Ir a contenido

Sanidad de calidad

El Hospital del Espíritu Santo ofrece ahora comida a la carta a los pacientes hospitalizados

Los usuarios de este centro de Santa Coloma de Gramenet pueden elegir entre una gran variedad de platos, en función de la dieta que necesiten

El Periódico

Un paciente del Hospital del Espíritu Santo de Santa Coloma consultando la carta de comidas.

Un paciente del Hospital del Espíritu Santo de Santa Coloma consultando la carta de comidas.

En un momento en que algunos centros sanitarios del país se encuentran en el ojo del huracán por ofrecer comida de poca calidad, otros avanzan. Desde hace algunas semanas, los pacientes ingresados en la Área de Hospitalización del Hospital del Espíritu Santo (FHES) de Santa Coloma de Gramenet comen a la carta, como si estuvieran en un restaurante. El centro ha implantado un nuevo sistema de restauración que permite ofrecer a los usuarios una gran variedad de platos, entre los que pueden elegir en base a sus necesidades y los parámetros terapéuticos pautados por su médico.

La nueva carta ofrece más de 20 opciones de entrantes, segundos platos y postres para el almuerzo y la cena, además de los desayunos, adecuados al máximo número de dietas posible, como la basal (normal) y de fácil masticación, la diabética, la triturada, el astringente, la dieta sin grasas o de fácil digestión. Además se trata de una carta modificable según la estacionalidad y los productos de temporada y con la intención de ofrecer así una alimentación más equilibrada y variada a los pacientes hospitalizados.

Los platos y las dietas están diseñados por nutricionistas y los alimentos se siguen cocinando al mismo Hospital como se hacía hasta ahora. Sin embargo, gracias a la implantación de un nuevo método de trabajo, llamado producción de línea fría, los alimentos se pueden cocinar con antelación y conservar en perfecto estado durante horas por medio de una bajada repentina de su temperatura. 

Es este trabajo previo lo que posibilita tener preparados más platos sin utilizar ni conservantes ni aditivos, lo que permite que la oferta gastronómica del Hospital pueda ser más amplia para personalizar al máximo las dietas de los pacientes. Por otra parte, la selección de los platos contribuye a que se generen menos excedentes alimentarios.

Esta innovación es fruto de un acuerdo entre el Hospital y Arcasa, la empresa responsable de la restauración en el centro. La alianza también incluye la reciente reforma de la cafetería, que ha supuesto una mejora de la calidad y el confort tanto para trabajadores como para usuarios y acompañantes.

Más noticias de Santa Coloma de Gramenet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA