Ir a contenido

SANT MARTÍ

Chhimeki, SOS por Nepal

Una fundación recauda dinero en restaurantes de la ciudad para ayudar a familias necesitadas en Katmandú

MARTA ALCAZAR / BARCELONA

La ayuda humanitaria tiene trabajo por delante en Nepal. Se trata de uno de los países más pobres de Asia cuya capital Katmandú aún no se ha recuperado del terremoto que la sacudió en el 2015. La barcelonesa Marta Tatjer llevaba más de una década colaborando en el país. Lo hacía con una oenegé europea en favor de la mujer hasta que conoció a la fundación Nepal Chhimeki Sanstha y montó la delegación catalana.

Chhimmeki significa vecinas en nepalí y haciendo honor a su nombre, la ONG ha tejido una red de vecinas voluntarias en Katmandú que ayuda a más de 27.000 familias a luchar contra la pobreza. En un país donde cada día salen 2.000 hombres a trabajar al extranjero, el peso del país ha recaído en mano de las mujeres, la mayoría analfabetas. La fundación las apoya en la crianza de los hijos y la mejora de la economía familiar.

Confianza local

"Cuando las conocí me impresionó cómo trabajan. Me di cuenta de que hay que acabar con los paternalismos. La mejor forma de ayudar es confiando en las nepalís", explica Tatjer. A su regreso, fundaron la oenegé Nepal Chhimeki (www.chhimeki.org) para enviar fondos a Katmandú. Ya han recaudado 130.000 euros en dos años que han sido enviados íntegramente a Nepal: "No gastamos ni una rupia en temas administrativos", recalca Tatjer. Por no derrochar, no tienen ni sede física por la que pagar alquiler. El contacto y las donaciones son a través de su web.

El entusiasmo de Tatjer se contagió rápidamente. La oenegé ya cuenta con junta directiva con una docena de miembros y 30 socios. Daniel Aixelà, expropietario del restaurante Jonás, dedica parte de su jubilación a la contabilidad de Chhimeki. "Me impresionó que es una organización tipo hormiga, única en el mundo -explica-. Combaten la malnutrición en los primeros 1.000 días de vida, montan guarderías para que las mujeres puedan trabajar y dan microcréditos para que inicien sus negocios".

El pasado cultural de Tatjer -ellá ideó las fiestas de la Mercè en los 70- ha tenido peso en la búsqueda de voluntarios. Ya lleva reclutados varios restaurantes para la causa como Xemei, Bar Brutal, Ocaña, Ipar Txoko, The Fish&Chips y El Caliu que donan 0,5 euros por cada mesa atendida.

17.000 euros en una fiesta

"Me enamoré de la pasión de Marta por Chhimeki. Viajé a Nepal con mi hermano y conocimos la labor de las chicas. Cuando nos propuso colaborar la respuesta fue natural", explica Stefano Colombo del Bar Brutal. El Fons Català de Cooperació al Desenvolupament donó también fondos paa arir un taller de costura en Katmandu.

El pasado noviembre, subasta de arte para esta primavera, Chhimeki celebraba su primera fiesta solidaria en el restaurante Ocaña. Recaudaron 17.000 euros para la causa. La fundación prepara una también fondos para abrir un taller de costura en Katmandú."Participarán artistas como Guerrero Medina, Perico Pastor o Charo Castillo", explica Aixelà. Mientras trabajan por ampliar la red de bares y restaurantes colaboradores: "Tendremos muchos más", dice Tatjer convencida.

0 Comentarios
cargando