Santa Coloma en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA