La fiesta del libro y la rosa

Sant Jordi 2021: el gran desquite de Miqui Otero

El éxito de 'Simón' en la 'diada' refrenda el fenómeno literario generado en torno a la cuarta novela del escritor barcelonés

  El escritor y columnista de El Periódico, Miqui Otero, dedicando su libro durante la diada de Sant Jordi

El escritor y columnista de El Periódico, Miqui Otero, dedicando su libro durante la diada de Sant Jordi / JORDI COTRINA

1
Se lee en minutos
Rafael Tapounet
Rafael Tapounet

Periodista

Especialista en música, cine, libros, fútbol, críquet y subculturas

Escribe desde Barcelona

ver +

En la página 327 de ‘Simón’ (Blackie Books), la última (y premiada) novela de Miqui Otero (Barcelona, 1980), el personaje que da nombre al libro deambula por la Rambla Catalunya en el Sant Jordi de 2010 y allí, en el cruce con Consell de Cent, divisa a un joven autor por cuyo libro, titulado ‘Hilo musical’, no se interesa absolutamente nadie. ‘Hilo musical’ fue la primera novela que publicó Miqui Otero, que una década después ha vivido, de la mano de ‘Simón’, su Sant Jordi más triunfal. Y de largo.

Noticias relacionadas

“Está mal que yo lo diga, pero debo de haber firmado como el triple de libros que cualquier otro año”, señala Otero hacia el final de la jornada. El salto, que refrenda el cada vez más palmario fenómeno literario que se ha generado alrededor de ‘Simón’, no es solo cuantitativo. Si hasta ahora los libros de Otero atraían a lectores que en buena parte pertenecían a su misma generación, las firmas de este Sant Jordi han dejado claro que con su cuarta novela ha conseguido convocar a público de todas las edades, algo que al autor le resulta un poco sorprendente pero muy satisfactorio.

La jornada del desquite ha quedado solo empañada por la deyección de una paloma que ha ido a impactar en la elegante camisa blanca del escritor. Pero el contratiempo ha sido casi un golpe de fortuna, porque Otero llevaba en una bolsa una camiseta de Héctor Lavoe para un caso de emergencia y el gran día de ‘Simón’ ha acabado convertido en una fiesta con congas y trombones. No merece menos.