En Inglaterra

Un estudio observa mayor riesgo de depresión y ansiedad en los jóvenes que son universitarios

Salut inicia en la UAB una campaña para prevenir el suicidio que recorrerá las universidades

Uno de cada cinco universitarios ha tenido ideas suicidas y la mitad depresión y ansiedad

Un estudiante, en el cubo del SEM instalado en la plaza Cívica de la UAB con mensajes de personas vinculados con el suicidio.

Un estudiante, en el cubo del SEM instalado en la plaza Cívica de la UAB con mensajes de personas vinculados con el suicidio. / ACN

El Periódico

El Periódico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los jóvenes que cursan estudios superiores en Inglaterra se enfrentan a un riesgo ligeramente mayor de depresión y ansiedad, en comparación con sus pares que no asisten a estudios superiores, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la University College de Londres (UCL) en Reino Unido.

El artículo de investigación, publicado en 'The Lancet Public Health', es el primero en encontrar evidencia de niveles más altos de depresión y ansiedad entre los estudiantes de educación superior en comparación con sus pares.

Los investigadores ignoran las razones, pero podría estar relacionado con la presión académica o financiera

Los autores encontraron que a los 25 años, la diferencia había desaparecido entre graduados y no graduados. "En los últimos años en el Reino Unido hemos visto un aumento de los problemas de salud mental entre los jóvenes, por lo que se ha prestado más atención a cómo apoyar a los estudiantes", afirma la autora principal, la doctora Gemma Lewis, psiquiatría de la UCL.

En el estudio, los investigadores han encontrado la "evidencia preocupante" de que los estudiantes pueden tener un mayor riesgo de depresión y ansiedad que sus compañeros de la misma edad que no están en la educación superior. "Los primeros años de educación superior son un momento crucial para el desarrollo, por lo que si pudiéramos mejorar la salud mental de los jóvenes durante este tiempo, podría tener beneficios a largo plazo para su salud y bienestar, así como para sus logros educativos y éxito a largo plazo", señala la psiquiatra.

Los investigadores utilizaron datos de los Estudios Longitudinales de Jóvenes en Inglaterra (LSYPE1 y LSYPE2). El primer estudio incluyó a 4.832 jóvenes nacidos en 1989-90, que tenían entre 18 y 19 años en los años 2007-2009. El segundo estudio incluyó a 6.128 participantes nacidos en 1998-99, que tenían entre 18 y 19 años en los años 2016-2018 (es decir, antes de la interrupción de la pandemia de covid-19). En ambos estudios, poco más de la mitad asistieron a la educación superior.

Diferencia de síntomas

Los participantes en los estudios completaron encuestas sobre su salud mental general, para investigar síntomas de depresión, ansiedad y disfunción social, en múltiples momentos a lo largo de los años. Los investigadores encontraron una pequeña diferencia en los síntomas de depresión y ansiedad entre los 18 y 19 años entre estudiantes (incluidos los de la universidad y otras instituciones de educación superior) y los no estudiantes.

Esta asociación persistió después del ajuste por factores potencialmente confusos que incluyen, entre otros, el nivel socioeconómico, la educación de los padres y el consumo de alcohol. El análisis sugiere que si se eliminaran los riesgos potenciales para la salud mental de asistir a la educación superior, la incidencia de depresión y ansiedad podría reducirse potencialmente en un 6% entre las personas de 18 a 19 años.

Según sus hallazgos, no se puede decir por qué los estudiantes podrían tener más riesgo de depresión y ansiedad que otros jóvenes no estudiantes, pero podría estar relacionado con la presión académica o financiera. "Este mayor riesgo entre los estudiantes no se ha encontrado en estudios anteriores, por lo que si la asociación ha surgido recientemente, puede estar relacionada con mayores presiones financieras y preocupaciones por lograr altos resultados en el contexto económico y social más amplio", señala la primera autora, la doctora Tayla McCloud, también psiquiatría de la UCL.

"Hubiéramos esperado que los estudiantes de educación superior tuvieran una mejor salud mental que sus pares no estudiantes, ya que, en promedio, tienden a provenir de entornos más privilegiados, por lo que estos resultados son particularmente preocupantes. Se necesita más investigación para aclarar los riesgos de salud mental que enfrentan los estudiantes", concluye.