Restricciones obligadas

Barcelona tendrá 11 espacios perimetrados para un Sant Jordi descentralizado

Las librerías y las floristerías serán las únicas que podrán situar un puesto de venta en la calle

Una parada de rosas y libros por Sant Jordi.

Una parada de rosas y libros por Sant Jordi.

4
Se lee en minutos
Elena Hevia
Elena Hevia

Periodista

ver +

El aire ya huele a Sant Jordi, o lo que es lo mismo por estas fechas para muchos catalanes: la posibilidad de tomar la calle y exprimir la primavera con un libro y una rosa en la mano. Después de un 2020 cargado de impotencia, con una fiesta del libro anulada y un remedo veraniego que nos supo a poco, la Cambra del Llibre y el Gremi de Floristes, con el apoyo del ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya, preparan, han dicho en la presentación a la prensa, una fiesta próxima, descentralizada, perimetrada y segura. No será, claro está, como la de 2019, con sus baños de multitudes en la Rambla de Catalunya, pero se sentirían muy felices si se cumplen unas expectativas de ventas de un 60% de lo que se facturó en tiempos prepandémicos, tiempos de un millón y medio de libros vendidos. Por eso, la frase que Patrici Tixis, presidente del Gremi d'editors de Catalunya, lanza a modo de eslogan -“Los libros y las rosas han vuelto a las calles”-, es a la vez declaración de intenciones y amuleto frente a una pandemia que semanas atrás actuaba al alza y ahora, aunque no decrezca, tiene los indicadores a la baja.

La fórmula será mixta. Las librerías y floristerías de Barcelona que podrán situar un puesto de venta a la entrada, a pocos metros del local, son unas 490, tal y como se hizo en el Sant Jordi de verano, a los que hay que añadir 180 tenderetes situados en los 11 espacios barceloneses perimetrados y con control de acceso para la venta de libros y rosas, más la firma de autores. Todo ello sin improvisación y consensuado con el Procicat. A eso hay que añadir las normas específicas de cada ayuntamiento catalán. El protocolo de este Sant Jordi 2021 incluye exclusivamente a los profesionales del libro y las floristerías, a excepción de las pequeñas poblaciones sin librerías, en las que se permitirá situar puestos de entidades sociales y culturales

Los 11 espacios

La gran ausencia ciudadana de este 2021 será la tradicional área de la Rambla de Catalunya, un lugar en el que las aglomeraciones siempre han formado parte del anecdotario de Sant Jordi. Para evitar esto, los espacios que se han preparado especialmente son: paseo de Gràcia (entre Ronda de Sant Pere y Aragó), el paseo de Lluís Companys, los Jardinets de Gràcia, la plaza Reial, la plaza Valdivia en Les Corts, la plaza de la Vila de Gràcia, la plaza de Sarrià, los jardines de Centelles del Palau Macaya, la plaza de la Universitat (con dispositivo alejado de los accesos al metro), la plaza Orfila de Sant Andreu y el espacio situado entre la Rambla del Poblenou y las calles Pallars, Llacuna y Pujades.  

Desde el Gremi de Llibreters, su presidenta, Maria Carme Ferrer, constata que se está apreciando "un adelanto en las ventas, lo que permite un esponjamiento que es de agradecer". Y es que en muchas librerías y desde la propia Cambra del Llibre se está fomentando una semana de Sant Jordi, más que un único día, a fin de que se pueda comprar espaciada y ordenadamente. De hecho, a partir del día 21, las librerías que lo deseen pueden situar su puesto en la entrada. El tradicional descuento del 10%, sin embargo, solo se hará el día D, 23 de abril. El Gremi de Llibreters, además, ha habilitado un 'minisite' en su página web donde se podrán consultar el lugar y las horas de las firmas de libros en Barcelona.

Encarar el futuro

Noticias relacionadas

El secretario técnico del Gremi de Llibreters, Marià Marin, ha avanzado que en los espacios perimetrados habrá controles de aforo, nunca superior al 30% de lo que sería la capacidad máxima, con las 'paradas' separadas más de dos metros y el público obligado a seguir una dirección única en el interior de los recintos. Los lugares en los que los autores realizarán las firmas de libros estarán apartados de los de la venta para evitar que se interrumpa la fluidez de la circulación.

Respecto a las rosas, está previsto que se vendan entre 3,5 y 4 millones, o lo que es lo mismo, el 50% de las ventas habituales. "Gran parte de las rosas, que ya están compradas, proceden de Ecuador y Colombia y la cosecha este año se ha visto afectada por el fenómeno de La Niña. Es muy probable que el día de Sant Jordi no haya rosas para todos", asegura el presidente del Gremi de floristes, Juan Guillén. A través de la Gremi de floristes los usuarios podrán informarse de dónde se situarán los puestos.