Ir a contenido

CITA EN CRECIMIENTO

El BCN Film Fest toma impulso en su tercera edición

Juan Manuel Freire

Un fotograma de La importancia de llamarse Oscar Wilde, de Rupert Everett.

Un fotograma de La importancia de llamarse Oscar Wilde, de Rupert Everett.

Rosa, libro y… cine. Esa es la tripleta que debería definir a Barcelona a finales de abril, en opinión de la conocida periodista Conxita Casanovas, nueva directora y responsable de programación del BCN Film Fest, festival cinematográfico todavía incipiente en el que las adaptaciones literarias, así como las figuras históricas o pictóricas, juegan un papel importante.

Su tercera edición se abre mañana, lunes, día 22, con el estreno en Catalunya de 'Litus', comedia dramática coral de Dani De La Orden, y se clausurará nueve días después con las primeras proyecciones en pantalla grande en España de 'La balada de Buster Scruggs', de los Coen para Netflix.

Saquemos el elefante de la habitación lo más rápido posible: así es, el BCN Film Fest se solapa, salvo por los tres días iniciales, con otro festival de cine barcelonés, el consolidado D'A. "Yo creo que el próximo año no pasará", dice Casanovas. "De todos modos, no había intención de perjudicar a nadie. Cada festival tiene una personalidad diferente".

Organizado por los Cines Verdi y Educacine, el BCN Film Fest no parece aspirar tanto a tomar el pulso a los últimos seísmos autorales como a ofrecer un menú de cine accesible y rico a un público lo más amplio posible. En la primera edición capitaneada por Casanovas, ha crecido notablemente en muchos aspectos: hay más películas (de las 37 del 2018 se llega hasta las 59), más actos, más invitados importantes… "El primer año, Richard Gere dio mucha visibilidad al proyecto. También Mike Newell, el año siguiente. Pero una de las primeras cosas que dije al equipo era que no podíamos vivir de un solo personaje todo el año. Teníamos que ser más ambiciosos".

Trío de tótems británicos

El pasado enero, Casanovas y equipo anunciaron su intención de traer al venerable director Peter Bogdanovich ('La última película', 'Luna de papel') a presentar 'El gran Buster', su documental sobre Buster Keaton, pero al final no nos visitará: "Tiene problemas de movilidad y no se ha recuperado como esperábamos", dice Casanovas aludiendo a la caída sufrida por Bogdanovich en el festival Lumière de Lyon, en la que se destrozó el fémur izquierdo. "Pero quizá presente la película a través de Skype".

Su ausencia se compensa con al menos tres presencias portentosas, un trío de incombustibles talentos británicos: el director Mike LeighRupert Everett y Jeremy Irons. Leigh, uno de los más brillantes observadores no solo de la sociedad inglesa moderna y pretérita, sino de la condición humana, que jamás ha dado el cine, presentará la épica 'La tragedia de Peterloo' y ofrecerá una charla gratuita el miércoles, día 24.

Un día después, Everett (inolvidable protagonista masculino de 'La boda de mi mejor amigo', entre otras muchas cosas) presentará su debut como director, 'La importancia de llamarse Oscar Wilde', protagonizado por él mismo, y protagonizará también un coloquio. Irons presentará el sábado, día 27, 'Pintores y reyes del Prado', en el que nos lleva de viaje por la historia a través de obras del museo madrileño. "Este debe ser el invitado más esperado, si nos guiamos por la venta de entradas", apunta la jefa artística del BCN Film Fest.

Casanovas se muestra satisfecha no solo por estas y otras diversas presencias internacionales, sino también por poder contar con grandes más cercanos como, por ejemplo, Agustí Villaronga, quien presentará y comentará, el sábado, día 27, 'Nacido rey', la superproducción histórica que ha rodado en Arabia Saudí. Será el primer festival donde se ve y concursa. "Estoy orgullosa de poder presentarla", dice Casanovas. "En conjunto, creo que tenemos una sección oficial muy sólida. Con muchos colores, muchas miradas, muchas texturas… En el festival tenemos perspectivas diferentes sobre la violencia, como las de 'La tragedia de Peterloo' y 'Hotel Mumbai'. También es un festival de mujeres poderosas".

Entre los actos especiales destacan la celebración de los 25 años de la ESCAC (una sesión de cortometrajes presentada y comentada por los autores de las piezas, exalumnos destacados como J.A. BayonaJavier Ruiz Caldera o Mar Coll) o un coloquio sobre 'Cine, televisión y plataformas' que reunirá a destacados ejecutivos, productores y directores. "Esta clase de eventos son importantes en un festival. Ahora mismo, el público no se conforma con ver la película e irse a casa. Hay que envolver todo un poco más".

Iluminar la marca Barcelona

Casanovas se pensó un tiempo el salto a la dirección del festival. "No, no dije que sí enseguida –explica–. Quería poder compaginarlo con la radio [lleva al frente del programa de RNE 'Va de cine' desde hace más de tres décadas]. Estuvimos negociando y dije que sí solo cuando lo vi realmente claro. Pensé que podía invertir mi experiencia de más de treinta años haciendo periodismo cinematográfico y recorriendo festivales. Era el momento de dar un paso adelante".

Su objetivo final es conseguir que se vuelva a pensar en Barcelona como centro neurálgico del cine; ciudad idónea para acoger grandes estrenos; una ciudad, por qué no, con glamur. "Yo creo en el potencial de nuestra ciudad para organizar un festival potente y dar mucho más de sí a nivel cinematográfico", afirma Casanovas.

Del papel a la pantalla

Si además del libro, quieren regalar la película (al precio por proyección de 2,90 €), sepan que este año pueden elegir entre un puñado de adaptaciones en el festival. Por ejemplo, las de 'El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea', de Romain Puértolas; 'Tell it to the bees', de Fiona Shaw; 'Amor y anarquía', de Martín Caparrós (convertida en 'Soledad'); 'La biblioteca de los libros rechazados', de David Foenkinos (coguionista además de 'Lola y sus hermanos'), o la biografía de Nureyev a cargo de Julie Kavanagh (adaptada por Ralph Fiennes en 'The white crow').