Ir a contenido

JORNADA SOBRE VIOLENCIA MACHISTA

Najat El Hachmi: cinco ideas incómodas sobre feminismo, racismo y extrema derecha desde Santa Coloma

La escritora y columnista de EL PERIÓDICO reflexionó de manera crítica y autocrítica en una conferencia donde opinó sobre tabús religiosos y políticos

La ponencia tuvo como trasfondo la agresión machista en la ciudad del pasado noviembre, en la que convergieron los tres elementos del debate

Manuel Arenas

La escritora Najat El Hachmi, que presenta nueva novela, ’Mare de llet i mel’.

La escritora Najat El Hachmi, que presenta nueva novela, ’Mare de llet i mel’. / FERRAN NADEU

No hay que leer demasiadas columnas en EL PERIÓDICO de la escritora Najat El Hachmi (Beni Sidel, Marruecos, 1979) para concluir que es una opinadora clarividente que argumenta racionalmente sobre temas tabú y propone ideas a menudo incómodas y autocríticas, incluso para las posturas ideológicas que ella misma defiende.

En uno de esos artículos del pasado mes de noviembre, titulado 'Racistas feministas: el oxímoron', El Hachmi escribía sobre la agresión machista por parte de jóvenes de origen magrebí en el metro de Santa Coloma, hecho posteriormente instrumentalizado por la extrema derecha para intentar sacar rédito desde una perspectiva xenófoba en una de las ciudades catalanas con más población inmigrante.

La conferencia que la escritora impartió en la ciudad del Barcelonès hace unos días fue la continuación del citado artículo. En la jornada sobre violencia machista, organizada por el Centre d'Informació i Recursos per a Dones de Santa Coloma en el Centre de Recursos Juvenils Mas Fonollar, la pensadora expuso ideas complejas sobre feminismo, racismo y extrema derecha, los tres elementos relacionados con la agresión machista del metro. A continuación, las cinco ideas clave de la ponencia.

1. "Las agresiones y los atentados deben condenarse sin más añadidos, los cometa quien los cometa"

El Hachmi inició su argumentación afirmando que en "Catalunya somos pioneros en partidos de extrema derecha y racistas, no es algo nuevo de Andalucía", en referencia a la trayectoria y presencia de Plataforma per Catalunya (PxC) -el preludio de Vox- en ciudades como Vic, Santa Coloma de Gramenet o Sant Boi de Llobregat. Cuando ocurren hechos delictivos, concluyó la ponente, no se debe poner el apellido sobre el origen de los delincuentes, sino simple y tajantemente condenarlos. "Se deben desmontar las mentiras de la extrema derecha; no me gusta eso de aislarlos o ignorarlos".

2. "Me indignó que en los atentados de Barcelona hubiera quien condenara antes el racismo que los propios atentados"

Uno de los puntos en los que la ponente se detuvo fue en "un fenómeno creciente a partir del cual hay quien no condena delitos de personas de otras culturas para no ser racista". Según El Hachmi, "esto es lo verdaderamente racista", y citó explícitamente el caso de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, donde, según su visión, hubo quien priorizó erróneamente el mensaje antirracista a la proclama antiterrorista.

3. "Nunca me había dado cuenta de que mis proclamas feministas también van dirigidas a hombres de mi mismo origen"

La escritora Najat El Hachmi hizo mucho hincapié en la íntima relación entre antirracismo y feminismo, concluyendo que "no se puede ser feminista y racista a la vez". En ese contexto, se ocupó de desmentir algunos mantras de la extrema derecha -entre otros, "las feministas no condenan violaciones cometidas por inmigrantes"; "el machismo es una cosa de otras culturas"- y también encontró el momento para la autocrítica, aludiendo a la necesidad de dirigir los mensajes feministas a los hombres de su mismo origen, "porque, si no, estaremos dejando a las mujeres de los demás en las prisiones que no queremos para nosotras".

4. "El feminismo que más me preocupa es el feminismo islámico; me parece un camino muy peligroso"

Posiblemente, el tema al que la conferenciante más tiempo dedicó fue el llamado feminismo islámico, "que no es el feminismo de las mujeres musulmanas, sino aquel que bebe de fuentes religiosas", apuntó para delimitar el concepto. "Yo entiendo a las mujeres musulmanas que intentan justificar el feminismo a través del islam -prosiguió El Hachmi-, el problema es que los derechos de las mujeres no pueden supeditarse a ninguna religión: no podemos criticar las injerencias de la Iglesia católica y permitir las del islam". En este sentido, la columnista afirmó, desde una óptica radicalmente laica, que "el feminismo islámico plantea una libertad limitada para la mujer, que es ceñirse al marco religioso". "No podemos permitir que la religión islámica entre en el debate público de un Estado aconfesional", sentenció ejemplificando su aseveración con el hecho de que, cuando ocurre un ataque terrorista, quien opina sobre los hechos es un imán y no otro líder social no religioso.

5. "No podemos permitir que el antirracismo degenere en proselitismo político"

Por último, El Hachmi dejó claro que, a su juicio, resulta capital e inevitable "confrontar feminismo y religión", dado que "es conflictivo inculcar igualdad donde nunca la ha habido". Por eso, y en relación a la religión islámica, advirtió de que "la gran trampa es que las mujeres elijan como hecho identitario en relación a la sociedad de acogida algo que limite sus derechos", en alusión a los elementos propios del islam. "El racismo puede acabar convirtiéndose en una 'ley del silencio' para las mujeres que procedemos de determinados colectivos", reivindicaba la escritora, para clausurar la conferencia con una última reflexión: "Yo creo que las chicas que se adhieren al feminismo islámico no han vivido en un Estado donde la Ley es la misma religión. En estos casos, suele ocurrir que acabamos defendiendo al islam y no a las mujeres que han sufrido violencia".

Más noticias de Santa Coloma de Gramenet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA