Ir a contenido

Condena vecinal contra la violencia machista

Santa Coloma avisó hasta tres veces de la situación de desamparo de los 'menas'

Unas 500 personas se han concentrado para dar apoyo a las víctimas de la agresión sexual y el apuñalamiento en Can Peixauet el pasado domingo

Manuel Arenas

Condena vecinal en Santa Coloma a la violencia machista y la xenofobia tras las agresiones del metro. / MANUEL ARENAS

Alrededor de unas 500 personas se han concentrado hoy en la plaza de la Vila de Santa Coloma de Gramenet para condenar enérgicamente la violencia machista y los ataques xenófobos surgidos a raíz de la agresión sexual y el apuñalamiento en el metro de Can Peixauet el pasado domingo, hechos por los que resultaron detenidos 15 jóvenes magrebíes que vivían en una casa ocupada.

Al margen de la tensión vivida por la irrupción de la extrema derecha de Plataforma per Catalunya (PxC)Santa Coloma ha sido testigo de los parlamentos de las entidades organizadoras junto con el consistorio -la Coordinadora de Dones local y la Federación de Asociación de Vecinos (FAVGRAM)- con mensajes de apoyo a las víctimas y a la policía local, así como de condena taxativa a una agresión sexual "propia de una sociedad donde los hombres han considerado a las mujeres como un objeto una vez más".

A grito de "no a la violencia contra las mujeres", lema proclamado por la agrupación local Dones Artemis, los manifestantes han defendido los derechos de las mujeres y han reivindicado la convivencia y la cohesión social en una de las ciudades catalanas con mayor población migrante, en contraposición a los mensajes xenófobos y antiinmigración que se han ido publicando en las redes sociales locales desde los hechos del pasado domingo, recordaba Tomás Fernández, presidente de la FAVGRAM.

"Dejadez de funciones" de la Generalitat

Si en las lecturas de los manifiestos ya se exigía tanto a la Generalitat -responsable de la Dirección General d'Atenció a la Infància i Adolescència (DGAIA)- como al Estado el compromiso de ofrecer recursos a las ciudades para resolver las complejas situaciones de los jóvenes y menores no acompañados ('menas'), la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon (PSC), ha ratificado dicha reivindicación.

En la sala de plenos del consistorio colomense, la edil socialista ha mostrado un documento oficial donde el secretario general de la corporación local, Francisco Javier Ezquiaga Terrazas, certifica que el Ayuntamiento de Santa Coloma puso en conocimiento de la Generalitat en tres ocasiones -en las Juntas Locales de Seguridad del 3 de octubre del 2018, del 21 de marzo del 2018 y del 27 de julio del 2017- "la problemática de los menores (y jóvenes) no acompañados ni, en muchos casos, documentados, a menudo escapados de centros especiales, mayoritariamente de origen magrebí".

Documento del Ayuntamiento de Santa Coloma. / MANUEL ARENAS

"Nosotros no hemos sido los que hemos hecho dejadez de funciones -explicaba Parlon-. El Ayuntamiento lo comunicó en las Juntas de Seguridad Local; no es un ataque ni a Mossos ni a policía local [también presentes en las Juntas], que detuvo a los 15 jóvenes agresores".

"Todo el mundo lo sabía"

La alcaldesa de Santa Coloma ha hecho especial hincapié en la situación de desamparo en la que se encontraban los dos menores "sin ningún tipo de atención y delinquiendo". "Pedimos responsabilidad y recursos", culminaba la edil, que complementaba así el crítico comunicado en el cual el consistorio colomense criticaba a la Generalitat por no abordar el "problema" de país de los 'menas'.

Por su parte, el presidente de la FAVGRAM, Tomás Fernández, recuerda a EL PERIÓDICO que "todo el mundo sabía que esa casa estaba ocupada por personas que podían llegar a conflictos; pensábamos: 'Hasta que no pase nada, no harán nada', y ha pasado".

Asimismo, Salva Jaraba, presidente de la Asociación de Vecinos del Raval -barrio donde ocurrieron las agresiones el domingo-, reconoce que "nosotros sabíamos que estas personas estaban ahí; posiblemente nos hayamos equivocado en no contactar con todo el mundo, en no tener más reuniones...nadie hemos puesto una solución encima de la mesa. Si hubiéramos hablado todos los que estamos en el barrio, es posible que esto no hubiera pasado, aunque ahora es muy fácil decirlo".

Por último, Jaraba asegura que el barrio del Raval de Santa Coloma quiere transmitir un mensaje de convivencia y cohesión social: "La culpa posiblemente no sea ni siquiera de estos chavales, a los que no hemos sabido guiar. La culpa es de todos, incluso de los jueces, pues si no hubieran soltado tan rápido a los de 'La Manada', quizás estos chicos lo hubieran tenido en cuenta antes de actuar".

Más noticias de Santa Coloma de Gramenet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA