CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA DE LA COVID-19

Sant Jordi se celebrará el 23 de julio

Los gremios del sector del libro y de floristas acuerdan la nueva fecha tras aplazar la 'diada' del 23 de abril a causa de la crisis del coronavirus

Sant Jordi se celebrará el 23 de julio

FERRAN NADEU

Se lee en minutos

La Cambra del Llibre y el Gremi de Floristes ha fijado el jueves 23 de julio como fecha para celebrar el Día del Libro y la Rosa de este año, después de verse obligados, a causa de la crisis del covid-19, a aplazar esta celebración tradicional del 23 de abril, festividad de Sant Jordi.

Acuerdo de ambos gremios para celebrar Sant Jordi

Lo han acordado ambos gremios, que agrupan a asociaciones de editores, libreros, distribuidores y artes gráficas, así como al sector de la flor, y han animado igualmente a toda la ciudadanía a celebrar "desde casa" Sant Jordi también el próximo 23 de abril, fecha en que todavía se mantendrá vigente el confinamiento a causa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, según un comunicado conjunto.

"Conscientes de que el día 23 de julio todavía se tendrán que mantener las medidas de distancia social para proteger la salud de todos, los gremios se ponen a disposición de las administraciones públicas", y esperan encontrar las fórmulas y escenarios más adecuados para poder celebrar la fiesta con las máximas garantías de seguridad para público, autores y trabajadores. 

Noticias relacionadas

División ante el Día del Libro 'on line'

La decisión se ha anunciado después de que en los últimos días ha habido cierta polémica entre los libreros ante la propuesta de un 23 de abril 'on line', en el que el Gremi de Llibreters y el Gremi d'Editors de Catalunya, junto con la 'consellera' de Cultura, Mariàngela Vilallonga, animaban a hacer compras de libros a través de las webs. Varios pequeños libreros independientes, entre ellos los de la Nollegiu y La Calders de Barcelona o L'Espolsada de Les Franqueses del Vallès, consideraron que apostar por un día de libro 'on line' solo favorecería a las grandes plataformas de comercio electrónico como Amazon y provocaría que haya "millones" de pedidos de libros circulando por "una Catalunya confinada". En muchos casos se está pidiendo que los lectores adquieran libros digitales o bien encargen libros físicos para recogerlos en las librerías solo cuando puedan abrir una vez levantado el confinamiento.