Entrevista con la escritora

Carme Martí: "De jovencita, Neus ya era una mujer con carácter"

Autora de 'Un cel de plom', el libro de Sant Jordi de EL PERIÓDICO

Carme Martí, autora de ’Un cel de plom’, en Els Guiamets.

Carme Martí, autora de ’Un cel de plom’, en Els Guiamets. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / Barcelona

Carme Martí quiso entrevistar un día a Neus Català para un libro sobre la vida en el campo, para el Museu de la Vida Rural. La superviviente de Ravensbrück accedió encantada: esta vez podía hablar de otro tipo de campos, de su infancia y juventud en Els Guiamets (Priorat), y no de los campos de la muerte nazis. De ese encuentro, que dejó a Carme Martí impresionada -«no podía quitármela de la cabeza»-, nació la novela biográficaUn cel de plom, que publicó Amsterdam y que a partir de mañana ofrece en los quioscos EL PERIÓDICO con motivo del día de Sant Jordi.

-El diario ha dedicado esta semana a homenajear la figura de la superviviente del campo de Ravensbrück.

-Es muy emocionante que una persona con los valores de Neus saliera en la portada. Ella estaba muy contenta, ese día llevaba el diario por la residencia arriba y abajo, encima del caminador.

-¿Por qué escribió una novela, y no una biografía?

-Porque no soy historiadora, porque ya hay otros libros sobre Neus y porque pensé que con una novela podía acercarme más a la vertiente humana, intentar explicar sentimientos que los deportados dicen que les es imposible explicar.

-¿Qué elementos son ficción y cuáles rigurosamente biográficos?

-La ficción la utilizo para llegar a donde la memoria de Neus no llega. Todo lo que explico es verdad, aunque pueda parecer inverosímil. La experiencia en el campo es rigurosamente real, y no he ido en busca en ningún momento de lo más terrible, he intentado ser fiel a su voz y a los hechos tal como los recordaba Neus. Lo que son ficción son los diálogos, por ejemplo con su padre cuando ella era pequeña. La ficción la pongo al servicio de la realidad.

-Lo más novedoso de su libro es que explica a Neus antes y después de Ravensbrück. La formación, y las dificultades del retorno.

-De jovencita, Neus ya era una mujer con carácter y por eso quise explicar su juventud. Su valentía, los ideales y la lucha. Durante la guerra civil, cuando vio que en el pueblo no podía ayudar más, se marchó y fue responsable sanitaria de una colonia de niños refugiados y cruzó con ellos los Pirineos. Esto, y el retorno, a veces no se explica tanto, porque piensas que con la liberación acaba la pesadilla, y la pesadilla sigue.

-Ella se impuso en el campo verlo todo para recordarlo y explicarlo. ¿Siente que está prosiguiendo su compromiso?

-Creo que después de toda su lucha por la memoria, ahora son las nuevas generaciones las que han de continuar. Es una de las cosas que me impresionó: los primeros ocho días en el campo deseaba morir, y luego decidió luchar por la memoria. También por eso también salió del campo con la ropa de deportada, como signo de dignidad y conciencia, y se hizo una foto con ella poco después.

-¿Qué tal pasa el tiempo en la residencia de su pueblo, Els Guiamets?

-Una cosa que es preciosa son las cartas que recibe. Las lee todas, y es emocionante lo que le llega a explicar la gente, cómo expresan sus sentimientos de admiración o agradecimiento. Primero llegaron unas pocas y las llevaba en el bolso. Después tuvo que comprar una carpeta archivadora. Ahora vamos por el cuarto archivador.

-Por cierto, ¿cómo lleva las declaraciones de Cospedal acusando de nazis a los militantes de la PAH?

Noticias relacionadas

-Cree que no se pueden hacer este tipo de comparaciones, que es una vergüenza y un insulto. Que demuestra que no sabe qué es el nazismo.

>> ESPECIAL SANT JORDI: Todas las recomendaciones literarias para la Diada.