Salud

Los médicos piden endurecer la ley ante el aumento del intrusismo profesional

El Col.legi de Metges de Barcelona advierte de que, en los últimos cuatro años, se ha personado en 17 casos, mientras que entre 2015 y 2020 solo lo hizo en uno

Las penas por este tipo de delitos oscilan entre 6 y 12 meses, además de una multa

Salut justifica los recortes de verano por el aumento del gasto de los hospitales en el primer trimestre

Recortes en la sanidad pública de Catalunya este verano: qué se sabe hasta ahora

Imagen de archivo de un trasplante.

Imagen de archivo de un trasplante. / EFE

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Col.legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB) ha alertado este jueves del incremento, en los últimos cuatro años, de los delitos de intrusismo profesional en el ámbito sanitario. Entre 2020 y 2024, el COMB se ha personado en 17 procedimientos penales por casos de este tipo, mientras que entre 2015 y 2020 solo se personó en uno. "No es un motivo de alarma, pero sí un motivo de preocupación", ha dicho el presidente del COMB, Jaume Padrós. ¿Por qué este cambio de tendencia en los últimos años?

"Por un lado la oferta, el dinamismo, de la actividad asistencial pública y privada en Catalunya es alta. Por otro, el problema más importante que tenemos en el sistema sanitairo, además de la infrafinanciación crónica, es la falta de médicos y enfermeras. Es plausible que haya gente que vea esto como una brecha para aprovecharse, ya que el intrusismo ha existido siempre", ha opinado el presidente del COMB, donde están colegiados unos 40.000 médicos.

El dinamismo de la actividad asistencial, la falta de médicos y enfermeras y la infrafinanciación crónica alientan en fenómeno, según el colegio

Las penas por este tipo de delitos, según Padrós, son bajas: entre seis y 12 meses, además de una multa. "Sale muy barato", ha valorado, por lo que ha pedido un "cambio de tipificación penal". "La pena no es lo suficientemente contundente como para que no salga a cuenta reincidir en la práctica del del intrusismo. No solo es una amenaza gremial, sino para los ciudadanos", ha dicho. Además, se trata de un delito expandido no solo por toda Catalunya, también por toda España, si bien solo el colegio de médicos de Barcelona ha hecho un análisis exhaustivo del incremento de los últimos años.

Registros públicos

Como ha explicado el secretario del COMB, Gustavo Tolchinsky, este incremento del intrusismo médico de los últimos años es lo que ha empujado la nueva campaña del COMB, que advierte de este fenómeno y que además recuerda que todos los colegios de médicos disponen de registros públicos en los que consultar si un profesional está colegiado y en ejercicio. El acceso a ellos es un "derecho" de los ciudadanos y los centros tienen la "obligación" de verificar la colegiación de sus profesionales periódicamente.

"En los últimos cinco años hemos tenido muchos más casos de intrusismo profesional que en los años previos", ha contado Tolchinksy. Hay dos tipos de perfiles: la persona que abre una consulta privada, en un entorno en que no está en contacto con otros profesionales y cuya actividad pasa inadvertida, y el de personas que intentan "engañar" al sistema y "suplantar" la identidad de un médico utilizando su número de colegiado. En este último caso suelen ser los centros sanitarios los que alertan de la situación.

En los últimos años ha habido en Catalunya algunos casos mediáticos. Uno de ellos fue el de la falsa doctora del hospital de Berga. Investigada por atender durante años a pacientes de varios centros de Catalunya fingiendo que era médico o enfermera sin ser ninguna de las dos cosas, ha admitido los hechos. El pasado 28 de febrero en un juzgado de Berga se alcanzó una sentencia de conformidad que la condenaba a 32 meses de cárcel. Sara, de 31 años, no ingresó en prisión. El COMB reclama que, en casos como este, se le prohíba ser contratada en todos los centros sanitarios de Europa en los próximos cinco años.

Ha habido otros casos, como el de una médica que trabajó en una residencia utilizando credenciales falsas o el de una persona que se hizo pasar por un profesional de la salud mental e incluso hacía diagnósticos y orientaciones terapéuticas, así como prescripciones de fármacos y psicofármacos. "Hay un registro público [de médicos colegiados] en todas las provincias y esta es la única garantía de saber que este médico está colegiado y tiene el título y la orientación", ha insistido la vicesecretaria del COMB, Sònia Miravet.