Ir a contenido

VIVIENDA

La Generalitat prepara un cambio legislativo que fijará la duración mínima de los alquileres entre seis y diez años

Los contratos de arrendamiento incluirán imágenes de los pisos para certificar su estado, evitar litigios innecesarios y dar más seguridad a las dos partes

El precio medio ha crecido un 29% en los últimos 5 años, sobre todo en Barcelona, pero también en Santa Coloma de Gramenet, Sant Andreu de la Barca, Ripollet, El Papiol o Sant Just Desvern

El Periódico

Piso en alquiler en Ciutat Vella, en Barcelona.

Piso en alquiler en Ciutat Vella, en Barcelona. / CHRISTIAN MORALES

El Departamento de Justicia prepara un proyecto de ley para incorporar la regulación del alquiler de viviendas en el Código Civil de Cataluña.

Con esta reforma, se busca que los contratos de alquiler sean más garantistas tanto para los arrendadores como para los arrendatarios y por ello se incluirá la obligatoriedad de documentar el estado de los pisos con vídeos o fotografías para evitar litigios innecesarios y dar más seguridad a las dos partes.

El proyecto de ley también quiere establecer la duración mínima de los contratos entre seis y diez años, el impedimento de cobrar el adelanto de mensualidades para alquilar el piso y abre la puerta a limitar el precio del alquiler. Un precio que ha crecido un 29% en los últimos 5 años, sobre todo en Barcelona, pero también en Santa Coloma de Gramenet, Sant Andreu de la Barca, Ripollet, El Papiol o Sant Just Desvern.


Con la obligatoriedad de documentar con fotografías o vídeos del estado de los pisos, el Departamento prevé evitar litigios innecesarios y proporcionar más seguridad jurídica a las dos partes, incluyendo además, información sobre la superficie habitable, los accesorios tales como la calefacción o el aire acondicionado, y en el caso de los pisos amueblados, un inventario completo.

La norma que se prepara prevé que los futuros inquilinos puedan enmendar tanto la descripción del inmueble como el inventario. Así, se quiere que los inquilinos recuperen las fianzas sin tener que afrontar reclamaciones por daños que no hayan provocado o, de lo contrario, que los propietarios puedan constatar los desperfectos causados ​​al inmueble. De esta manera se prevé resolver el número de disputas y su judicialización.

En este sentido, cuando se alcance, la ley de los inquilinos potenciará la mediación y otras fórmulas para resolver las diferencias entre los propietarios y los inquilinos.

La ley también dará facultades al departamento competente en materia de vivienda para que pueda limitar el precio del alquiler, directamente, o dando a los ayuntamientos la capacidad para hacerlo. 

La norma también establecerá que la duración mínima de los alquileres de viviendas en Cataluña se sitúe entre los seis y diez años. En los casos de arrendadores particulares, la duración mínima será inferior que en arrendadores de sociedades mercantiles.

El nuevo marco legal también busca prohibir la exigencia del adelanto de tres mensualidades al inquilino como fianza, depósito y aval bancario, ya que el Gobierno lo considera excesivo. Y reducirá el número de mensualidades. En cuanto al derecho de adquisición preferente del inquilino en caso de venta de la vivienda, la ley catalana suprimirá la posibilidad de incluir cláusulas para que los inquilinos renuncien.

El objetivo de esta ley es ejercer la competencia exclusiva en materia de derecho civil y contribuir al acceso a la vivienda y hacerlo compatible con los servicios turísticos y la actividad inmobiliaria evitando abusos como el aumento desproporcionado del coste de alquiler al cabo de sólo tres años de contrato.

Aumento del alquiler

Según datos recogidos por el Departamento de Justicia, el precio medio del alquiler ha crecido un 29% en los últimos 5 años, lo que supone 160 más que en 2013En Barcelona es donde más se ha incrementado, y actualmente, el alquiler de un piso de 72 metros cuadrados es, de media, 949 euros mensuales, según el Incasòl, un 38% más que hace 5 años. El aumento de los alquileres es '' especialmente significativo '' en municipios como Santa Coloma de Gramenet, Sant Andreu de la Barca, Ripollet, El Papiol o Sant Just Desvern.

Más noticias de Santa Coloma en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA