25 feb 2020

Ir a contenido

extendiendo la 'red violeta'

Santa Coloma implica los taxistas en la lucha contra la violencia machista

Los conductores se incorporan a la 'red violeta' de la ciudad para atender a las víctimas de agresiones sexistas o lgtbifóbicas

acn

Un taxista coloca el distintivo de la ’red violeta’ de Santa Coloma en su vehículo.

Un taxista coloca el distintivo de la ’red violeta’ de Santa Coloma en su vehículo. / jordi pujolar

La flota de taxis de Santa Coloma de Gramenet se ha incorporado a la 'red violeta' de la ciudad para combatir la violencia machista. Desde este pasado martes, los vehículos identificados con el distintivo de la campaña se convierten en puntos de apoyo a posibles víctimas de agresiones sexistas o lgtbifóbicas. 

Estos días, el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet tiene un punto informativo en la parada de taxis del centro de la ciudad para informar a los taxistas del protocolo de actuación en caso de presenciar una situación de estas. 

"Son agentes con presencia en la noche que se convierten en un espacio seguro y de referencia para las víctimas", explica la directora de Políticas de Igualdad de Santa Coloma, Maribel Cárdenas.

Aparte de los taxis, también forman parte de esta red otros agentes con presencia nocturna como bares, restaurantes y locales de ocio, aparcamientos, farmacias, gasolineras y servicios municipales, como la grúa municipal, o los servicios de limpieza. Son lugares donde las personas que hayan sufrido una agresión o sufran por su integridad por cuestiones sexistas puedan encontrar refugio.

En el caso de los taxis, explica Cárdenas, su implicación es clave ya que por las características del sector la presencia de la red en la calle adopta una "dimensión multiplicadora". Además de ser este espacio de refugio, los taxis son también ojos en movimiento capaces de detectar posibles situaciones de violencia de género.

Y todavía hay una "tercera dimensión" que tiene el sector del taxi respecto del resto de agentes que forman parte de la 'red violeta': "Son un confesionario. Cuando la gente entra en un taxi también cuenta historias y, desgraciadamente , también historias sobre las violencias que muchas mujeres viven en sus relaciones", asegura Cárdenas.

Una red de espacios seguros

Para dotar a los taxistas de las herramientas necesarias para ofrecer una primera atención a las víctimas que lo requieran, estos días el área de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet ha instalado un punto informativo en la parada de taxis del centro de la ciudad para informar a los conductores de los protocolos de actuación establecidos para estos casos.

Los taxistas, como el resto de agentes implicados, podrán hacer una primera atención y, en el caso de agresiones graves, se activará la Policía Local y un psicólogo. En situaciones leves será el propio taxista quien pueda hacer la acogida y acompañamiento de la víctima. Todo el dispositivo se hace también en coordinación con la policía local, sanitarios y el servicio de agentes cívicos nocturnos.

Más noticias de Santa Coloma en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA