Ir a contenido

Polémica urbanística

El gobierno de Santa Coloma acusa Som Gramenet de 'mentir'

El principal grupo de la oposición asegura que el ejecutivo socialista expulsa familias del centro de la ciudad con la voluntad de construir un edificio de 13 plantas

El Periódico

El gobierno de Santa Coloma acusa Som Gramenet de 'mentir'

El inicio de los trabajos de derribo de una parte del centro viejo de Santa Coloma de Gramenet para reiniciar las obras del proyecto PERI Santa Coloma Vella II ha levantado mucha polvareda. El equipo de gobierno mediante un comunicado ha acusado a Som Gramenet, principal formación de la oposición, de utilizar “la mentira” como instrumento de acción política, después que hayan convocado para hoy una concentración de protesta pidiendo la retirada de este proyecto.

El gobierno niega que este proyecto de remodelación del centro de la ciudad suponga la expulsión de familias que viven en la zona, como les acusa Som Gramenet. En un comunicado han explicado que “se han realojado ya nueve familias, y con las dos pendientes está el compromiso firme de no derribar sus viviendas hasta que se haya encontrado una solución óptima”. Y aseguran que “el planeamiento del PERI siempre se ha hecho con negociación privada con las familias afectadas”.

Desde el consistorio se insiste que esta obra quedó abandonada en 2009 por la muerte de su constructor y los efectos de la crisis, dejando una imagen de dejadez en una zona muy transitada de la ciudad y “treinta familias en una situación de desamparo: 19 en fincas afectadas pendientes de cobrar indemnizaciones y 17 pendientes de resolver su realojamiento”. Por eso la voluntad actual es solucionar esta situación y no hacer especulación o “mobbing inmobiliario” como se les acusa.

La critica de Som Gramenet

Desde la oposición, Som Gramenet asegura que el levantamiento de un “rascacielos” de 13 plantas en el centro de la ciudad para hacer viviendas “a precios prohibitivos, teniendo presente la ubicación” y un centro comercial, tendrá unos “efectos devastadores”. “El centro comercial perjudicará el comercio local; la revalorización de la zona hará aumentar el precio de los pisos, y la altura desmedida del edificio, muy por encima de los edificios del entorno, constituirá un atentado permanente a la vista que las colomenses y los colomenses tendremos que soportar durante toda la vida”.  

En referencia al comunicado del gobierno municipal, Som Gramenet acusa el PSC “de manipulaión y apropiación de medios públicos” para usos partidistas y desmiente que siempre haya habido unanimidad respeto el PERI ya que, según recuerdan, la formación denunció una posible prevaricación, protestó en la calle y en el pleno municipal, presentó una denuncia a la fiscalía y se presentaron alegaciones al proyecto, que fueron rehusadas.

La ciudadanía mobilizada

La oposición contra la construcción de este edificio y el derribo de una parte del centro no solo es política. Un grupo de vecinos también se ha organizado en la Plataforma Salvem la Ciutat Vella de Santa Coloma con la intención de proteger el patrimonio y la memoria histórica de la ciudad.

Ayer, miércoles, por ejemplo, un grupo de ciudadanos se encadenó a la puerta del número 14 de la calle del Pedró, para evitar su derribo. Este edificio, actualmente vacío, había sido la Academia Manent, escuela donde durante la segunda República se aplicó un modelo educativo innovador.

Más noticias de Santa Coloma de Gramenet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando