Sanidad pública en Catalunya

El Hospital de Mataró derivará los ingresos pediátricos de larga duración a Can Ruti por falta de personal

Los pediatras del centro se ofrecen a trabajar en turnos de 12 horas para evitar el cierre de la planta de hospitalización

Recortes de verano en la sanidad pública de Catalunya: qué se sabe hasta ahora

El Hospital de Mataró en una imagen de archivo.

El Hospital de Mataró en una imagen de archivo. / CARLOS MONTAÑÉS

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los pediatras del Hospital de Mataró, que forma parte del Consorci Sanitari del Maresme, se ofrecen a trabajar en turnos de 12 horas, desde ahora y hasta el 15 de octubre, para evitar el cierre de la planta de ingresos pediátricos, amenazada por la falta de personal. Aun así, dan por hecho que Mataró tendrá que derivar algunos ingresos pediátricos de larga duración al Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti, en Badalona) porque ellos no llegarán a todo. Los ingresos de alta complejidad ya se derivaban a Can Ruti.

La reorganización no responde a recortes de verano sino a la falta "excepcional" de pediatras

Fuentes del Hospital de Mataró se limitan a precisar que la negociación para reorganizar el servicio de Pediatría "está en marcha", y que el lunes se sabrá más. Otras fuentes de este diario asumen que esta propuesta, que se ha presentado este viernes en una reunión entre la dirección y el personal, será la que finalmente se acepte, ya que ambas partes están de acuerdo, pese a que el documento está todavía en manos de un equipo jurídico.

Detrás de esta realidad no hay una política de recortes, sino una falta de sanitarios, y en concreto de pediatras, que asfixia cada vez más a un sistema sanitario incapaz de incorporar médicos al sistema al mismo ritmo con que se están jubilando los 'boomers'. En las últimas semanas, la falta de pediatras se ha acentuado en el Hospital de Mataró, lo que ha provocado una "situación excepcional".

De momento no se están produciendo derivaciones de niños de Mataró a Can Ruti y todo funciona "con normalidad", según confirman varias fuentes de ambos hospitales a EL PERIÓDICO.

La dirección del hospital ha abierto procesos de selección para cubrir siete vacantes en pediatría

El Hospital de Mataró está trabajando con 23 pediatras, cuando necesitaría 30 para hacerlo con normalidad y no comprometer la seguridad ni del paciente ni de los sanitarios. El digital 'Capgrós' avanzó el jueves que el servicio de hospitalización pediátrica de este centro estaba al borde del cierre. El departamento de Salut admitía que el centro trabaja en "reorganizar temporalmente el servicio" debido a una falta de pediatras "excepcional".

Sin embargo, según ha podido saber este diario, este viernes por la mañana ha tenido lugar una reunión entre la dirección del hospital y los pediatras en la que se ha propuesto que estos hagan turnos de 12 horas (alternados, de día y de noche), lo que supone trabajar, cada semana, entre 2 y 3 días. "Los pediatras queremos hacer esto antes de que se cierre el servicio de hospitalización. En estos momentos no hay demasiadas salidas. Detrás de todo esto está la falta de pediatras", señala Jordi Cruz, médico de Urgencias del Hospital de Mataró, vicepresidente del comité de empresa y presidente del sindicato Metges de Catalunya (MC). Así, se trata de una situación sobrevenida y desvinculada de los recortes de verano que están teniendo lugar en los principales hospitales del Institut Català de la Salut (ICS) y en los centros de salud.

Diferentes servicios

Los 23 pediatras que en estos momentos trabajan en este hospital lo hacen en el servicio de Urgencias, en las consultas externas y también en los centros de atención primaria de la zona. Es decir, hay pediatras de centros de atención primaria (CAP) que hacen guardias en este hospital. Inicialmente, la gerencia del hospital se planteó cerrar toda la planta de ingresos pediátricos y derivar a todos los pacientes hospitalizados a Can Ruti. Es decir, el Hospital de Mataró seguiría haciendo las urgencias pediátricas y las consultas externas, pero los niños hospitalizados se irían a Can Ruti.

Los pediatras, para evitar este cierre, se han mostrado este viernes a favor de trabajar en turnos de 12 horas. En la planta de hospitalización, con los recursos de los que ahora mismo se dispone, puede haber hasta siete niños. Si hay muchos más o si hay alguno que necesita un ingreso de larga duración o es un caso de alta complejidad, tendrán que ser derivados a Can Ruti, asumen los sanitarios.

Fuentes del hospital de Badalona aseguran que el centro está "preparado para asumir a los niños que haga falta", como centro de referencia del territorio que es Can Ruti, y "dispuesto a ayudar". Aun así, Can Ruti no ha recibido aún a ningún niño procedente de Mataró.

Como explica Cruz, con esta propuesta de los pediatras (de hacer turnos de 12 horas) se podrían cubrir "las urgencias del centro, el área de neonatos, el área de partos, las consultas externas y una parte de la sala de hospitalización". "Entre la mala planifiación, las bajas y que hay pediatras que se han ido, desde el 1 de enero ya hemos visto que faltaban pediatras. Pero hemos llegado a un punto en que la seguridad de los pacientes y los profesionales no quedaba cubierta", dice este médico. Según él, esta medida será temporal: hasta el 15 de octubre. El lunes, el equipo jurídico del centro prevén que dé "el visto bueno".

Además, en paralelo, la dirección del centro ha abierto siete procesos de selección de pediatras para cubrir las plazas vacantes. "Los pediatras nos sacrificamos para que no se cierre el servicio y garantizar la atención a la ciudadanía", concluye Cruz.

Por su parte, la Conselleria de Salut insiste en que trabaja para "buscar la mejor solución para garantizar la atención pediátrica a los niños de Mataró" las 24 horas del día. La prioridad, asevera, es "mantener la atención pediátrica urgente, los partos y la atención a los recién nacidos con la máxima calidad asistencial".

Sin pediatra desde octubre

Guillem Manxeta es un vecino de Mataró que lleva desde octubre sin pediatra para su hijo. Este catalán se mudó en agosto desde Dinamarca con su pareja y su niño, que tiene una enfermedad que precisa "medicación y seguimiento". No quiere decir de qué enfermedad se trata. "En octubre fuimos al CAP y nos dieron cita para marzo. En marzo nos dieron cita para el 17 de junio y acaban de cancelármela. Llevamos nueve meses esperando", se lamenta Manxeta. Su hijo está "estable" y se encuentra bien pero necesita que se le hagan una serie de pruebas de control que no se le están haciendo. "Estamos indignados", asegura Manxeta.